En Lima Conferencia por la Democracia en Venezuela

0
218

Fue anunciada y con gran expectativa se realizó la “Conferencia para la democracia de Venezuela” convocada por el Grupo de Lima, liderada por el Gobierno peruano.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio,  al dar la bienvenida resaltó el diálogo amplio y plural entre “quienes tenemos interés en que la hermana República Bolivariana de Venezuela encuentre una salida apegada a la Constitución, a la grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa”.

Es por todos conocido el éxodo de venezolanos que sólo en Latinoamérica ha generado un impacto regional, que ha superado la diáspora de Siria, debido, a la “violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela, documentada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y el reciente informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos” aunada a la “crisis política que se agrava diariamente por el aumento de la delincuencia y la corrupción, así como por el quiebre de los sistemas de alimentación y salud, y la falta de agua y luz eléctrica”.

Como señaló el Ministro Popolizio, “el Perú ha acogido a más de 850 mil venezolanos”.

Por ello, la Comunidad internacional presta atención y otorga una “amplio apoyo humanitario a nuestros hermanos venezolanos para la atención de sus necesidades más básicas” resaltó la actitud solidaria de la región y la condena “a todo atisbo de xenofobia o discriminación”.

Ante la dictadura de Maduro, el Perú convocó esta Conferencia pues “la indiferencia de la comunidad internacional no es una opción cuando es el propio pueblo venezolano el que reclama la solidaridad de nuestros países”.

Por ello “restablecer el orden constitucional se inicia con la decisión de devolverle al pueblo venezolano su derecho a elegir de manera libre, transparente y con todas las garantías necesarias a sus gobernantes” solicitando a la comunidad internacional un  impulso colectivo a fin de facilitar “una pronta solución política en Venezuela, así como la reconstrucción de su economía, bajo el amparo de su Constitución y los principios del derecho internacional”.

Se reconoció los esfuerzo librado por Juan Guaidó en su calidad de Presidente encargado “para encontrar un camino hacia la recuperación de la democracia en su país”.

El gobierno peruano “fiel a los principios que rigen su política exterior, ofrece su mejor disposición para colaborar en la consecución del objetivo común de recuperar la democracia en ese país hermano”.

Desde Bruselas, en el Servicio Exterior de la Unión europea, Edita Hrda, destacó la asistencia a la Conferencia celebrada en Lima transmitiendo el agradecimiento del International Contact Group (ICG) demostrando “claramente que la crisis venezolana es un tema de preocupación mundial”, reiterando “la necesidad urgente de una salida pacífica y democrática de la crisis en rápido deterioro que está afectando gravemente a la región, particularmente debido a los flujos masivos de migración a los países vecinos”.

Refiriéndose al reciente informe de la señora Michelle Bachelet “no puede dejar indiferente a ninguna conciencia”, solicitando una actuación global “articulada y complementaria en apoyo de una restauración pacífica de la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos de propiedad y dirección de Venezuela”.

Cifró sus esperanzas en las conversaciones de Barbados facilitadas por Noruega, considerando que un “resultado negociado sigue siendo la única forma sostenible de superar esta crisis multidimensional”.

Sin embargo, no obstante la delegación de Juan Guaidó se encontrase presente en Barbados, la nota oficial de Gobierno Venezolano de Nicolas Maduro decidió no enviar a la delegación venezolana a esta reunión motivando la decisión en la “grave y brutal agresión perpetrada de manera continuada y artera por parte de la administración Trump”, refiriéndose específicamente al bloque de las actividades económicas, comerciales y financieras atribuyendo a Juan Guaidó una actitud complaciente hacia estas acción, que el gobierno del dictador Maduro considera “lesivas a la soberanía” y de “los derechos humanos más elementales de sus habitantes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here