La gente y el planeta Primero: el imperativo de cambiar de rumbo

0

La Encíclica “Laudato Sí” será el centro de la Conferencia Internacional que tendrá lugar en el Vaticano el 2 y 3 de julio. El Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz con el CIDSE, la alianza internacional de 17 organizaciones católicas de desarrollo, se han reunido en la Conferencia que lleva por titulo “La gente y el planeta Primero: el imperativo de cambiar de rumbo”, una Conferencia centrada en el cambio climático.

Como sostiene el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, “el primer objetivo que se persigue está claramente indicado: “People and Planet” – no una o la otra, no uno a expensas del otro”.

Como en todos los cambios que estamos viviendo la pregunta central es ¿qué estamos dejando a las futuras generaciones? seguramente no deseamos dejarles un lugar invivible ni una sociedad caótica sin puntos claros de referencia.

 

En Laudato si ‘, el Santo Padre afirma claramente que el cambio climático es uno de los principales desafíos que enfrenta la humanidad en nuestros días. Se reconoce un muy sólido consenso científico sobre el calentamiento perturbador del sistema climático. Esto es principalmente el resultado de la actividad humana, es decir, el uso intensivo y creciente de combustibles fósiles.

DSCN9872

Como señala el Cardenal Turkson “lamentando el fracaso de las últimas cumbres mundiales sobre el medio ambiente, el Santo Padre hace un llamamiento urgente a los acuerdos internacionales vinculantes para detener el cambio climático. Él da muchos ejemplos, en diferentes niveles, de lo que se puede hacer para “invertir la tendencia del calentamiento global” (168, 175) y “para reducir algunos de los efectos negativos del cambio climático” (26). Él reza a Dios por un resultado favorable a las próximas discusiones (169). También señala que los países más pobres necesitarán asistencia financiera y de otro tipo (172)“.  Prosigue “el mayor obstáculo para el “imperativo de cambiar de rumbo” no es económico, científico o incluso tecnológica, sino más bien dentro de nuestras mentes y corazones. “La misma mentalidad que se sitúa en el camino de la toma de decisiones radicales para invertir la tendencia de calentamiento global también está en el camino de lograr el objetivo de eliminar la pobreza. Se necesita un enfoque global más responsable para hacer frente a ambos problemas: la reducción de la contaminación y el desarrollo de los países y regiones más pobres “(175).

Ha sido invitada Naomi Klein quien desde la Sala de Prensa del Vaticano señala que “Laudato Si ‘no sólo es una enseñanza para el mundo católico, sino para “toda persona que vive en este planeta.” Y puedo decir que como feminista judía laica estoy muy sorprendida haber sido invitada al Vaticano”.

Ella analiza la actitud del hombre frente a la teoría de Descartes de sentirse Dioses del Universo, esto acompañado de un desarrollo y avances científicos en los últimos 400 años,  ha hecho sentir al hombre  “amos y poseedores”, “como Dios siempre había querido”.

Sin embargo, ella sostiene, que luego de haber dado rienda suelta a nuestra imaginación y construcción del “desarrollo”,  “nos enfrentamos a la realidad de que no éramos el maestro, no ese jefe -y que estamos desatando fuerzas naturales que son mucho más poderosas de nuestras ingeniosas máquinas. Podemos salvarnos a nosotros mismos, pero sólo si dejamos de lado el mito de la dominación y la maestría, aprender a trabajar con la naturaleza -respetando el aprovechamiento de su capacidad intrínseca para la renovación y la regeneración”. como señala Papa Francisco: “Nada en este mundo es indiferente a nosotros.”

Naomi Klein considera que no podía ser más oportuno el viaje de Papa Francisco a los Estados Unidos este septiembre, donde los políticos tienen al frente la Biblia para oponerse a la acción climática, agregando “como la encíclica señala acertadamente, la negación toma muchas formas. Y hay muchos en todo el espectro político y en todo el mundo que aceptan la ciencia, pero rechazan las implicaciones difíciles de la ciencia”. He pasado las últimas dos semanas de leer cientos de reacciones a la encíclica. Y aunque la respuesta ha sido abrumadoramente positiva, he notado un tema común entre las críticas. Papa Francisco puede ser justo en la ciencia e incluso en la moralidad, pero él debe dejar la economía y la política a los expertos.

DSC_0143

Yo estoy enérgicamente en desacuerdo. La verdad es que hemos llegado a este lugar peligroso en parte porque muchos de esos expertos económicos nos han fallado gravemente, blandiendo sus poderosas habilidades tecnocráticos sin sabiduría. Produjeron modelos que colocan escandalosamente poco valor a la vida humana, sobre todo en la vida de los pobres, y se colocan valor descomunal en la protección de los beneficios empresariales y el crecimiento económico.

Ese sistema de valores deformado es cómo terminamos con los mercados de carbono ineficaces en lugar de fuertes impuestos sobre el carbono y regalías de los combustibles fósiles. Es la forma en que terminamos con un objetivo de temperatura de 2 grados que permitiría a naciones enteras desaparezcan – simplemente porque su PIB se consideraron suficientemente grande.

En un mundo donde el beneficio se pone constantemente entre las personas y el planeta, la economía del clima tiene mucho que ver con la ética y la moral. Porque si estamos de acuerdo que pone en peligro la vida en la tierra es una crisis moral, entonces nos corresponde  actuar como tal.

 

En la marcha de Nueva York  por la justicia climática 400 mil personas marcharon bajo el lema “Para cambiar todo, necesitamos a todos”.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here