Desigualdad en América Latina

0
300

La desigualdad económica se produce cuando no existe equilibrio entre 2 o más personas. Hay diferentes tipos de desigualdad como la social, económica o de ingreso, de género, entre otras. En esta oportunidad nos centraremos en la desigualdad de ingreso, la cual indica una deficiente distribución de ingresos entre la población. Para la comparación entre países se utiliza el coeficiente Gini, que es un valor entre 0 y 1, donde el 0 corresponde a perfecta igualdad (todos reciben los mismos ingresos) y 1 a perfecta desigualdad (1 sólo recibe todo el ingreso). La región en su conjunto redujo su coeficiente Gini de 0.471 en 2014 a 0.466 en 2017.

Brasil es el país que posee la mayor desigualdad de la región con un coeficiente Gini que ha aumentado, pasó de 0.515 en el 2014 a 0.533 en el 2017. Esto quiere decir que 6 brasileños con mayor riqueza poseen la misma fortuna de 100 millones de brasileños. Para expertos brasileños, la raíz del problema está en el deplorable sistema educativo y en fallos del sistema impositivo, donde se favorece a los ricos y perjudica a los pobres.

En Colombia, el 10% de la población más adinerada gana 4 veces más que el 40% de la población más pobre. Ello se nota en su alto coeficiente Gini y uno de los mayores de la región, el cual ha sido mayor a 0.5 hasta el 2016, reduciéndose en el 2017 a 0.497. El alto nivel de desigualdad es una traba para erradicar la pobreza, la cual representa alrededor del 30% de la población colombiana.

Chile tiene una tasa de pobreza menor a 10% y redujo su coeficiente Gini entre 2015 y 2017 a 0.4666, sigue teniendo una mala distribución de los ingresos, donde el ingreso de los más ricos es 13.6 veces más que el ingreso de los pobres.

México es una de las principales economías de la región por tamaño; sin embargo, posee mucha desigualdad. Su coeficiente de Gini fue de 0.434 en el 2016. Su salario mínimo, uno de los más bajos de la región, impide que los más pobres puedan salir de dicha situación, dado que sus ingresos les alcanzan únicamente para vivir.

El Perú se encuentra estancado desde el 2014 en su intento de reducir la desigualdad. Su coeficiente Gini que en 2014 fue de 0.432, para 2017 aumentó a 0.433. En 2016, Oxfam, ONG que tiene como objetivo erradicar la pobreza, publicó un documento llamado “Brechas latentes: Índice de avance contra la desigualdad”, en el cual señaló que el país no supo aprovechar su boom económico entre los años 2003-2013, no se crearon políticas sociales ni políticas tributarias que ayuden a disminuir la desigualdad.

En Argentina el ingreso promedio del 10% de la población más rica es 20 veces más que el ingreso promedio del 10% de la población más pobre. El país ha podido reducir su desigualdad, pasando de un coeficiente Gini de 0.414 en el 2014 a uno de 0.406 en el 2017. Además es uno de los países con menor desigualdad de la región.

Uruguay probablemente sea el país latinoamericano con mejores indicadores sociales, actualmente mantiene el menor coeficiente Gini de la región, incluso se redujo de 0.401 en el 2014 a 0.395 en el 2017, debido a la aplicación de políticas sociales inclusivas.

Compartir
Artículo anteriorTodo lo que necesitas saber sobre la Copa América 2019 por MAPFRE
Artículo siguiente¿Está negociando Maduro con los cubanos su salida de Venezuela?
Javier Zuniga Quevedo
Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid - España, Maestría en Administración (Universidad Autónoma de Guadalajara – México) y Maestría en Administración Pública (Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública en México D.F.). Economista de la Universidad de Lima (1974). Decano de la Facultad de Economía durante 14 años, Director de la Escuela de Post Grado (3 años) y Catedrático Principal de Economía de la Universidad de Lima. Vocal de la Sala Especializada en Protección al Consumidor (agosto 2012 – agosto 2017). Actualmente, Gerente General de Asesoría y Negocios Financieros S.A. – ASFINSA, Director independiente de empresas privadas y Experto en valorizaciones económicas para la determinación del daño emergente, lucro cesante, costo de oportunidad y daño moral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here