Xi Jinping-Putin «lideran cambios nunca vistos en cien años» mientras Putin se ahorca.

0
408

China no quiere ser segundo ni tercero en el mundo, quiere ser el primero, está decidido en lograrlo. Rusia y China nunca fueron socios, tampoco parece que ahora lo fueran, la supremacía china y lo que le pide Xi Jinping a Putin, a cambio de su ambigüedad e inacción, dada la condición en la cual Putin se encuentra, así lo demuestra. Incluso con una denuncia penal por parte de la Corte Internacional de Justicia quien ha emitido una orden de arresto contra el presidente ruso Vladimir Putin por ser responsable de crímenes de guerra, por la deportación ilegal de niños de Ucrania a Rusia. Acciones, que según el Tribunal fueron cometidas en Ucrania a partir del 24 de febrero de 2022, cuando Rusia lanzó su invasión a gran escala contra el país de Europa del este.

Antes de la llegada de Macron en visita de Estado a China, realizada del 5 al 8 de abril, se reunieron Xi Jinping y Putin, quedará en el recuerdo las palabras de Xi «Se están produciendo cambios que no hemos visto en cien años y somos nosotros quienes los estamos liderando juntos».

Esa visita fue provechosa para XI Jinping-China por el aumento de dependencia que está construyendo alrededor del cuello de Putin. El gas ruso, antes, se vendía a la Unión europea, 27 países, ahora se lo compra China a un precio muy bajo ¿Qué puede hacer Rusia? Nada, está aislada de Occidente: Estados Unidos y Unión europea. Mientras Pekín y Xi suben su precio y le piden, algo que Rusia inicialmente se resistía, ceder su zona de influencia en el Ártico. China que tiene todo, menos un límite con el Ártico, ya lo logró, esto le facilita su accionar contra los Estados Unidos, no necesita cruzar continentes ni océanos, ya llegó. Las necesidades rusas son maná para China, ahora ya existen las rutas ferroviarias de China hacia el Polo y hacia San Pietroburgo.

Sin embargo, China, se confía poco en Rusia, por ello, para su «ruta de la seda» está abriendo otros caminos, no quiere generar dependencia. En cambio, le pide a Rusia lo inmaterial: el conocimiento, ese conocimiento acumulado por Rusia en su relación con el espacio, China quiere hacer breve su viaje al espacio. Además, en la isla de Kainan de Rusia, se construirá un Campus dedicado a la tecnología y tendrá un espacio-porto para el lance de sus naves y en sus costas ¿desarrollará el “desembarque anfibio”? Mientras, Xi Jinping-China va más allá, se entra en el ámbito de las finanzas cuando los “nuevos amigos” operan con el Yuan/Remimbi, y se desentierra un viejo proyecto: crear un Fondo Monetario Asiático para competir con el dólar.

Hoy, 13 de abril, llegó Lula a Shangái, desde donde inició su viaje de Estado en China siendo recibido por una orquesta brasileña. La primera acción que realizó Lula fue posicionar a Dilma Rousseff como presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, indicando al Banco como “una gran iniciativa para un desarrollo más equilibrado del mundo”, mientras, él, criticó al dólar y al FMI, su crítica al dólar fue por ser “dominante” en el comercio global y acusó al FMI de “asfixiar” economías como la Argentina. Ahora China, es el principal socio de Brasil.

Pero, un efecto debe producir China en algunos estadistas, si Macron hizo un giro de su postura de 180 grados, parece que Xi Jinping le habló de fuertes inversiones en las Islas Salomón. Lula escribe: “El humanismo necesita reaccionar. No podemos tener una sociedad sin corazón, sin sentimientos. Además de la política, tenemos que cuidar nuestra alma. Vamos a tener que aprender a acercarnos los unos a los otros una vez más. Necesitamos derrotar el individualismo que se apodera de la humanidad”. ¿Incluirá las libertades individuales? Lula, visitó de inmediato la fábrica de Huawei y el 5G.

Los que fueron precavidos o conocieron mejor a China, es decir antes, fueron los europeos. El deseo chino de adueñarse de las empresas tecnológicas europeas era un “bocatto imperdibile”, pero también fueron “descubiertos” por la Unión europea, la cual dispuso la creación del Reglamento 2019 / 452. Como sabemos, un Reglamento se diferencia de una Decisión o de una Directiva por la aplicación y cumplimiento en el territorio de la UE de forma inmediata y en todas sus partes.

El art. 1, dice, “El presente Reglamento establece un marco para el control, por parte de los Estados miembros, por motivos de seguridad o de orden público, de las inversiones extranjeras directas dentro de la Unión y para un mecanismo de cooperación entre los Estados miembros, así como entre los Estados miembros y la Comisión, por lo que respecta a las inversiones extranjeras directas que puedan afectar a la seguridad o al orden público. Incluye la posibilidad de que la Comisión emita dictámenes sobre dichas inversiones”.

En una UE basada en derechos y principios, ante la posibilidad que pueda ser entendida como violación a la libre circulación de capitales y a la libertad de establecimiento, dos de las cuatro libertades del mercado común europeo, se ha regulado con cuidado estos dos, para no infringir ninguna norma.

Sobre la base normativa comunitaria, Italia la amplió, a fin que el gobierno italiano controle las transacciones que conciernen a los sectores industriales “estratégicos” y le otorga el poder de aplicar condiciones a tales transacciones o incluso vetarlas en el caso de amenaza para la economía o la seguridad nacional. El régimen se introdujo en 2012 mediante el Decreto Golden Power y se reforzó para hacer frente a las posibles amenazas derivadas de la pandemia. Se amplió el número de sectores industriales considerados estratégicos para la economía nacional, especialmente en relación con los sectores de 5G y servicios en la nube.

En lo que se refiere a los sectores de Energía, Telecomunicaciones y Transportes, sectores «sensibles», el Decreto dispone que el Gobierno debe ser notificado en caso de que un comprador extranjero no comunitario adquiera el 10% de la empresa objetivo, siempre que el valor de la inversión es superior a 1 millón de euros. Asimismo, deberán informarse las adquisiciones que excedan los umbrales del 15%, 20%, 25% y 50%; debe ser notificado en el caso de adquisiciones por parte de entidades de la UE (incluidas las personas con residencia italiana) de empresas que operan en los sectores de comunicaciones, energía, transporte, salud, alimentación y finanzas (incluidos los sectores de seguros y crédito), siempre que tales transacciones impliquen el establecimiento estable de tales entidades en Italia en virtud de la adquisición del control sobre la empresa objetivo; y, amplió las sanciones originalmente impuestas al comprador, a la empresa objetivo, por no cumplir con las posibles condiciones impuestas por el Gobierno en una determinada transacción (hasta el doble del valor de la transacción y, en cualquier caso, no menos del 1% de la facturación del comprador).

Como señala UNIDO, en Europa, «los responsables políticos están adaptando los regímenes de control de las inversiones y examinan de cerca las inversiones chinas. Alemania, Italia y el Reino Unido ya han bloqueado públicamente las inversiones chinas en industrias estratégicas en 2022. La UE está elaborando actualmente nuevas normativas, incluidas las relativas a la contratación pública y las subvenciones extranjeras, que podrían afectar gravemente el acceso al mercado por parte de las empresas chinas. Además, las partes interesadas europeas siguen siendo sancionadas por Pekín, y es poco probable que se ratifique pronto el Acuerdo Global sobre Inversiones, que podría haber impulsado una mejora de los lazos económicos».

En otra latitud geográfica, Perú, donde se prospecta un dueño mayoritario para el sector eléctrico, de hacerse realidad la venta de ENEL a quienes ya poseen la Empresa eléctrica Luz del Sur, sólo será así, si las instituciones peruanas lo permiten y no tutelan los intereses de sus ciudadanos. No es un tema técnico es un tema de comportamiento, cuando China tuvo un contencioso diplomático con Japón por la retención de un pesquero chino en una zona marina disputada, la reacción de China fue, prohibir las exportaciones de tierras raras a Japón. Las tierras raras son utilizados en la producción de coches híbridos, turbinas eólicas y misiles teledirigidos y otros. Esto es difícil de ver en otro continente. De hacerse realidad, significará ver comprometida la autonomía productiva peruana por un inversor, China, con el cual no compartimos ni principios ni valores, cuyo régimen autárquico se hace evidente hasta cuando Xi Jinping sostiene estar liderando con Putin «cambios que no hemos visto en cien años», mientras este último se va ahorcando.