Pdte. Lenin Moreno a la Alianza del Pacífico

0
190

En Lima, el 6 de julio, durante la XIV Cumbre de la Alianza del Pacífico, el presidente Lenin Moreno, dirigió la siguientes palabras a sus homologos de Colombia, Chile, México y Perú.

“El mundo se ha configurado en grandes bloques geoeconómicos, lo que nos exige consolidar grupos como la Alianza del Pacífico. Hay diversos lazos que pasan por ser cultural, histórico y sociales, que unen a las naciones bañadas por el Pacífico. Y, además, compartimos vínculos comerciales de cercanía e interacción desde hace décadas, por no decir siglos. Ecuador fue invitado a formar parte de esta Alianza desde sus inicios. Lamentablemente -como bien lo decía el presidente Martín Vizcarra-, aquello no ocurrió por motivos que no viene al caso mencionar, y que en forma particular prefiero olvidar.

Hoy, en mi país vivimos nuevos tiempos, con mayores libertades en todos los sentidos; con una auténtica democracia y con una gran imagen y mayor confianza internacionales. Por ello, puedo asegurar que el gobierno y los sectores productivos de Ecuador, asumimos con responsabilidad los retos de sumarnos como Estado Asociado de la Alianza del Pacífico. Sobra decir que fortalecer y expandir las relaciones existentes, es una oportunidad para generar más riqueza, más inversión, más empleo y, sobre todo, más bienestar para todos. Los acuerdos comerciales bilaterales suscritos con Colombia, Perú, Chile y México, son ya una base sólida que facilita nuestra conexión con el proceso integrador de la Alianza.

Apreciamos sobremanera esta vinculación, porque es una proyección al resto del mundo, en especial hacia la Cuenca del Pacífico y Asia.

Queridos colegas:
Ecuador tiene las rosas más bellas del planeta, el mejor cacao fino de aroma del mundo. El camarón, el atún y el banano más sabrosos del mundo. Perdónenme que sea poco modesto en este caso, pero es la verdad. Hemos sido bendecidos con recursos valiosos como petróleo, oro, cobre. Y como si no fuera suficiente, tenemos una extraordinaria riqueza cultural y, comparativamente, la mayor megadiversidad del planeta. Vemos en la Alianza del Pacífico una oportunidad magnífica para ampliar no solo nuestra producción, sino también nuestras exportaciones hacia el mundo.

Esto se traducirá en beneficio de millones de personas. Hermanas y hermanos que han puesto en nosotros su confianza y su esperanza de tener tiempos mejores. Conozco y agradezco su disposición para que, en esta Cumbre, se pueda confirmar el pronto inicio de las negociaciones que llevarán a incorporar a Ecuador como Miembro Asociado.

Estamos en capacidad de acceder a cada sección del Protocolo Adicional, cumpliendo plenamente los compromisos del esquema de integración. Tenemos acuerdos suscritos de manera bilateral con todos ustedes, que son una base sólida para nuestra integración a la Alianza y consolidar, de esta manera, la sección occidental de la Cuenca del Pacífico. Y nos permitiría avanzar juntos, como hermanos que somos, hacia los mercados del mundo.

Queridos amigos, compañeros presidentes:
Esta Alianza es un proceso innovador. Aúna la voluntad de los Estados y del sector privado en beneficio del desarrollo regional. Hoy, ese es el mejor mecanismo para construir el presente y el futuro de prosperidad que nuestros pueblos anhelan, y que sin duda alguna merecen también. Para ello, insisto, tenemos que garantizar una vigorosa presencia latinoamericana en el competitivo mundo de los grandes bloques geoeconómicos y políticos.

Queridos amigos de Perú, Chile, Colombia y México:
Somos compatriotas de una misma nación. Nos conocemos desde siempre. Porque hemos sido formados con las mismas lenguas, similares valores. Tenemos historias, pueblos y trayectorias comunes. Somos indígenas, afros, mestizos. Sin duda, también hemos llorado y festejado, simultáneamente, a lo largo de la historia. Todo está dado, todo está listo para que podamos emprender en una Alianza con perspectiva integral, de largo aliento, que crecerá exponencialmente si la hacemos entre todos. El poeta Serrat dice una frase muy bonita, en una canción dedicada a su hija, Paloma, invitándole a que disfrute del amanecer y que ayude a construir el nuevo día. Dice: “Todo está listo, el agua, el sol y el barro, pero si falta usted, no habrá milagro”. No podemos faltar, entonces, para que el milagro sea completo. Reciban el abrazo grande y cálido, como el sol equinoccial, de un pueblo que los espera siempre en la Mitad del Mundo, que es la casa de ustedes, siempre.

Muchísimas gracias.

LENÍN MORENO GARCÉS
Presidente Constitucional de la República del Ecuador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here