Panamá debe intensificar las medidas para luchar contra la pesca ilegal

0

El valor global de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) se estima en 10-20 mil millones de euros por año. Cada año, entre 11 y 26 millones de toneladas de pescado, es decir, al menos el 15% de las capturas mundiales, se capturan ilegalmente. La UE es el mayor importador mundial de productos pesqueros y no puede aceptar dichos productos en su mercado.

La lucha contra la pesca INDNR es parte del compromiso de la UE de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14.4, es decir, poner fin a la pesca ilegal y garantizar el uso sostenible del mar y sus recursos. También es un pilar importante de la estrategia de gobernanza de los océanos de la UE, cuyo objetivo es mejorar la gobernanza internacional de los océanos.

Las acciones de la Comisión se basan en el Reglamento de la UE sobre la pesca INDNR, que entró en vigor en 2010. De conformidad con sus disposiciones, solo los productos de la pesca que han sido certificados como legales pueden acceder al mercado de la UE. El Reglamento también establece mecanismos específicos de diálogo con los países que no cumplen con sus obligaciones como Estados del pabellón, costeros, portuarios y de mercado de conformidad con el derecho internacional. El objetivo principal de estos diálogos es rectificar las deficiencias existentes, a través del apoyo apropiado a los terceros países interesados. Por lo tanto, a menudo conducen a tener socios nuevos y comprometidos en la lucha contra la pesca INDNR.

Desde noviembre de 2012, la Comisión inició diálogos formales con 25 terceros países, es decir, les advirtió oficialmente de la necesidad de tomar medidas efectivas para luchar contra la pesca INDNR (tarjeta amarilla). En la mayoría de los casos, se observó un progreso significativo y, por lo tanto, la Comisión pudo cerrar satisfactoriamente la fase de diálogo formal y otorgarles una tarjeta verde. Solo unos pocos países no han mostrado el compromiso necesario con las reformas hasta ahora. Como resultado, los productos de la pesca capturados por sus buques no pueden importarse a la UE (tarjeta roja).

 

Panamá ha sido notificada

La Comisión Europea ha notificado a la República de Panamá sobre el riesgo de ser identificado como un país que no coopera en la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR).

La República de Panamá ya había recibido una tarjeta amarilla en noviembre de 2012, que luego se levantó en octubre de 2014.

La comisaria de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, dijo: “La decisión de hoy confirma nuestra determinación de mantener la lucha contra la pesca INDNR en lo alto de la agenda de la Comisión Europea y de garantizar que los resultados logrados en virtud del Reglamento INDNR  sean duraderos. Esperamos que las autoridades de Panamá intensifiquen rápidamente sus esfuerzos e implementen las medidas necesarias para demostrar su compromiso en la lucha contra la pesca INDNR. La lucha contra la pesca ilegal ha sido una parte fundamental de la acción de la UE para mejorar la gobernanza de los océanos en los últimos diez años, y esta Comisión continuará nuestra lucha contra la pesca INDNR con un enfoque de tolerancia cero”.

La tarjeta amarilla es una advertencia y ofrece a Panamá la oportunidad de reaccionar y tomar medidas para rectificar la situación en un plazo razonable.

Con esta medida se alienta a Panamá a intensificar sus acciones para garantizar un control adecuado sobre las actividades de sus buques para evitar y disuadirlos de participar o apoyar la pesca INDNR. En este sentido, Panamá debe garantizar un monitoreo efectivo de las actividades de sus embarcaciones pesqueras y relacionadas con la pesca y una implementación adecuada de su sistema de aplicación y sanción. Debe garantizar la aplicación adecuada del Acuerdo de medidas del Estado rector del puerto para evitar que los peces derivados de las actividades de pesca INDNR lleguen a su mercado u otros, y disuadir a los buques de pesca INDNR de recibir servicios portuarios. Un control adecuado de la actividad de las plantas de procesamiento, especialmente las que exportan a la UE, es de suma importancia.

 

Fotos: Captura de imagen de Kenyke Panamá; laestrella.com.pa; elsiglo.com.pa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here