El Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG) es el principal instrumento de la Unión para ayudar a los países en desarrollo. Consta de tres modalidades por las que se concede un acceso privilegiado al mercado de la Unión, concebidas para tener en cuenta las distintas necesidades de los países beneficiarios:

  • Con el SPG estándar se reducen los derechos de importación de la UE en aproximadamente el 66 % de todas las categorías de productos en veintitrés países.
  • Con el SPG+, o régimen especial de estímulo del desarrollo sostenible y la gobernanza, se eliminan los derechos de aduana para dos tercios de los productos procedentes de diez países (Armenia, Bolivia, Cabo Verde, Georgia, Kirguizistán, Mongolia, Pakistán, Paraguay, Filipinas y Sri Lanka), que se han comprometido a aplicar veintisiete convenios internacionales sobre derechos humanos y laborales, protección del medio ambiente y buena gobernanza.
  • En el régimen especial «Todo Menos Armas» se eliminan los derechos de aduana para casi todos los productos procedentes de cuarenta y nueve países menos adelantados.

El actual Reglamento del SPG, en vigor desde enero de 2014, exige a la Comisión Europea presentar un informe al Parlamento Europeo y al Consejo cada dos años sobre los efectos del SPG. El informe debe acompañarse en cada caso de un «documento de trabajo de los servicios de la Comisión» centrado en los beneficiarios del SPG+. En él se indican los avances legislativos y prácticos en los países beneficiarios del SPG+ en relación con la aplicación de los veintisiete convenios internacionales con los que se comprometieron. El seguimiento de la Unión tiene lugar mediante visitas de seguimiento, diálogos con los países beneficiarios y cuestionarios escritos.

El reciente informe presentado por la Comisión europea presenta que además de los beneficios económicos de este sistema, resalta lo que se ha avanzado en cuestiones como el empoderamiento de la mujer o la lucha contra el trabajo infantil y forzado, la tortura, el tráfico ilícito de drogas y el cambio climático. El seguimiento de la Unión pone de relieve muchos cambios positivos debidos al compromiso de la Unión con este sistema. Entre otros muchos ejemplos se cuenta la nueva legislación de Pakistán contra los llamados crímenes de honor y las violaciones, o el acceso de Paraguay a la lista de los países más comprometidos con la protección de especies en peligro de extinción, en virtud de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres. En cambio, el informe también señala ámbitos que tienen que seguir mejorando para que se cumplan las condiciones del sistema, por ejemplo en lo relativo a la aplicación y supervisión del cumplimiento de la correspondiente legislación por parte de los países beneficiarios.

En un documento que acompaña el informe se detallan los logros y las carencias subsistentes, especialmente en los países que participan en el régimen especial de estímulo del desarrollo sostenible y la gobernanza, conocido como SPG+.

El informe también muestra una mayor participación de la sociedad civil en el seguimiento del plan: en 2016 y 2017 tuvieron lugar dieciséis diálogos con la sociedad civil; en el dedicado a la preparación del presente informe participaron veinte organizaciones no gubernamentales.

La alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, ha declarado: «Cuando la democracia y las libertades fundamentales están garantizadas, nuestras economías son fuertes, nuestras sociedades resistentes, nuestra seguridad sostenible y nuestro desarrollo adquiere bases más sólidas. El Sistema Generalizado de Preferencias complementa el compromiso político de la Unión Europea con sus socios. De resultas de ello, hemos contribuido al fortalecimiento de la sociedad civil y de voces independientes y a la mejor protección de los derechos humanos, a través de la legislación nacional de los países socios. Seguiremos trabajando en colaboración con nuestros socios, invirtiendo en derechos humanos, en el trabajo de la sociedad civil y en sociedades abiertas, a fin de garantizar una seguridad sostenible para todos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here