Déficit fiscal en América Latina

0

La disminución de los ingresos corrientes por concepto de impuestos de los países de América Latina originada por la pandemia, ha afectado las proyecciones de déficit fiscal para el año en curso. El período de confinamiento decretado en la región y, por ende, la paralización de la gran mayoría de los sectores económicos provocó un aumento en las proyecciones de déficit fiscal para el 2020.

Los países que terminarán el 2020 con la mayor tasa de déficit fiscal son Brasil (16.3%), Bolivia (11.1%), Chile (9.6%) y Perú (9.5%). Los países con el menor déficit estimado serían México (4.6%), Ecuador (6.6%), Uruguay (6.6%) y Paraguay (6.8%).

El déficit fiscal de Brasil alcanzaría el 16.3% del PBI para el 2020. Esta estimación concuerda con las expectativas de deuda bruta de 96% del PBI nacional, según el Ministerio de Economía de Brasil. La necesidad de ayudar a la población y empresas está obligando al gobierno de Brasil a endeudarse, pues los subsidios que se están otorgando no pueden sustentarse con la pobre recaudación fiscal de estos momentos.

En el caso de Bolivia, el déficit fiscal está por debajo de las expectativas de los expertos económicos que consideran que esta cifra pueda alcanzar al 15% del PBI, siendo el doble de lo estimado por el Gobierno.

Para Chile, el déficit fiscal (9.6% del PBI) que se estima para el 2020 sería el mayor registrado desde 1973. En el presente año, los ingresos fiscales se reducirían 16.1% y el gasto público se expandiría 11.4%.

En el Perú los ingresos del fisco disminuyeron en 14.7% en octubre debido a la menor actividad económica que aún se encuentra en recuperación. Los gastos no financieros, sin embargo, aumentaron 52.5%, principalmente por la entrega del segundo bono universal familiar, la contratación de personal de salud, compra de suministros médicos, mantenimiento de vías, entre otros. 

La preocupación actual de los países de América Latina, referente al déficit fiscal, es la fuente de financiamiento que deberán adquirir. Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional tienen programas para asistir a estos países, pero una posición de sobreendeudamiento puede conllevar al alza del riesgo país en esta región, que dificultaría la atracción de inversión extranjera, una de las principales fuentes de capital para los países latinoamericanos.

Artículo anterior19-21/XI The Economy of Francesco. Para una nueva economía a medida de las personas
Artículo siguienteInvitación: Conversamos con Carolina Trivelli
Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid - España, Maestría en Administración (Universidad Autónoma de Guadalajara – México) y Maestría en Administración Pública (Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública en México D.F.). Economista de la Universidad de Lima (1974). Decano de la Facultad de Economía durante 14 años, Director de la Escuela de Post Grado (3 años) y Catedrático Principal de Economía de la Universidad de Lima. Vocal de la Sala Especializada en Protección al Consumidor (agosto 2012 – agosto 2017). Actualmente, Gerente General de Asesoría y Negocios Financieros S.A. – ASFINSA, Director independiente de empresas privadas y Experto en valorizaciones económicas para la determinación del daño emergente, lucro cesante, costo de oportunidad y daño moral.