G7. Conflicto en Gaza

0
103

Reiteramos nuestra más enérgica condena de los brutales ataques terroristas llevados a cabo por Hamás y otros grupos terroristas contra Israel el 7 de octubre de 2023. Expresamos nuestra total solidaridad y apoyo a Israel y su pueblo y reafirmamos nuestro compromiso inquebrantable con su seguridad. Al ejercer su derecho a defenderse, Israel debe cumplir plenamente sus obligaciones en virtud del derecho internacional en todas las circunstancias, incluido el derecho internacional humanitario. Condenamos a Hamás por su continuo uso de infraestructura civil para sus actividades militares y por no separarse y distinguirse de los civiles en Gaza. Deploramos por igual todas las pérdidas de vidas civiles y observamos con gran preocupación el número inaceptable de víctimas civiles, especialmente mujeres y niños. Instamos a todas las partes a que adopten todas las medidas posibles para proteger las vidas de los civiles.

Respaldamos plenamente y respaldaremos el acuerdo integral esbozado por el presidente Biden que conduciría a un alto el fuego inmediato en Gaza, la liberación de todos los rehenes, un aumento significativo y sostenido del flujo de asistencia humanitaria en toda Gaza y un fin duradero de la crisis, con los intereses de seguridad de Israel y la seguridad de los civiles palestinos en Gaza garantizados. En este sentido, saludamos la Resolución S/RES/2735 (2024) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Reiteramos nuestro llamado a Hamás para que acepte e implemente plena e inequívocamente la propuesta de alto el fuego, como se describe en la Resolución 2735, e instamos a los países con influencia sobre Hamás a que ayuden a garantizar que así lo haga. Acogemos con beneplácito la aceptación de la propuesta por parte de Israel y su disposición a seguir adelante con ella.

Instamos a todas las partes a facilitar el paso rápido y sin obstáculos de la ayuda humanitaria para los civiles necesitados, en particular mujeres y niños. Garantizar el acceso humanitario pleno, rápido, seguro y sin obstáculos en todas sus formas, de conformidad con el derecho internacional humanitario, y a través de todos los puntos fronterizos terrestres pertinentes, incluido el cruce de Rafah, a través de rutas de entrega marítimas, incluido el puerto de Ashdod, y en toda Gaza sigue siendo una prioridad absoluta. Estamos de acuerdo en que es fundamental que la UNRWA y otras organizaciones y redes de distribución de agencias de la ONU sean plenamente capaces de entregar ayuda a quienes más la necesitan, cumpliendo su mandato de manera efectiva.

Estamos profundamente preocupados por las consecuencias que tendrán para la población civil las operaciones terrestres en curso en Rafah y la posibilidad de una ofensiva militar a gran escala que tendría consecuencias aún más nefastas para los civiles. Instamos al Gobierno de Israel a que se abstenga de semejante ofensiva.

Acogemos con beneplácito el nombramiento del nuevo gabinete de la Autoridad Palestina y seguimos dispuestos a apoyar a la Autoridad Palestina mientras emprende las reformas que son indispensables para permitirle cumplir con sus responsabilidades en Cisjordania y, después del conflicto, en Gaza. Deben cesar las acciones que debilitan a la Autoridad Palestina, incluida la retención de los ingresos por concepto de despacho de aduanas por parte del Gobierno israelí. Mantener la estabilidad económica en Cisjordania es fundamental para la seguridad regional. Instamos a Israel a que adopte las medidas necesarias para garantizar que se mantengan los servicios bancarios corresponsales entre los bancos israelíes y palestinos, de modo que continúen las transacciones financieras vitales y el comercio crítico de servicios; liberar los ingresos retenidos por concepto de liquidación a la autoridad palestina, en vista de sus urgentes necesidades fiscales; y eliminar o relajar otras medidas para evitar que se agrave aún más la situación económica en Cisjordania.

Reiteramos nuestro compromiso inquebrantable con la visión de una solución de dos Estados en la que dos Estados democráticos, Israel y Palestina, vivan uno al lado del otro en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas, de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, y en este sentido destacamos la importancia de unificar la franja de Gaza con Cisjordania bajo la Autoridad Palestina. Observamos que el reconocimiento mutuo, que incluya el reconocimiento de un Estado palestino, en el momento apropiado, sería un componente crucial de ese proceso político.

Afirmamos nuestro compromiso de trabajar juntos –y con otros socios internacionales– para coordinar e institucionalizar estrechamente nuestro apoyo a los esfuerzos de consolidación de la paz de la sociedad civil, asegurando que sean parte de una estrategia más amplia para construir las bases necesarias para una paz israelí-palestina negociada y duradera. .

Todas las partes deben abstenerse de cualquier acción unilateral que socave la perspectiva de una solución de dos Estados, incluida la expansión israelí de los asentamientos y la “legalización” de los asentamientos avanzados. Condenamos el aumento de la violencia de los colonos extremistas cometida contra los palestinos, que socava la seguridad y la estabilidad en Cisjordania y amenaza las perspectivas de una paz duradera. Alentamos el apoyo a los Servicios de Seguridad de la Autoridad Palestina para garantizar que Cisjordania permanezca estable y propicia para el establecimiento final de un Estado palestino.