China, Rusia, Ucrania, Estados Unidos, Unión Europea y ¿el “SudGlobal”?

0
232

Según Josep Borrell el futuro de Europa se jugará fuera del territorio europeo, por ello entender qué sucede alrededor, entender la corriente de los aires que soplan sobre la Unión europea, resulta importante.

Con una crisis en China por Taiwan, su postura activa en la guerra de Ucrania, entender la relación China-Rusia, resulta indispensable, según Mikko Huotari, Director, Mercator Institute for China Studies, hay tres escenarios estratégicos sobre China: cuál es la naturaleza de la relación entre China y Rusia; entender esta relación como un único teatro, o que China no es Rusia y cada uno debe recibir un tratamiento especial, ¿cómo se posiciona la UE en todo esto? ¿es China aún su socio?.

Hay un alineamiento constante entre Moscú y Pekín, ambos consideran que el sistema está contra ellos, por ello, ambos desean reescribir esta injusta historia. Ambos coinciden en muchos aspectos, se apoyan, en energía, el comercio continua como antes sin importarles las sanciones occidentales, tal vez ha disminuido un poco el sector eléctrico, menor circulación de semiconductores. No obstante haber asimetrías, llegarán a acuerdos. Explica que muchos consideran que estamos frente a un nuevo mundo geopolítico, entre construcción y bipolaridad, en Pekín “hay una competición ideológica con Rusia, una rivalidad con los Estados Unidos, en medio se encuentra la Unión europea. También hay un SudGlobal, trabajado por veinte años por China. Xi Jingpin será confirmado en el Congreso de Octubre, mantendrá su programa y sus percepciones aunque la presión actual es intensa, China se está preparando para la guerra, será más controladora, debemos prepararnos”.

El SudGlobal y el Sistema Multilateral, lo explicó Susana Malcorra, quien fuera Ministra de Relaciones Exteriores de Argentina, actualmente es Asesora Senior, IE University. Adecuada representante latinoamericana, sin ambigüedades, manifestó su desazón, es más, dijo “no hay un SudGlobal, es más me molesta, es una definición que quiere simplificar una noción muy compleja que puede llevar a conclusiones erróneas, en el renacimiento de la geopolítica de la UE, el SudGlobal no existe desde el área latinoamericana”. Puntualizó que la guerra de Ucrania no es un problema de Europa, es un problema del mundo y si Europa la entiende así, “es una oportunidad perdida por parte de Europa en ocupar una posición estratégica, no obstante sea difícil ante las urgencias que trae una guerra a los países de Europa lleva a un ensimismamiento de lo inmediato”. Malcorra exaltó el trabajo de las NU, la apertura del espacio por Guterres para la exportación de los granos, la constitución del Grupo de Respuesta a la crisis de Ucrania, que ha preparado tres informes, donde la guerra es un problema global con elementos interrelacionados: el costo de los alimentos, de la energía y la crisis del financiamiento/deuda, elementos que solos o combinados podía llevar a situaciones dramáticas, 107 economías del mundo están expuesta a uno de estos elementos: 41 en África, 38 en Asia y 28 en América Latina, un impacto por 1,7 billones de dólares, que generaría una inestabilidad al mundo que trasciende la perspectiva europea. El informe señala ademas que hay 69 economías en el mundo, es decir,  1/3 de las NU que tienen una severa predisposición a los tres elementos y son: 25 en África, 25 en Asia Pacífico y 19 en América Latina, con repercusión para 1.2 billones de personas. Además de la tensión entre China y Estados Unidos, hay un efecto sobre el SudGlobal, que solicita a la UE una ayuda, un alivio, pues se corre el riesgo que esa crisis puede arrastrar democracias.

Sobre China, Malcorra, atribuyó un gran rol a China, “si Europa está convencida en este reposicionamiento, China está trabajando desde hace dos décadas invirtiendo en el Sur porque necesita de las materias primas pero también invierte para sumar apoyos, inició con el “modelo africano” conducido por la demanda de commodities, un modelo casi de “neo-colonialísmo”. Le siguió Latinoamérica, además de las commodities, requería de las tierras raras, a diferencia de África, la mano de obra fue local, latinoamericana, no china, como sucedió en África, todo esto sucede mientras Europa y Estados Unidos no miraban a América Latina. Luego con la “ruta de la seda” de 2017, institucionalizaron el interés estratégico de China en el mundo tanto del SudGlobal así como del Europeo, una refundación de un sistema multilateral con herramientas de financiamiento. Tiene una perspectiva de largo plazo y si se quiere recuperar, se debe invertir e invertir en serio. China tiene un lugar en el SudGlobal incluso en la narrativa de la vacuna”. Agregando, “la UE tiene un enorme desafío entre la visión de EE.UU. y China, puede ser mediador, o estructurar una posición intermedia, sería el rol que está llamada a desarrollar la UE, con visión europea y no norteamericana”.

Explicó que desde la visión local latinoamericana hay un llamado a la UE para que ejerza un rol mas proactivo, “la abandonó desde hace una década”, agregó que “la cuota de responsabilidad la tiene también Latinoamérica, pero la UE la desatendió. Representamos una masa critica en las políticas necesitamos una Europa comprometida, un rol muy cercano entre la UE y ALC, sobre todo del MERCOSUR”.

En un segundo momento, Malcorra, oponiéndose al término SudGlobal habiéndolo utilizado “para facilitar el entendimiento”, aclaró que sí existe en América Latina un “resentimiento” y si la región recuerda más a China y Rusia con sus vacunas, (agrega quien escribe que no funcionaban), fue por la respuesta inmediata que queda en el relato de todos. “Los tiempos, en estos casos, son determinantes”.

José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina y consejero del AR/VP Borrell, analizó América Latina señalando que tiene posiciones diferenciadas, no se ha alineado a los Estados Unidos, ve la guerra de Ucrania como una guerra europea, como un elemento de distorsión, discrepa sobre las sanciones.

Por otro lado, hizo hincapié en nuestra incapacidad de concertación, lo demuestra la CELAC, desde el 2015 no se ha reunido, y el PROSUR, que está inmóvil. Muchas veces las posturas exteriorizadas responden a pugnas internas. Se presentan visiones diferentes de acuerdo a los niveles de cada país: presidencial, ministro de relaciones exteriores. Para Sanahuja, la reluctancia latinoamericana hacia los Estados Unidos predispone un apacible ingreso de Rusia en la Región, lo cual se confirma con la visita a Putin de Fernández y Bolsonaro alrededor de los días de la invasión a Ucrania. Una invasión que remueve el exclusivo rol de los Estados Unidos y ahora lo comparte con Rusia como invasor de territorios, generando contradicciones ya sea desde la izquierda latinoamericana así como desde la derecha. Lo que destaca Sanahuja, y podemos interpretar que le molesta, es que según la visión latinoamericana, la UE tiene un actitud subalterna a los Estados Unidos, “que no es más autónoma”, esto lo niega firmemente.

Agregó que si bien algunos países latinoamericanos se alinearon a la condena a Rusia por la invasión a Ucrania no aprueban las sanciones si estas no han sido votadas en sede NU. Otros, han establecido equidistancia y los filo-rusos, son aquellos que han recibido mayor ayuda económica de parte de Rusia. Por ello, concluyó, “es necesario promover el dialogo entre ambas regiones. Coincidir en ideas comunes, cómo son, la defensa de los principios de Derechos Internacional y recalcar que la UE no es subalterna a los Estados Unidos”.