Colombia y Venezuela: el fondo y la forma, por Isabel Recavarren

1
1935

La Patria grande ha sido sacudida fuertemente. El Presidente Nicolas Maduro cerró sus fronteras en la zona de Cucuta y Santander, repatriando a los colombianos que vivían en territorio venezolano. Todo Colombiano que no tuvo sus papeles en regla fue repatriado, el Presidente Maduro no utiliza el término “deportado” pues considera que han vuelto a su Patria, por lo tanto son “repatriados”. Un plazo de tiempo muy corto se les dio para salir de territorio venezolano luego que las casas fueron marcadas con una “B” y con una “D”, las casas marcadas con la letra “D” fueron demolidas y sus habitantes, con pocas horas de pre-aviso, tuvieron que abandonar territorio venezolano y cruzar la frontera, hasta sin zapatos.

La tan criticada Unión Europea nunca llegó a tanto, sin embargo Venezuela lo ha hecho, mejor dicho, lo ha hecho con la pobre gente colombiana que vivía en su país. La motivación: eliminar el paramilitarismo colombiano que altera la vida democrática venezolana, el contrabando, la prostitución, lo “guachaqueros” y como él dice “se vienen miles de miles de familias, se llevan dos o tres mercados, parte de esas familias que no encuentran los mismos productos en Colombia y como aquí existe el socialismo en construcción vienen a llevarse la gasolina venezolana y también la comida de los venezolanos, la leche, la carne, la medicina”.

Colombia y Venezuela tienen más de dos mil kilómetros de frontera, en casi sesenta años se han trasladado a Venezuela ocho millones y medio de colombianos y catorce mil tiene status de refugiado.

Según el Vicepresidente Jorge Arriaza, era inevitable lo que había sucedido, era el “choque de dos modelos: el naciente socialismo de Venezuela contra el neoliberalismo capitalista que se caracteriza por no dar alguna protección al pueblo, donde existe grandes contradicciones, seguiremos adelante pero con la ley en la mano. Les seguiremos exportando productos pero no más con el precio que se le da al pueblo venezolano”. Exhortó a la población a “cerrar filas con la decisión tomada por el Presidente Maduro pues tenemos que cambiar la realidad de las fronteras”.

El Presidente Maduro, se dirigió a una multitud de partidarios, convocados de un día a otro, hizo una exposición histórica de la migración colombiana a Venezuela. Recordó con nostalgia a quien fuera Alcalde de Bogotá, luego Ministro de Educación y fuera asesinado en 1948,  Eliécer Gaitán Ayala, si hubiese sido elegido Presidente, “Colombia ahora sería diferente” y aseveró “cuando decidí cerrar la frontera de Cucuta estaba haciendo justicia por los pueblos de Venezuela y Colombia. En los años ‘50 vimos un hecho no conocido, familias colombianas que venían a Venezuela escapando de la guerra y ¿qué hizo el pueblo de Venezuela?, le abrió las puertas de las ciudades. Y ¿que hizo la oligarquía venezolana con la oligarquía colombiana? aumentar la xenofobia, aumentar el odio contra Venezuela y Colombia”.
Schermata 2015-09-01 alle 00.19.16
Venezuela sigue siendo víctima de la guerra y de la oligarquía colombiana. Este es un problema que viene de lejos, “nadie me va a parar, aplicaré medidas estructurales y radícales para sanar de raíz”.  Prosigue el Presidente Maduro “en los años ’60 y ’70 la guerrilla como fuerza y la guerra se recrudeció, vinieron miles de colombianos a Venezuela y llegaban sin nada, llorando a sus muertos, hijos y se establecieron en los valles venezolanos, en los años ’80 en Colombia se estableció una nueva clase económica, Colombia se convirtió en el primer productor y exportador de cocaína del mundo, decir esta verdad ¿es ser anti-colombiano? ¡No, es ser anti-traficante, anti-paraco! se compraron todos los estamentos del poder positivo y mediático de las instituciones colombianas”.

En los años ‘80-’90 “surgieron los llamados paramilitares que imponían la política del terror, en Venezuela se vio la llegada de todos los fenómenos del narcotráfico colombiano que es la peor amenaza al pueblo de Colombia y a los pueblos de América. Empezaron a llegar los secuestros express por sicarios, el narcotráfico y el apoderarse de instituciones, a los males de la guerra se agregó los males del narcotráfico y de la oligarquía colombiana”.

Schermata 2015-09-01 alle 00.19.35
“En los años ’90 en Venezuela surgió el poderoso movimiento con Hugo Chavez, llegó hablando de independencia, de dignidad, empezaron a atacarlo, salió en libertad en el ’94 inventaron ataques en la frontera y culparon a Hugo Chavez, tenían la tesis de la persecución caliente, querían meter a Venezuela en su guerra. El 6 de diciembre 1998, el pueblo venezolano, eligió a Hugo Chavez Frías. Él le tendió la mano a Colombia para construir la paz, en cambio, en Colombia empezó la política de conspiración contra la paz de Venezuela, empezó la guerra mediática. Hubo elecciones en Colombia y una guerra recrudecida hizo fracasar el proceso de paz de Pastrana, surgieron corrientes neofascista que ganaron las elecciones y por primera vez Colombia tuvo un presidente que surgía de la burguesía paramilitar narcotraficante de Antioquia, en 160 años de República, los antiguos apellidos bogotanos perdieron la presidencia, y llegó a la presidencia uno de los delfines alimentados por Pablo Escobar Gaviria: Alvaro Uribe, es él”. Prosiguió “Uribe gobernó por 8 años y por un lado, por épocas, practicó la diplomacia del engaño pero por debajo sembró el paramilitarismo de Antioquia en todo el territorio venezolano, aparentó movilizar a las antiguas AUSE, las mandó a Venezuela para destruir la revolución Bolivariana, no ha podido ni podrá, esa es la verdad.” “Hace un año le dije al Presidente Santos “vamos a hacer un plan para combatir el contrabando, el ataque a la moneda venezolana, a los paramilitares”, un año después del lado colombiano no han hecho nada, la situación de la frontera colombiana está peor, hay más paramilitares, hay más crimen, ¿qué quieren que haga, qué me haga el loco? ¿que ceda ante la oligarquía colombiana? Se que cuento con el apoyo mayoritario de Venezuela, y del pueblo colombiano que vive con nosotros”.

“Siempre he apostado a las mejores relaciones con Colombia, a pesar de las tensiones yo respeto al Presidente Santos, tengo que respetarlo, le digo “no se preste a una guerra contra el pueblo de Venezuela, las campañas de las tv de Colombia, mintiendo, manipulando que fue lo que sucedió.”

El Presidente Maduro manifestó que pediría a UNASUR una reunión y considero que la OEA debe “sacar sus narices de estos asuntos y ¡Fuera la OEA!” como hay tanta manipulación voy a proponer que se establezca de manera paritaria una Comisión Suramericana de la Verdad que venga a ver la situación real de las fronteras, de la economía criminal, que diga la verdad y debemos encontrar una figura representativa Latinoamericana que presida esta Comisión”.  La petición en concreto la formuló la Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Maria Ángela Holguín a la UNASUR, ésta espera el regreso del Presidente Maduro de su gira asiática para convocar definitivamente la reunión prevista para el 9 de septiembre.

El lunes 31 de Agosto, la OEA realizó una Sesión extraordinaria con el propósito de atender la solicitud presentada por la Misión Permanente de Colombia de convocar una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, en la Sede de la OEA en Washington, D.C., a fin de considerar el tema “Situación humanitaria que viven los ciudadanos colombianos en la República Bolivariana de Venezuela con ocasión de las recientes deportaciones generada por la forma como estos ciudadanos colombianos están siendo deportados y obligados a salir de la República Bolivariana de Venezuela”

Schermata 2015-08-31 alle 23.14.00En sus exposiciones ambos Embajadores se auxiliaron con un video que documentó claramente por el lado colombiano el maltrato a los colombianos y por el lado venezolano la denuncia sobre cuánto “negocio” se realizaba en la frontera.

El Embajador colombiano ante la OEA, Andrés González Díaz en la Sesión Extraordinaria solicitó convocar una reunión de Cancilleres de la OEA para encontrar una solución al conflicto. No logró sumar los votos necesarios. Los países opositores fueron: Ecuador, Haiti, Nicaragua, Bolivia y Venezuela. Se abstuvieron 11 países: Granada, Panamá, República Dominicana, San Cristobal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Antigua y Bermuda, Belice, Brasil y Argentina. A favor votaron: Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Paraguay, Perú, Santa Lucia, Bahamas, Uruguay, Barbados, Canadá, Chile y Colombia quienes respaldaron la petición.  Los opositores argumentaron “que los problemas internos de los países se deben resolver a través de la diplomacia de las partes involucradas”. Por su parte, Panamá manifestó que espera ser el mediador entre Colombia y Venezuela por el tema fronterizo.

Reflexión
En años se ha construido la vida irregular de la frontera colombo-venezolana, donde las instituciones venezolanas han estado siempre vigentes así como su aparato judicial que ha debido y podido poner orden en el tiempo a los indocumentados, a los ilegales, a los delincuentes cosa que no fue hecha o fue hecha ineficazmente. Los pobladores colombianos han estado bajo la jurisdicción del Estado Venezolano y bajo sus leyes. Las relaciones políticas y diplomáticas entre ambos países han estado siempre vigentes. El largo discurso del Presidente Maduro contiene mensajes que incitan el rechazo a Colombia, a su historia, a su política interna y lo hace común con su pueblo insertando un sentimiento de división, les quiere llegar a la “barriga”. La gente que ha sido deportada, lo hemos visto, no podían representar la tipología de la amenaza a Venezuela. Ha sido una acción de extrema fuerza con efectos políticos generando sentimientos encontrados pues los venezolanos son familia con los colombianos, más aún en la zona de frontera. Situación lamentable, difícil de reparar que sienta un mal precedente en la historia latinoamericana. Si había un problema de fondo y se puede entender, las fronteras se caracterizan por ser lugares limbo y las normas existen para ser aplicadas, las formas fueron totalmente abandonadas. La Patria grande la sacudió el delfín de Hugo Chavez.

Compartir
Artículo anteriorUn futuro con nosotros: incluidos
Artículo siguienteSave the Date! WOMEN, BUSINESS AND LAW 2016 REPORT LAUNCH. WEBINAR!
Isabel Recavarren
Peruana e Italiana. Jurista. Periodista. Abogada. Universidad Mayor de San Marcos. Master en Organismos Regionales e Internacionales de Desarrollo, Universidad de Piura. Master en Derecho y Economía de la Unión Europea-Universidad Statale di Milano. Doctor de Investigación en Derecho Internacional de la Economía-Universidad Luigi Bocconi. Fundadora: CEFIAL-UE y Panorámica Latinoamericana. Fundadora y Coordinadora del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer. Lema: El conocimiento genera desarrollo. Las personas con conocimiento constituyen el mejor recurso de una Nación.

1 Comentario

  1. Isabel hace un crudo y descarnado análisis de la profunda esquizofrenia que afecta al Presidente Maduro. Ve fantasmas y enemigos por todas partes. Esa enfermedad la han tenido cuanto dictador se ha instalado en el poder. Solo resta rezar para que la sanidad mental regrese a ese maravilloso país que es Venezuela. ¡Qué gran cosa es que Isabel nos ponga al día de estas atrocidades, ya que no lo hace la OEA ni ninguna de las democracias latinoamericanas, salvo la chilena, que ha dado a la publicidad la inquietud que esto le causa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here