Análisis de la renuncia del Director General de la OMC y el Sistema Multilateral de Comercio

0

No cabe duda que la decisión del Director General de la OMC, el brasileño Roberto Azevedo, de renunciar con un año de antelación al término oficial de su mandato, se inscribe en el contexto de debilitamiento progresivo de la organización, al que ha llevado la política de EE.UU. desde el comienzo de la administración Trump.

Este ha atacado y cuestionado sistemáticamente los tres pilares fundamentales que están en el origen y la razón de ser de la OMC: el sistema de solución de disputas y su órgano de apelación, que está paralizado por la negativa de EEUU a dar paso al nombramiento de los miembros mientras no se reforme el sistema, según sus parámetros, por cierto; el principio del trato especial y diferenciado, por el que los países miembros menos adelantados obtienen preferencias de trato en la normativa que rige el comercio internacional; y el principio de nación más favorecida, por el cual las preferencias otorgadas a un miembro, deben hacerse extensivas a los demás. La razón principal, obviamente, es China y su clasificación dentro de la OMC, que le permite seguir gozando de las ventajas con las que ingresó a la OMC hace 19 años, las que, según EEUU (y también según otros miembros) ya no le corresponderían dado su nivel de crecimiento y desarrollo actual.

Hay un trasfondo, también, evidenciado por la guerra comercial iniciada por Trump, que es la nueva realidad de la economía y el comercio internacional, en un entorno digital, y la disputa por la hegemonía en la transformación tecnológica.

Me consta, como ex embajador de Chile ante la OMC entre 2014 y 2018, de la gestión de Azevedo en lo institucional y lo político, por preservar el rol de la organización en el sistema multilateral de comercio, y sus ingentes esfuerzos por fortalecer este pilar fundamental de un comercio internacional basado en reglas que a todos, grandes y pequeños, dé garantías. Debemos tener claro que, sin un sistema multilateral que fije reglas en el comercio internacional, no será posible un desarrollo social, económico y medioambientalmente sustentable. Los objetivos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas no se van a lograr sin ello.

Desde Chile acompañamos y respaldamos sus esfuerzos, de manera permanente a través de la Misión de Chile en Ginebra, como mediante un respaldo político en su primera visita a Chile en 2014 y con la primera visita de un alto mandatario chileno a la OMC, la presidenta Bachelet. El trabajo de Roberto Azevedo al frente de la OMC dio importantes frutos para avanzar en el desarrollo del comercio internacional, especialmente en beneficio de los países menos adelantados y de las micro, pequeñas y medianas empresas, un importante Acuerdo de Facilitación del Comercio, la eliminación de los subsidios agrícolas de las grandes potencias, el avance en las negociaciones contra la pesca ilegal, la integración del comercio electrónico en las normas de la OMC, de las normas sobre licencias farmacéuticas, y muchos otros. Los países de economías en transición, como Chile, y los países menos adelantados, debemos estar muy agradecidos de su compromiso con el sistema. Su renuncia es explícita en señalar que deja el cargo un año antes, para que se tomen decisiones que permitan “encontrar el camino hacia los compromisos en la reunión ministerial de 2021 y dar forma a la dirección estratégica de la OMC en los meses y años siguientes”, lo que incluye “asegurar que el comercio contribuya a una recuperación económica global fuerte e inclusiva de la pandemia de COVID-19”.

Sin perjuicio de lo señalado, se debe reconocer también que la OMC fue creada hace 25 años, en un contexto global muy diferente al actual. Hoy tenemos nuevos y potentes actores en el comercio global, no sólo China sino el Asia en general, y hay países emergentes de la experiferia que se integran en las cadenas de valor y en los megamercados, gracias a la apertura que ha logrado el sistema desde el GATT (Acuerdo General de Aranceles y Tarifas), pero que hoy necesita adaptar sus reglas, y crear otras, a las nuevas formas de producción de bienes y servicios, necesidades crecientes y una ciudadanía mundial más consciente de sus derechos.

En los últimos años la OMC ha tratado de hacer esa reconversión, pero su sistema de toma de decisiones -por la unanimidad de 164 miembros- lo hace muy difícil. Hoy Azevedo deja el listón muy alto. Quien lo suceda tendrá por delante nada menos que la tarea de convencer a los miembros-clave -sobre todo a Estados Unidos (ojalá que en noviembre cante otro gallo), a China, la Unión Europea, Rusia y Japón- y a los países de renta media y los menos adelantados, de que ha llegado del momento de dar un salto cualitativo en la conformación del multilateralismo comercial del Siglo XXI. La crisis del COVID-19 puede ser un acicate para este convencimiento, y la próxima Conferencia Ministerial de la OMC de 2021 el momento para lanzar una ronda de negociaciones que lleva a ese puerto. Chile y América Latina deben hacer oir su voz, pero para eso, hay que integrarse. ¿Puede ser tan difícil?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here