APEC: mirar más allá del PIB

0

A medida que iniciamos la nueva década, es imperativo que comencemos a pensar más allá del Producto Interno Bruto o PIB como el único barómetro de la salud y el crecimiento económico. Históricamente hablando, el PIB de una nación ha demostrado ser una estimación globalmente aceptable del valor de los bienes y servicios dentro de una economía determinada. Pero muchos tienden a usarlo como un término de dosel para medir el éxito económico general.

Durante la última década ha habido un consenso creciente dentro del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) de que necesitamos más políticas que apoyen un crecimiento económico inclusivo, seguro, equilibrado, innovador y sostenible. Estos son aparte de lo que APEC, compuesto por 21 economías diversas que rodean el Océano Pacífico, incluidos los pesos pesados ​​económicos como los Estados Unidos, China y Japón, es conocido por: derribar las barreras al comercio transfronterizo a favor del crecimiento económico, para lo cual El PIB es una medida perfectamente buena.

El último Análisis de Tendencias Regionales de APEC, un informe bianual de la Unidad de Apoyo de Políticas de APEC, explora las limitaciones del PIB a la luz de las prioridades en evolución de APEC. El PIB no mide los factores económicos necesarios para que las economías sean más justas y más sostenibles. El PIB por sí solo no mide, por ejemplo, los impactos ambientales y la desigualdad potencial en la distribución de bienes y servicios, especialmente en una economía informal. Asimismo, no tiene en cuenta el aumento de los servicios digitales gratuitos y la presencia de servicios para padres y trabajo voluntario. A menudo, el PIB tampoco mide la calidad de los bienes o servicios en cada entorno.

Quizás lo más significativo es que, a medida que las economías de todos los tamaños comienzan a abrazar completamente la era de Internet, el PIB solo puede medir el crecimiento y el éxito en una moneda tangible, evitando el creciente impacto de la economía digital. No puede dar cuenta de nada que vaya más allá de las transacciones monetarias, como el almacenamiento en la nube, las aplicaciones de navegación y los servicios de transmisión. El PIB también solo funciona dentro de los límites de las fronteras de una economía, lo que lo convierte en un modelo arcaico para medir el mercado digital casi sin fronteras.

No podemos simplemente relegar a un segundo plano las discusiones de política económica de hoy en día, como la sostenibilidad, la inclusión y la distribución. Por sí solo, el PIB pasa por alto tales atributos económicos clave. Aunque actualmente es urgente, este no es un concepto nuevo. Incluso el economista ganador del Premio Nobel Simon Kuznets, a quien muchos consideran el padre del PIB, advirtió sobre las posibles limitaciones de aplicarlo como una medida general, y agregó que depender únicamente de él puede dar lugar a malas interpretaciones, evitando así más matices. debates empíricos necesarios para guiar las políticas.

https://www.thefamouspeople.com/

 

Ahora, más que nunca, necesitamos más medidas complementarias para el progreso económico durante nuestras discusiones políticas.

Una medida, el Índice de Desarrollo Humano (IDH), se ocupa de examinar los niveles de vida en función del conocimiento, la salud y las condiciones materiales de la población. El IDH es generado por el Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, cuya última entrega examina una nueva generación de desigualdades evidentes en las recientes oleadas de disturbios sociales y que están surgiendo en torno a temas como la educación, la tecnología y el cambio climático.

El Índice de Desigualdad de Género, otra opción para complementar el PIB, mide las posibles diferencias en el acceso a oportunidades económicas entre hombres y mujeres. El PIB verde considera la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales. El PIB ampliado (EGDP) calcula el valor económico de los servicios digitales gratuitos. El indicador de progreso genuino (GPI) agrega trabajo doméstico y se ajusta al impacto ambiental, la desigualdad y la pérdida de tiempo libre. El Índice de Riqueza Inclusiva (IWI) representa el capital humano, natural y físico, incluso teniendo en cuenta la sostenibilidad a largo plazo.

Estas medidas no están destinadas a ocupar completamente el lugar del PIB como un indicador económico útil, pero eventualmente deberían derribar su monopolio sobre el discurso de la política económica.

El problema no es el PIB, sino nuestra dependencia excesiva del PIB. Elevar las alternativas a la prominencia ciertamente abarrotará nuestra caja de herramientas de políticas, por así decirlo, pero será necesario rastrear mejor el progreso económico en un mundo complejo y cambiante e informar las políticas en el futuro.

Fuente: APEC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here