🇵🇪 La respuesta de la UE ante el nuevo mandato de Nicolás Maduro. Alejandra Santagostino Recavarren

0
244

Tras la investidura el día de ayer del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para un segundo mandato que se extenderá durante seis años (hasta 2025), muchas fueron las reacciones a nivel internacional, y no solo en la región latinoamericana. Recordemos que, Maduro, obtuvo la reelección en la votación celebrada el pasado 20 de mayo, en unas elecciones en las que no participaron los principales partidos de la oposición por considerar que estas no eran libres ni competitivas, y los resultados de ese proceso no fueron reconocidos por el Grupo de Lima (salvo México), Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros.

Con ocasión del acontecimiento del día de ayer, desde Europa, la reacción de sus instituciones fue rotunda y contundente, y no quedó desapercibida. El miércoles, un día antes de la toma del poder de Maduro, el Presidente Antonio Tajani, a través de las redes sociales, envió un mensaje de soporte al pueblo venezolano mediante una llamada al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela Juan Guaidó, la única asamblea formalmente reconocida por la UE. En dicho mensaje, el Presidente del PE reiteró la posición de rechazo al reconocimiento de la Asamblea Constituyente y al régimen de Maduro por la falta de elecciones regulares y de las garantías que otorga el estado de derecho. “Nosotros hablamos solamente con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y no con el régimen de Maduro, siendo que la voluntad popular se refleja en la Asamblea Nacional”, estas fueron sus palabras.

De la misma manera, el presidente del grupo de los Liberales (ALDE – Alliance of Liberals and Democrats for Europe) del PE Guy Verhofstadt, dejó clara, a través de sus palabras, la posición de su grupo político: “La UE no debería ya reconocer la legalidad o legitimidad de la presidencia simulada de Nicolás Maduro. Espero que Federica Mogherini adopte una postura muy clara en nombre de la UE al respecto. Las sanciones específicas de la UE deben extenderse para incluir a los familiares de Maduro y la compañía petrolera estatal (PDVSA), siempre que esta crisis política persista, y es fundamental que la UE continúe brindando asistencia humanitaria al pueblo venezolano. La Corte Penal Internacional (CPI) debería investigar el régimen de Maduro por crímenes de lesa humanidad.” Estas fueron las palabras del líder de los liberales del Grupo ALDE, cuyos diputados tienen el gran y reconocido mérito de haber sido los primeros en impulsar, diciembre 2014, la primera resolución ante el pleno del PE contra las violaciones masivas de los derechos y la represión brutal que el pueblo venezolano sigue viviendo por mano del régimen chavista de Maduro.

Es importante recordar que el tema de Venezuela ha estado en la agenda del PE durante toda esta legislatura (2014-2019), con la primera resolución en diciembre de 2014, y la última en octubre del 2018. En total han sido aprobadas 8 resoluciones, y solo en el año 2018, se adoptaron 4 resoluciones sobre la crisis en Venezuela – 2 sobre la crisis venezolana en su generalidad, 1 sobre la crisis migratoria, 1 sobre elecciones.

La repuesta común de los Estados Miembros de la UE no se dejó esperar. En un comunicado de prensa del jueves por la noche, el Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Federica Mogherini, comunicó la posición de la UE sobre el nuevo mandato del presidente Maduro, lamentando que se hiciese caso omiso de su llamamiento «para que se celebren nuevas elecciones presidenciales de conformidad con las normas democráticas internacionalmente reconocidas y el orden constitucional venezolano» y que el presidente Maduro emprenda hoy un nuevo mandato sobre la base de elecciones no democráticas”. A medida que sigue degradándose la situación política, económica y social en el país y aumentan los estragos de la crisis sobre la estabilidad de la región “la UE insta al presidente Maduro a reconocer y respetar la función y la independencia de la Asamblea Nacional, como institución elegida democráticamente, a liberar a todos los prisioneros políticos, a respetar el Estado de Derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales y a hacer frente de inmediato a las acuciantes necesidades de la población. La UE sigue convencida de que la única salida duradera a la crisis en Venezuela pasa por una solución política, democrática y pacífica, y está colaborando con socios internacionales y regionales en la búsqueda de una manera de propiciar las condiciones para que se lleve a cabo un proceso político creíble entre los actores venezolanos pertinentes. En este sentido, la UE reitera su voluntad de mantener abiertos los canales de comunicación. La UE seguirá vigilando de cerca la evolución sobre el terreno y permanecerá dispuesta a reaccionar con medidas adecuadas frente a las decisiones y acciones que socaven aún más las instituciones y principios democráticos, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos. La UE también reitera el refuerzo de su compromiso en el contexto de la situación humanitaria y la crisis migratoria.”

AR/VP Federica Mogherini

Masivas fueron, incluso, las reacciones por parte de la sociedad civil, en particular de ciudadanos venezolanos residentes en Bruselas (Belgica) quienes se unieron a las manifestaciones mundiales y a la Declaración del Grupo de Lima deslegitimando al régimen que está acabando con la democracia en Venezuela. Reunidos a través de la Plataforma Veneuropa, en un encuentro de refugiados venezolanos en Bélgica con los medios de comunicación, tuvieron la ocasión de recibir respuestas concretas sobre la labor y los esfuerzos que el PE hizo en los últimos meses para que la crisis que vive Venezuela predomine en la agenda de la institución. Sofia Benito, en calidad de asesora parlamentaria explicando en el evento la política europea hacia Venezuela, sugirió que “la Unión Europea tiene que seguir siendo activa en apoyar a los venezolanos para que encuentren una solución pacífica”.

De izq. a der.: Sofia Benito, Asesora Parlamentaria, Patricia Betancourt, presidente de VenEuropa.
Sala de la reunión.

Por lo mismo, recordó que el Consejo de la UE tomó una posición firme y necesaria en noviembre de 2017 al imponer sanciones selectivas, que incluían el embargo de armas y de equipos para represión interna, así como la prohibición de viajar y la inmovilización de activos de 7 individuos del entorno de Nicolás Maduro. Además, desde junio 2018, esta lista se ha ampliado a 18 individuos en total, y finalmente en noviembre 2018, el Consejo tomó la decisión de prorrogar por un año estas sanciones en vista del deterioro de la situación. Sofia Benito, quien trabaja en la oficina de la diputada checa Dita Charanzová desde 2014, subrayó que el Parlamento en febrero de 2018, en caso del deterioro de la situación, pidió una ampliación de las sanciones selectivas para incluir a familiares y a la compañía estatal PDVSA, y comentó este último intento como “el mejor siguiente paso para asegurar de que las sanciones selectivas europeas sean lo más eficaces posibles”.

Las sanciones selectivas efectivamente ayudaron a incrementar la presión internacional y la relevancia a nivel mundial de la crisis en la que se halla uno de los países latinoamericanos con más recursos de la región. Para conseguir un cambio concreto a fin de atender la emergencia, sobre todo humanitaria, el pasado diciembre Christos Stylianides, comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, anunció que el monto destinado por la UE para ayudar a los venezolanos fue revisado e incrementado en 55 millones de euros, pues en junio habían previsto otorgar 35 millones de euros.

Christos Stylianides Humanitarian Aid & Crisis Management commisioner

Pese al rechazo internacional, con la decisión del Grupo de Lima, y con la decisión de la OEA de no reconocer la legitimidad del mandato de Maduro, varios gobernantes asistieron este jueves a la juramentación del mandatario venezolano, entre ellos Daniel Ortega. En Nicaragua, según el informe de Human Rights Watch, se están actualmente cometiendo las más graves atrocidades de la región, en términos de crisis y de violencia, y su mandatario articula la gestión de su gobierno según el modelo castro-chavista de violencia sistemática, elecciones farsa y aislamiento de la oposición política. La situación que está atravesando Nicaragua suscita interrogarse si Daniel Ortega convertirá al país en la Venezuela de Nicolás Maduro, siendo que ambas crisis guardan similitudes.

Frente a este escenario, el rol de la UE se hace siempre más urgente y necesario.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, Nicolas Maduro, usurpador del poder en Venezuela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here