El comportamiento de las Reservas Internacionales de Latinoamérica durante la Pandemia

0
81

En los inicios de la pandemia mundial, es decir en el primer trimestre del 2020, diversas autoridades políticas sugirieron utilizar parte de las Reservas Internacionales Netas (RIN) para subvencionar los gastos de familias vulnerables; sin embargo, la misión de las RIN no es la de utilizar sus recursos económicos en gasto corriente, sino la de velar por la estabilidad financiera de los países.


Durante el 2020, México con USD 195,667 millones, Perú con USD 74,707 millones y Colombia con USD 59,030 millones, fueron los países con la mayor acumulación de reservas en la región latinoamericana. Sin embargo, a pesar de encontrarse casi en los últimos de la lista, Paraguay y Uruguay fueron los países con el mayor incremento de sus RIN respecto del 2019 con 23.7% y 11.8%, respectivamente.

En medio de un entorno enmarcado por la inestabilidad y especulaciones, la volatilidad cambiaria generó que los bancos centrales intervengan en los mercados de divisas para mitigar su abrupto crecimiento. Países como Argentina con -12.0%, Bolivia con -18.4% y Chile con -3.6% terminaron el 2020 con reservas menores que en el 2019; sin embargo, gran parte de los países de América Latina y el Caribe aumentaron sus reservas.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), los factores determinantes para este incremento fueron la disminución de importaciones, la reducción del consumo e inversión y la recuperación de los precios de bienes primarios. Es así que la CEPAL estima un aumento del 20% de las reservas internacionales en el 2020, con respecto del año anterior.

La CEPAL también resalta el fortalecimiento de las capacidades que poseen los bancos centrales de la Alianza del Pacífico de Chile, Colombia, México y Perú, para proteger sus monedas al haber accedido a una línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La importancia de una buena gestión de las RIN es, principalmente, proteger el entorno económico – financiero de un país. Siendo América Latina una de las regiones más afectadas por el Covid-19, mantener niveles altos de reservas brinda seguridad a las inversiones de mediano y largo plazo, que sin lugar a dudas ayudarían a la recuperación económica de América latina.

Artículo anteriorCuando se percibe “olor de mafia”
Artículo siguienteG7 COVID-19
Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid - España, Maestría en Administración (Universidad Autónoma de Guadalajara – México) y Maestría en Administración Pública (Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública en México D.F.). Economista de la Universidad de Lima (1974). Decano de la Facultad de Economía durante 14 años, Director de la Escuela de Post Grado (3 años) y Catedrático Principal de Economía de la Universidad de Lima. Vocal de la Sala Especializada en Protección al Consumidor (agosto 2012 – agosto 2017). Actualmente, Gerente General de Asesoría y Negocios Financieros S.A. – ASFINSA, Director independiente de empresas privadas y Experto en valorizaciones económicas para la determinación del daño emergente, lucro cesante, costo de oportunidad y daño moral.