Civilizaciones e intereses antiguos

0
336

Recep Tayyip Erdoğan, es un Sultán, en el perfecto sentido de la palabra, su palabra es ley, su voluntad se cumple, no acepta críticas, en su país. Aún en Turquía se conmemora el 15 de julio, fecha del fallido golpe de Estado del 2016, los militares se encuentran en cárcel y el poder de Erdoğan ha aumentado cuanto los velos de las turcas. Actúa libremente, también, en el tablero geopolítico, amigos, enemigos que se vuelven amigos.  A finales del 2019, desde Italia se veía el avanzar de Turquía por el mar Mediterráneo, gracias a un Acuerdo suscrito entre Ankara y Trípoli, este último le concedió a Turquía un área de soberanía marítima reclamada por Grecia alterando la paz de dicha área, levantando protestas y enfrentamientos, era amenazante su acercamiento hacia los Hermanos Musulmanes. Lo desconcertante fueron los comportamientos orientales para recuperar la calma. A fines de 2021, el príncipe heredero de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed Al Nahayan, visitó a Erdoğan con un presente equivalente a diez mil millones de dólares para inversiones en Turquía y una línea de crédito de 5 mil millones de dólares en la Banca Árabe, dejando atrás los enfrentamientos directos.

A inicios de 2021, se realizó la Cumbre Unión Europea – Turquía, el mundo recuerda la silla negada a Ursula Von der Leyen quien fue enviada a sentarse lejos en el sillón ante la inacción de Charles Michel. Mario Draghi, declaró “No estoy de acuerdo con el comportamiento de Erdoğan hacia la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, fue un comportamiento inapropiado. Lamenté mucho la humillación que tuvo que sufrir” agregando “Con estos dictadores, llamémoslos por lo que son, aunque los necesitamos, uno debe ser franco al expresarles la diversidad de puntos de vista y visiones de la sociedad; y también se debe estar dispuesto a cooperar para garantizar los intereses del propio país. Necesitamos encontrar el equilibrio adecuado”.

Constatamos que Turquía está adquiriendo más peso internacional y la ambición de Erdoğan, no es diferente a la de Putin, volver a dar gloria a su territorio recordando, en su caso, a los gloriosos Sultanes, ¿cómo Suliman? En su propósito, lo acompaña un arma muy influyente en el mundo de la guerra, es el Bayraktar TB2. Entenderemos la razón del acuerdo con Libia. La intervención turca cambió el destino de la guerra de Trípoli que veía vencedor al mariscal Califa Haftar sostenido por Rusia, estaba cerca a Trípoli, pero, gracias al TB2 perdió la guerra, la ganó Fayez al Serraj con quien Erdoğan suscribió el Acuerdo.

No ha sido la única victoria de Erdoğan, intervino determinando la derrota de Armenia apoyada por Rusia, ante la potencia de Azerbaiyán apoyada por Turquía. También, en la guerra de Etiopia, donde vence el presidente etíope Abiy Ahmed derrotando a las fuerzas separatistas de la región del Tigris, todo esto gracias al dron TB2. Esta arma se está utilizando también en Ucrania, al parecer Putin no se expone, evita ser blanco de sus propiedades, lo conoce.

El TB2, fue construido, desarrollado artesanalmente en los talleres de la familia Bayraktar, luego potenciada con la colaboración del ejército turco, el joven ingeniero Selçuk Bayraktar (1979) es el ideador del dron, sus brillantes estudios los culminó en el MIT. Inicialmente su dron era de reconocimiento, Selçuk lo probó con éxito en el territorio turco, donde se enfrentan las fuerzas oficiales turcas y la población curda, luego desarrolló el dron capaz de atacar. Es el dron vencedor de las guerras, tiene seis metros de largo y doce metros de ancho, puede disparar misiles de precisión, puede modificar su trayectoria en pleno vuelo, además puede atacar objetivos pequeños como un grupo de soldados en trinchera. Es fácil de transportar en una camioneta militar y lo mejor, es poco costoso, en comparación a los drones norteamericanos. No obstante diferentes tentativos, Francia no logró construirlo.

El joven Selçuk Bayraktar, es patriota, musulmán y recientemente se ha casado con la hija menor de Erdoğan, Sümeyye Erdogan.

El dron ha sido vendido a Azerbaiyán, Etiopía, Libia, Marruecos, Nigeria, Qatar, Polonia y Ucrania. La afinidad turca con Rusia y China es mínima.  Erdoğan, en la reciente Cumbre de la Nato de Madrid, ha sido determinante para el éxito de la ampliación de Finlandia y Suecia a la Nato. Como sabemos, Erdoğan se opuso al ingreso de ambos países por hospedar exponentes del terrorismo turco, exigió condiciones negociadas en un Acuerdo. Su fuerza fue reconocida por Biden al finalizar la Cumbre. con con quien hasta hacía unos meses eran de tono diferente. Biden, expresó públicamente su apreció por la suscripción del acuerdo trilateral y, agregó, “es increíble el trabajo que estás haciendo para tratar de sacar el grano de Ucrania y Rusia. Quiero decir, estás haciendo un gran trabajo”.

Erdoğan, sabe esperar, sus enemigos fueron sus mejores amigos, uno de ellos es Fethullah Gülen, sujeto de las negociaciones con Suecia y Finlandia a fin que deporten a sus seguidores residentes en dichos países a Turquía, también a los “terroristas curdos”. En la venta del dron a Etiopía, activó la cláusula por la cual le vendió el TB2 a condición que cerrasen las escuelas vinculadas a Gülen. Su examigo radica en los Estados Unidos.

En España, los periodistas preguntaron a Draghi si aún seguía pensando que Erdoğan era un dictador, él respondió “pregúntenselo a los ministros de Exteriores de Finlandia y Suecia”. Un día antes de la Cumbre de la Nato en Madrid, se realizó la reunión negociadora conclusiva entre los ministros de Suecia y Finlandia con su homólogo turco y Erdoğan, las expresiones, luego de la firma del Acuerdo, lo decían todo.

Se acaba de suscribir un acuerdo entre Italia y Turquía durante el III Vértice binacional realizado en Ankara, los dos Gabinetes participaron al completo, los acuerdos van desde la celebración de reuniones bilaterales de alto nivel de forma periódica, sobre asuntos bilaterales y de la UE, sobre la protección mutua de información clasificada en el sector de la defensa; sobre el reconocimiento mutuo de permisos de conducción con fines de conversión;  cooperación en el campo del desarrollo sostenible y también en el sector de las micro, pequeñas y medianas empresas, entre otros temas.

El ingreso de Turquía a la Unión europea, es un objetivo que Erdoğan persigue desde hace años. Turquía, con una superficie de 785.350 Km2 y una población de 84.680.273 desestabilizaría a la UE, en un proceso comunitario donde la población determina la representación ya sea en la Comisión, con el número de Comisarios, y en el Parlamento europeo, con el número de Diputados, Turquía tendría más representantes de los países fundadores. La religión musulmana no es un detalle, es un gran problema. Además, el camino hacia la autarquía de Erdoğan tiene un gran peso, contrasta con los logros a favor de la comunidad internacional y crece su radio de influencia.

Vemos entonces, civilizaciones antiguas con una marcada identidad, que buscan ventajas y crecimiento para sus propios pueblos, con importantes líderes, donde los equilibrios de poder aún siguen siendo influenciados por intereses antiguos, como la guerra.