Martes 28: los Países Miembros de la OEA solicitan examinar la situación de Venezuela.

0
1074

El Informe del Secretario General de la OEA sobre Venezuela ha motivado diferentes reacciones. Párrafos como “los hechos no dejan lugar a dudas. Venezuela viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana. La democracia y los derechos humanos son valores que deben estar por encima de la política. La tarea que tenemos ante nosotros es apoyar a Venezuela y restaurar los derechos de su pueblo.” han sido entendidos como un ataque hacia Venezuela y por otro lado los países miembros de la OEA, se han sentido llamados a participar.

Se debe destarcar la carta suscrita por catorce paises miembros de la OEA el 23 de marzo,  dirigida al Secretario General Luís Almagro, con el siguiente contenido:

“Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, profundamente preocupados por la situación por la que atraviesa la hermana República Bolivariana de Venezuela, reiteramos nuestro compromiso con la promoción y defensa de la democracia y los derechos humanos en el marco de la Carta de la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana.

Recibimos el informe del Secretario General de la OEA sobre Venezuela, el cual evaluaremos con detenimiento con miras a acordar el curso de acción que corresponda dentro de la Organización. Sin perjuicio de ello, consideramos que la suspensión de un país miembro, como se desprende de la propia Carta Democrática Interamericana, es el último recurso y que antes de esa decisión deben agotarse los esfuerzos diplomáticos en un plazo razonable.

Reiteramos que el diálogo y la negociación son la vía idónea para llegar a soluciones duraderas a los problemas que afronta el hermano pueblo venezolano.

En este sentido, hacemos un llamado para que se cumplan a cabalidad los acuerdos alcanzados en el marco de las mesas establecidas durante el proceso de acompañamiento impulsado por los ex presidentes y la Santa Sede y avancen en la pronta identificación de soluciones concretas, con apego a las disposiciones de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para garantizar la efectiva separación de poderes y el respeto al Estado de Derecho y a las instituciones democráticas.

Consideramos urgente que se atienda de manera prioritaria la liberación de presos políticos, se reconozca la legitimidad de las decisiones de la Asamblea Nacional, según la Constitución, y que se establezca un calendario electoral, que incluya las elecciones pospuestas.

Finalmente, los gobiernos que suscribimos esta declaración reiteramos nuestra disposición a colaborar con el pueblo y el gobierno de Venezuela en todo aquello que pueda contribuir a una solución de los desafíos políticos, económicos y sociales en ese país y nos mantendremos atentos a los esfuerzos para abordar estos desafíos durante las próximas semanas a fin de considerar los próximos pasos necesarios”.

Con este motivo el martes 28 se llevó a cabo en la sede de la OEA en Washington  una reunión del Consejo Permanente creándose un tenso debate ante la negativa del representante de Venezuela, país porque no daba el consentimiento que se discuta sus asuntos internos por cualquier otro miembro calificándolo de acto intervencionista.  Se procedió a la votacion cumpliendo el reglamento que debería llegar a 18 votos para proceder a la reunión, el quórum fue superado, la agenda fue aprobada  y la reunión se realizó.

Se destacó la intervención del Representante de México quien dio lectura a la carta suscrito por los catorce miembros de la OEA, posteriormente solicito que el caso de Venezuela fuera examinado mensualmente. Asimismo Canadá, Costa Rica, quien señalo la crisis estructural que vive Venezuela, con una crisis alimentaria y que no se puede ser indiferente ante este escenario.  La Representante del Perú, manifestó haber suscrito la carta para establecr un diálogo respetuoso, por la profunda preocupación por la alteración del orden constitucional que afecta gravemente su proceso democrático, como el bloque a la Asamblea Nacional, la no realización de elecciones, a la crisis política se suma una crisis humanitaria con una inflación desbordada que afecta a la población venezolana así como la situación de los presos políticos. Propuso la conformación de un Grupo de Países Amigos que permita la facilitacion del diálogo entre la oposición y el gobierno venezolano, con atención urgente de la crisis humanitaria, la liberación de los presos políticos, la definición de un calendario electoral y el respeto a la decisión de la Asamblea Nacional. 

La tensión se volvió a hacer presente por las acusaciones del representante venezolano, quien insultó a México, así como, utilizando un lenguaje poco edificante, atacó a todos los países miembros que según su concepto “actuaban con ingerencia en los asuntos internos de Venezuela”. Es más, ante la llamada de atención por parte del Presidente de la Sesión, manifestó no interesarle la opinión de los países. El representante de México se vio obligado a retirarse de la Sala.

En Venezuela, el presidente Maduro, por medio de su Canal TeleSur presentó la reunión de la OEA como un gran triunfo de la Ministra Rodríguez que no haya procedido la actuación de la Carta Democrática contra Venezuela y que Venezuela actuaría una serie de acciones contra el Secretario General Luís Almagro.