México, después, no digas que no lo sabías. Isabel Recavarren

0
316

México ha cubierto un papel destacado ante la crisis de Venezuela en ámbitos internacionales, recordamos los debates en la Organización de Estados Americanos en Washington, así como en la creación del Grupo de Lima. Esta última, es una instancia multilateral nacida en 2017, precisamente en Lima, donde se reunieron doce países para buscar una solución pacífica ante la crisis de Venezuela. Solicitaron, desde sus inicios, la libertad de los presos políticos, el cese de la violencia así como el restablecimiento del orden institucional. Se creó en vísperas de la Cumbre CELAC-UE en El Salvador, era agosto 2017, dicha Cumbre presidencial birregional se frustró.

A los doce países originarios, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, se unieron Guyana y Santa Lucía. 

Los mexicanos han elegido, en las últimas elecciones presidenciales de julio 2018, a Andrés Manuel López Obrador, exponente del partido político MORENA, el cual, junto a las agrupaciones políticas: Partido de la Revolución Democrática y al Partido del Trabajo son miembros del Foro de San Paolo, entidad que reúne a los partidos comunistas de la región latinoamericana.

La postura del presidente López Obrador ante la situación en Venezuela, fue anticipada durante la visita del presidente del gobierno español Pedro Sánchez a México, el 31 de enero de los corrientes. AMLO, evocando al Presidente Benito Juarez, cuando, en su primer discurso, restaurando la República declaró: “entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz. Son los fundamentos históricos de nuestra politica exterior. Nosotros, por razones de geopolitica sostenemos estos principios porque no queremos que gobiernos ajenos, extranjeros,  intervengan en asuntos que sólo competen a los mexicanos, por eso, tenemos que ser muy cuidadosos de no intervenir en asuntos de otros países para que otros países no intervengan en nuestra politica interna. Esto es parte de la tradición política de México“. Palabras muy apreciadas en algunos mexicanos quienes reviven ese nacionalismo que en los últimos años estuvo “contaminado” por la globalización.

Luego de la reunión de Montevideo, no obstante haber convocado, junto con Uruguay, la Conferencia Internacional por VenezuelaMéxico no aprobó el Comunicado final. Le han hecho recordar el contenido del Artículo 89, de la Constitución de México, sobre Las facultades y obligaciones del Presidente”, la cual, en el inciso 10 señala:

X. Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales; 
(Reformada mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de junio de 2011) 

En lo referente al respeto, la protección y promoción de los derechos humanos, ante una situación humanitaria tan grave para tantos venezolanos, tan evidente a nivel internacional, con una migración nunca vista en la región, ante la necesidad de distribuir alimentos en cumplimiento de la ayuda humanitaria y la oposición del usurpador Maduro, el presidente AMLO, considera que “hay una polarización en el tema de Venezuela, lo que se requiere es el diálogo, el mecanismo de Montevideo lo que defiende es la disposición de Uruguay y de México a que se lleve a cabo un diálogo entre las partes. Incluso, tanto Uruguay como México, estamos proponiendo a diplomáticos destacados con experiencia como Bernardo Sepulveda, para el diálogo, si aceptan las partes, porque tienen que aceptarlo las dos partes, para que se dé el diálogo.”

En cuanto se refiere a la distribución de la ayuda humanitaria se declaró “a favor a de dar ayuda humanitaria a Venezuela, a Haiti y a todos los pueblos pobres y abandonados, a los mexicanos que sufren por hambre, a todos los necesitados en el mundo” agregando que no debe mezclarse “la ayuda humanitaria con asuntos políticos y que si se quiere resolver la ayuda humanitaria que intervenga Naciones Unidas” y que “no se use la fuerza, nada por la fuerza, no queremos la violencia sino la paz, y el diálogo.” 

Como buen hombre de izquierda, desconoce la realidad, la interpreta, la recrea, se abstrae y responde a su realidad. No actúa imparcialmente, Andrés Manuel López Obrador comparte la visión de Maduro, lo aprueba, lo apoya. Cuando ya Maduro era un paria, internacionalmente hablando, AMLO lo invitó a la asunción de la presidencia de México. Aquí lo vemos en un diálogo grabado por la vicepresidenta de Maduro, Delsy Rodríguez. No nos sorprendamos si dentro de algunos años tendremos en México una nueva Venezuela, y esas puertas cerradas constituyan las futuras rejas impenetrables hasta llegar a convertir al gallardo pueblo mexicano a la docilidad del pueblo cubano, que se queja cada vez con voz más baja.

Compartir
Artículo anteriorLa Banca y el Sofisma de la Verdad. Jorge Zavaleta Alegre
Artículo siguienteL’importanza della coerenza
Isabel Recavarren
Peruana e Italiana. Jurista. Periodista. Abogada. Universidad Mayor de San Marcos. Master en Organismos Regionales e Internacionales de Desarrollo, Universidad de Piura. Master en Derecho y Economía de la Unión Europea-Universidad Statale di Milano. Doctor de Investigación en Derecho Internacional de la Economía-Universidad Luigi Bocconi. Fundadora: CEFIAL-UE y Panorámica Latinoamericana. Fundadora y Coordinadora del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer. Miembro de la Consulta Femenina Permanente del Consejo Pontificio de la Cultura del Vaticano. Lema: El conocimiento genera desarrollo. Las personas con conocimiento constituyen el mejor recurso de una Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here