Cuándo se dice simplemente NO. Giorgia enseña.

0
188

Tenemos dos retratos de Giorgia Meloni, uno, satisfecha, radiante de su éxito como anfitriona y organizadora del G7 de Apulia, con novedades únicas e importantes como fue la participación de Papa Francisco en la sesión sobre Inteligencia Artificial, el Plan Mattei para África, introdujo como tema de debate el tráfico de seres humanos, incluyó a países extra G7, en los temas en debate y otros. Un final de fiesta fue el 14/VI.

Ya en Bruselas, el lunes 17/VI, tenemos el segundo retrato, se volvieron a encontrar Macron, Scholz y Meloni además de los miembros de la UE, en el primer Consejo europeo, una cena informal. Meloni se encontró marginada, ya estaban definidos los nombres del vértice de las instituciones de la UE: Von der Leyen para la Comisión europea, el portugués Antonio Costa para desempeñar medio mandato del Consejo y la estonia Kaja Kallas en el SEAE. Una Meloni, que llegó a Bruselas fuerte de su resultado del voto nacional para los diputados italianos en el Parlamento europeo constató que no la habían tomado en consideración en la conformación de los nombres y al parecer su voto no era necesario, como lo expresó el polaco Tusk, pues la elección sería “por mayoría y no por unanimidad”. Entonces, Giorgia Meloni, toma tiempo, ante un impaciente Macron que quería ver el partido Francia-Austria, ella se tomó más tiempo, todo fue más lento aún, la reunión informal debía ser, según Meloni, una reflexión para entender el voto de los europeos, no para elegir los nombres del vértice UE, una necesaria práctica democrática, argumentó, que debía ser entendida “es la razón por la cual la gente se ha alejado de las instituciones europeas”. La intención de correr, por parte de quienes la excluyeron, según Meloni encuentra respuesta en la fragilidad de esa Europa. Además, señaló, “quien se encuentre en el vértice de la UE, sabe cuál es el rol que le corresponde a Italia, la tercera economía de Europa, un papel de máximo rango que espero reivindicar para Italia”.

Por otro lado, es una constatación, durante los años del gobierno de izquierda, Italia ha perdido liderazgo en ámbito europeo, ha perdido presencia con consecuencias políticas y comerciales, para sus productos, sus procesos de elaboración, situación que Meloni quiere cambiar drásticamente, iniciando por hace valer la condición italiana de país fundador de la Unión europea. El aislamiento del 17/VI produjo en ella, sin duda, un impulso para lograr sus objetivos, sobre todo, cuando era actuada por quienes están en salida: Scholz y en situación precaria: Macron. Las elecciones europeas han rediseñado un nuevo equilibrio político, el centro de gravedad es el centro derecha. Su contrariedad, frente al bloque masculino, fue un rotundo No. Se resolverá más adelante, ¿tal vez en el próximo Consejo europeo?  la redefinición europea aún no se ha expresado totalmente, Macron ha convocado elecciones y aunque le quedan dos años de presidente, se verá.

El fondo del asunto es político y de números. Los negociadores por los partidos políticos: el greco Mitsotakis y el polaco Tusk por el PPE; el alemán Scholz y el español Sánchez por el PD, el francés Macron y el holandés Rutte por los Liberales, quienes sustituyeron al belga De Croo y a la estonia Kallas, ahora candidata.  Giorgia Meloni, la única ganadora preside el ERC denominado peyorativamente “post-fascista”, sin embargo, es el centro-derecha es la, mejor dicho, era la cuarta fuerza política del PE tras los Liberales, en cuestión de días con el desbande del partido de Macron en Francia, con la fuga de los miembros de su coalición europea, el ERC ha pasado a ser la tercera fuerza. Los grupos políticos en el Parlamento europeo son siete:  Partido Popular Europeo con 176 miembros en la legislatura pasada, se proyecta a 190 miembros en esta legislatura 2024-2029; los Socialistas PD con 152 miembros en la legislatura pasada, se proyecta a 136;  Renew Europe de la cual hace parte En Marche de Macron está viviendo un desbande que favorece al Grupo ECR presidido por Giorgia Meloni, de 69 miembros en la legislatura que acaba de terminar, ha llegado a 83 miembros superando a los Liberales. Si agregamos que el PPE, por expresiones de Tajani quien conforma el PPE con Forza Italia, está abogando por la incorporación de ERC bajo guía Meloni en el primer grupo político europeo….. un diseño nunca visto en la UE.

Como todo en política también se debe entender, si la reunión del G7 de Apulia fue la culminación de negociaciones analizadas, debatidas, acordadas y suscritas con tiempo. Debemos señalar que fue precisamente Macron, en Apulia, quien solicitó una modificación en la Declaración, pretendía se incluyese los temas de su política interna como son aborto y derechos LGTB. Meloni  se apeló a la Declaración de Hiroshima donde estos temas fueron debatidos e incluidos en dicha declaración, y praxis era, no repetir cuanto había sido ya estipulado, concordado y suscrito. Así fue. No obstante, Meloni, no olvidará esta libre incursión de Macron fuera del programa que causó titulares que pretendieron enturbiar el curso del G7 de Apulia.

Mientras en París, muchos sostienen que Macron está terminando sus siete años de reinado presidencial solo, tan solo como cuando inició. La plana mayor de En Marche lo está dejando, quienes lo han admirado y amado tanto, ahora sostienen, refiriéndose a la convocatoria a elecciones parlamentarias: “es una huida egoísta y solitaria, temeraria y arriesgada, con consecuencias potencialmente muy graves: mayoría absoluta para la Asamblea Nacional o una cámara ingobernable, convivencia o parálisis del sistema”. Edouard Philippe grabó en directo la ruptura, con fría ira, acusó al jefe de Estado de haber “matado a la mayoría: ¡Muy bien, sigamos adelante!», dando inicio a su carrera presidencial. A Macron lo defiende Bruno Le Maire, su Ministro de Economía,  quien acusa de “cochinillas” a los Consejeros del Eliseo por intentar salvarse como puedan, más aún, estando en las vísperas de la Olimpiadas.

El próximo Consejo Europeo será el 27 y 28 de junio, las elecciones parlamentarias en Francia serán el domingo 30 de junio y el 7 de julio,  lidera las encuestas la derecha de Le Pen. En breve veremos el nuevo diseño europeo. Mientras Giorgia Meloni, sigue tras el logro de sus objetivos: crecimiento de Italia, crecimiento de su Grupo europeo y haciéndose escuchar, aún, cuando dice simplemente NO.