Colombia ya está en la OCDE

0

El 28 de Abril, en plena cuarentena, Colombia se convirtió en miembro de la OCDE, el país número 37 en ser parte de la Organización en sus 60 años de historia.

Colombia completó los procedimientos internos de ratificación de la Convención de la OCDE y depositó su instrumento de adhesión. Esto concluye exitosamente el proceso de adhesión que inició en 2013.

Los países miembros de la OCDE invitaron a Colombia a afiliarse a la Organización en mayo de 2018. La invitación se hizo después de un proceso de adhesión de cinco años, durante el cual se sometió a revisiones en profundidad por parte de 23 Comités de la OCDE y puso en marcha reformas estructurales para armonizar su legislación, sus políticas y sus prácticas públicas a las normas de la OCDE, en particular sobre cuestiones laborales, de reforma de su sistema de justicia, de gobierno corporativo de las empresas de propiedad estatal, de anti-soborno, de comercio, así como de establecimiento de una política nacional sobre químicos industriales y gestión de residuos.

Más allá de los aspectos técnicos, el proceso de adhesión ha servido como un catalizador para que Colombia lleve a cabo reformas importantes para mejorar el bienestar de sus habitantes, tales como la reducción de la informalidad en el mercado laboral, la mejora de la calidad y la relevancia de la educación y la capacitación, así como para la sostenibilidad de largo plazo del sistema de salud.

Al recibir la buena nueva, el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, comentó: “Nos complace mucho dar la bienvenida a Colombia como miembro 37 de la OCDE. La adhesión de Colombia reafirma nuestro compromiso de unir a los países que se esfuerzan por alcanzar los más altos estándares en las políticas públicas mundiales para mejorar el bienestar y la calidad de vida de sus ciudadanos. Dada su historia reciente, Colombia puede estar orgullosa de lo que es realmente un logro excepcional.”

“El proceso de adhesión brindó a Colombia la oportunidad de debatir los principales temas y retos de política pública en un contexto multilateral y de aprender de las experiencias de los países de la OCDE. A la vez, este diálogo enriqueció el conocimiento y la experiencia política de la OCDE”, añadió Gurría.

Con la adhesión de Colombia, el número de países miembros de la OCDE aumentó a 37. Será el tercer país miembro de la región de América Latina y el Caribe, junto con México y Chile. Un cuarto, Costa Rica, está entrando en las últimas etapas de su proceso de acceso a la Organización.

De acuerdo con el organismo multilateral, del cual Colombia es el miembro oficial número 37, “existe amplia evidencia empírica que demuestra que estos programas sociales utilizados para canalizar la compensación del IVA tienen efectos positivos en la equidad, la reducción de la pobreza, el logro educativo, la nutrición y otras dimensiones de la calidad de vida”.

“La OCDE alienta y apoya firmemente a las autoridades colombianas para que sigan trabajando en la implementación de la compensación del IVA a los hogares más vulnerables, a fin de que el programa pueda contribuir a largo plazo a un sistema de impuestos y transferencias más justo y equitativo”, recalca

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) destacó la decisión del Gobierno Nacional de implementar la devolución del impuesto al valor agregado (IVA) para las familias más vulnerables del país.

“En un país en el que la desigualdad de ingresos es alta y permanece en general inalterada por el sistema de impuestos y las transferencias, una reforma para mitigar la regresividad del sistema del IVA es bienvenida. Esta reforma contribuirá a reducir la pobreza y la desigualdad”, agrega.

De acuerdo con lo expresado por la OCDE, el Gobierno colombiano utiliza los programas sociales existentes para entregar la transferencia monetaria, al menos en una fase inicial, con planes para ampliar en un futuro próximo la cobertura, a los que no están cubiertos por los programas sociales.

“Existe amplia evidencia empírica que demuestra que estos programas sociales utilizados para canalizar la compensación del IVA tienen efectos positivos en la equidad, la reducción de la pobreza, el logro educativo, la nutrición y otras dimensiones de la calidad de vida”, recalca.

Para el organismo, del cual Colombia es el miembro oficial número 37, “una mejora del sistema de focalización serán fundamentales para que esta reforma tenga éxito. Se está actualizando el instrumento de elegibilidad de los programas sociales (el próximo Sisben IV) que estará listo a mediados de 2020. Una vez que esté en funcionamiento, ayudará a focalizar mejor los programas sociales y los servicios públicos”.

Desde la perspectiva del organismo multilateral, “la compensación del IVA es también una oportunidad para mejorar el acceso a los servicios bancarios o de pago básicos para la población vulnerable”.

“La reducción de los costos de entrega de los actuales programas de transferencia como Familias en Acción será fundamental. Esto podría abordarse definiendo un servicio universal, un paquete de servicios bancarios para los hogares de bajos ingresos que asegure una banca básica a distancia a través de los teléfonos celulares, para garantizar el acceso a quienes se encuentran en zonas remotas sin sucursales bancarias físicas en la proximidad”, puntualiza.

En ese mismo sentido, sostiene que “la introducción del mecanismo de compensación del IVA crea oportunidades para mejorar la eficiencia de la estructura fiscal en el futuro, con la promesa de aumentar ingresos públicos necesarios de forma inclusiva”.

Fuente: OCDE y Presidencia de Colombia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here