Talara, propiedad que el rey de España donó en el noroeste del Perú, en Piura, a un miembro de su nobleza llamado Talara, un tierra de tablazos desérticos y bosques de algarrobo en las playas meriodionales del Pacífico.

Esas tierras, 10 siglos después retornan a una empresa española que con subterfugios y negocio con los dos últimos gobiernos montan un negocio de dudosa utilidad nacional, remosando una vieja planta de pretróleo por una nueva refiniería a costos no licitados.


En la historia del meridiano ecuatorial, uno de los personajes muy recordados en el alma de los viejos campesinos es Sinforoso Benites, nacido 1890 en la Hacienda Serrán en el Alto Piura, quien a los 6 años quedó huérfano y fue recogido por Altemira León Molero.

Sinforoso a los 16 años viajó a Chiclayo y se emplea de barredor municipal. Sindo peón en la Hacienda Chuquitanta, el administrador, mayor (r) Agustín Ruiz le enseñó a leer y escribir. En 1921 es concejal en Bernal (Bajo Piura). A partir de entonces, se convierte en líder sindical. En 1922 es petrolero y por defender a las viudas de obreros casi lo matan. En 1930 ingresa al Partido Socialista.

Posteriormente los obreros petroleros lo apoyan para una senaduría que gana y se la escamotean. Siguió recorriendo los campos predicando la justicia social.

Las familias, especialmente campesinas, recuerdan la respuesta de Sinforoso al entonces gerente de la IPC en Talara, quienes olvidan su nombre, aunque recuerdan a un hombre de más de un 1.10 ms, colorado por el wisky, que siempre llevaba en las manos. Salió de su casa dispuesto a detener la marcha del sindicato. Y con improperios en spanenglish, con voz fuerte y desafiante salió dispuesto a detener la marcha de los obreros, dirgiéndose al cabecilla del grupo.

Pues en su intento de acercarse, Pedro Sinforoso, talareño de estuctura gruesa, tomó de los brazos y piernas al eufórico gerente de la IPC, arrojándolo a una acequia de agua sucia que discurría a la izquierda de la via…

Cuentan los obreros que nunca más el representante norteamericano apareció, dejó el país, pero tampoco hubo una decisión para atender el pliego de reclamos de los condenados de siempre, del calcinante sol del Sechura, del desierto más largo de Latinoamerica.

Talara sigue siendo como el dominio donado por la corona española, que no deja de provocar dolor, sangre, exacción de recursos públicos por fuerzas familiares y gobiernos que solo producen sangre, miseria y vida alegre para administradores, incluyendo a funcionarios corruptos de la estatal PetroPerú que desde 2015 lleva adelante un ocula remodelación de una refeniría que no se justifica porque el Perú no produce crudos como desde 2015, el pueblo peruano, aunque ya no tiene dirigentes como Sinforoso acepta la costosa remodelación de una refinería por un valor pactado hace tres años, que cuatriplica el monto, para beneficio a presidentes encarcelados o que estararían por ese camino judicial.

Ultimas versiones indican que no se trata de una modernización de la vieja refinería de Talara sino de una nueva refinería.


Hoy tenemos 65,000 barriles por día de tecnología antigua. No es que estamos yendo de 65,000 a 95,000. No. Estamos eliminando los 65,000 y haciendo 95,000 barriles nuevos. El ocultamiento de la verdad se encuentra en la propia página web de PP (aunque sospecho que rápidamente será cambiado), dentro de la carpeta correspondiente a la PMRT.

Lo que precisamente ha desmentido el propio presidente de Proyecto. Lo anterior es solo una muestra que uno de los grandes problemas en relación al Proyecto de Talara es su falta de transparencia.

Colofón 1. La Contraloría General de la República advierte – en su último informe de mayo – que el costo de la Modernización de la Refinería de Talara se triplicó al pasar de US$ 1,335 millones a US$ 4,155 millones, cifra que en opinión de la entidad fiscalizadora “podría seguir incrementándose”.

Compartir
Artículo anteriorAlemania en su hora electoral
Artículo siguienteEl Crecimiento Económico en América Latina
Jorge Zavaleta
Jorge Zavaleta Alegre, es Periodista, Licenciado en Ciencias Sociales y Filosofía. Co-fundador de Gestión, primer diario de economía y negocios del Perú. Oficial de prensa del BID, autor de cinco libros sobre America Latina y ahora, Corresponsal del Diario16 de Madrid, desde Washington.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here