Lorent Saleh, “lo que pasa en Venezuela es que llevamos 20 años sometidos a un Estado de terror”

0
722

Luego de su audición, Lorent Saleh respondió a los diputados europeos cuanto sigue:

Con relación a la ayuda humanitaria. Cuando un niño sufre desnutrición sufre un daño irreversible, duele saber que los niños que sufren desnutrición, sino mueren, quedan afectados para siempre, no es poca cosa. A mí me da miedo la ayuda humanitaria, porque, por no solucionar la causa y mantenernos en la periferia del problema, más que ayudar a cambiar las cosas, las asentamos y las consolidamos. Me preocupa que nos acostumbremos a recibir comida de otros países aunque lleguen “cajita por cajita por la frontera” y el mundo se acostumbre a mandar comida a Venezuela.

Además, porque, esto no llega a un  número representativo de personas, se crea un ecosistema que mantiene la crisis en el tiempo, la mejor ayuda humanitaria que podemos tener es frenar la dictadura desde Europa. Que se condene a la Dictadura por los crímenes de lesa humanidad, que la leche, la carne se produzca en Venezuela. A la Dictadura no le conviene una producción venezolana porque los militares no producen, ellos roban, hacen negocio con los alimentos y a través del hambre someten a la población civil. Para una Dictadura, el hambre es un instrumento político y el hambre no se va a acabar, porque una persona con el estómago vacío no piensa y se somete a lo más bajo, difícilmente puede luchar por sus derechos.

Con relación a las Sanciones, yo la primera vez que salí a hablarle al mundo fue en el 2008 y, recién en el 2018 me recibieron en el Alto Comisionado de los Derechos Humanos. He visto la evolución. La Dictadura en mi país no habría llegado a estas dimensiones sino habría habido una Comunidad internacional que se lo permite, que le compre y que le venda. Qué le compre petróleo y le venda armas y esto sucedió por muchos años. Se sonreían con Chávez y luego con Maduro. No hay justicia de parte de un Tribunal, yo estuve 4 años en cárcel, 2 años y medio en una celda bajo tierra, aún no me han hecho un juicio. La Corte Penal está en deuda con el mundo y las sanciones son las pocas cosas que tenemos. Qué se sancione y se desarticule a estos criminales, la timidez de Europa puede estar construyendo una autopista, mientras más tímidos se es, más se acerca la violencia. Yo sí creo que deben aplicarse sanciones individuales a cada funcionario. Yo vi, estando preso, los impactos de las sanciones, cuando ellos pensaban un poco antes de actuar porque se daban cuenta que estaban siendo observados, he visto los cambios, ellos quieren disfrutar el dinero que se roban, no quieren que su familia se señalada. Por ello, deben aplicarse las sanciones individuales. Me pregunto ¿en qué afecta a una Madre que está en un hospital que no tiene medicamentos para curar a su hijo que un militar reciba las sanciones individuales?. No afecta al pueblo, ni al joven que se mure en el camino cuando está escapando. La sanción, es un suspiro, es algo de justicia y al militar que esta al lado del que sancionaron, retrocede. No quieres ser el siguiente sancionado. Les invito a que sigan aplicando sanciones contra los criminales.

El diálogo no es una opción, ni una estrategia, debe ser una constante. Pero, el diálogo sin una presión simplemente es una torpeza. Para que el diálogo sea efectivo la Dictadura debe sentir que el mundo ya no los acepta y en Europa están los Embajadores ilegítimos de la dictadura. Imagínense que este Parlamento fuera tomado por militares y a ustedes los metan presos: esto es lo que sucede en Venezuela. Y, los Embajadores están en Europa, viviendo como si nada, viviendo de los privilegios de una sociedad libre. Un diálogo es efectivo si hay sanciones a los Dictadores, de otra manera, se seguirán burlando como se burlaron de República Dominicana,  del Vaticano, como se han burlado desde hace 20 años.

Hagamos que la aplicación de la justicia universal avance, en Venezuela no son los torturados los venezolanos, son los torturados del mundo y son los niños del mundo.  No podemos esperar que haya justicia en dictadura. A través de la Convención contra la Tortura, se pueda juzgar contra los responsables en cualquier lugar del mundo, en este caso, en Europa. La Corte Penal no quiere hacer nada, eso lo sabemos. Creo en las sanciones, en el diálogo con una presión real con la aplicación de la justicia, que le diga basta a Nicolas Maduro retirándole las credenciales a los Embajadores ilegítimos y que exijan la liberación de los presos políticos. Una hora, un minuto en una celda es un infierno que no se olvida, no podemos detener el tiempo en celdas donde jóvenes, ancianos, mujeres siguen sufriendo. Además, la mayoría de los presos políticos no son dirigentes políticos son gente común porque la dictadura necesita generar miedo y pánico en la población.

El petróleo, ha sido la gran fuente de financiamiento de este régimen y con los dólares del petróleo se compran las armas y se financian todas las operaciones criminales del régimen. No sólo el petróleo, hablemos de la cocaina, lo que sucede entre la frontera colombo-venezolana, lo que sucede en la Chiquitania en Bolivia. Existe un triángulo perverso, ellos no son políticos, son estructuras criminales y delictivas quienes a través del narcotráfico del oro, de los minerales, de la destrucción de la Chiquitania boliviana que obedece a tener más territorio par cultivar al coca y distribuirla a muchos lugares. Cualquier acción que permita desmontar estas estructura de estos grupos criminales son efectivas y necesarias. Por eso, creo que desde la Unión europea se pueda buscar una manera, a través de los Servicios de inteligencia que revisen estas operaciones. Ellos, entran y salen de Europa adonde vienen a lavar dinero. En España, los diputados españoles saben cómo se compran los edificios más caros, lo mismo sucede en París, en Italia, esa es la descarada manera cómo lavan el dinero en inmuebles, en arte, y, los servicios de inteligencia de cada país pueden detectar estas acciones, una investigación para que se detecten y se neutralicen a estos elementos. No se debe ver la situación de Venezuela como un hecho aislado, hay que ver la relación que guarda con Bolivia, con Nicaragua, con Cuba. Hay que ver el contrabando de minerales y de droga, al bajar el precio del petróleo, la cocaina se coloca en la primera fuente de financiamiento. El “Cartel de los Soles” existe, porque los generales en Venezuela tienen un sol como símbolo. Lo supe en una conversación que tuve con un Comisario durante mi encarcelamiento. Ellos justifican el envío de la cocaina a Europa y a los Estados Unidos, como un arma de lucha antiimperialista. Bajo esa patraña alivian la gran culpa de destruir y enfermar a la gente en el mundo: producir y enviar coca a Europa y a los Estados Unidos es una lucha y un combate politico. Así tan absurdo como cruel es lo que está pasando.

Compartir
Artículo anteriorMuseo Diocesano: Storia dell’Arte
Artículo siguienteCEPAL: convocatoria para la presentación de artículos académicos en temas de población
Isabel Recavarren
Peruana e Italiana. Jurista. Periodista. Abogada. Universidad Mayor de San Marcos. Master en Organismos Regionales e Internacionales de Desarrollo, Universidad de Piura. Master en Derecho y Economía de la Unión Europea-Universidad Statale di Milano. Doctor de Investigación en Derecho Internacional de la Economía-Universidad Luigi Bocconi. Fundadora: CEFIAL-UE y Panorámica Latinoamericana. Fundadora y Coordinadora del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer. Lema: El conocimiento genera desarrollo. Las personas con conocimiento constituyen el mejor recurso de una Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here