Se ponen las bases para el marco de control de las inversiones

0

La UE tiene uno de los regímenes en materia de inversiones más abiertos del mundo, como reconoce la OCDE en su índice de restricción de las inversiones. La UE es el principal destino de la inversión extranjera directa en el mundo: el volumen de las inversiones extranjeras directas en manos de inversores de terceros países en la UE ascendió a 6,295 millones de euros a finales de 2017.

En la actualidad, catorce Estados miembros cuentan con mecanismos nacionales de control. Aunque pueden diferir en su diseño y alcance, comparten el mismo objetivo de preservar la seguridad y el orden público a nivel nacional. Varios Estados miembros están reformando sus mecanismos de control o adoptando otros nuevos.

Paralelamente a esta propuesta, los servicios de la Comisión están finalizando un análisis detallado de la inversión extranjera directa en la UE. La Comisión también ha creado un grupo de coordinación con los Estados miembros para contribuir a determinar las preocupaciones y las soluciones estratégicas conjuntas en el ámbito de la inversión extranjera directa.

La propuesta de crear el primer marco a escala de la UE para controlar las inversiones extranjeras directas fue desvelada por el presidente Juncker durante el discurso sobre el estado de la Unión de 2017. El texto aprobado por el Parlamento es el resultado de las conversaciones a tres bandas entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión, que finalizaron el 20 de noviembre de 2018.

El marco europeo para el control de las inversiones extranjeras directas permitirá a los Estados miembros y a la Comisión cooperar e intercambiar información sobre las inversiones procedentes de terceros países que puedan afectar a la seguridad o al orden público en la UE.

El nuevo marco prevé:

crea un mecanismo de cooperación en el que los Estados miembros y la Comisión podrán intercambiar información y comunicar las dudas que les plantean determinadas inversiones específicas;

– permite a la Comisión emitir dictámenes cuando una inversión suponga una amenaza para la seguridad o el orden público de más de un Estado miembro, o cuando una inversión pueda socavar un proyecto o un programa de interés para el conjunto de la UE, como Horizonte 2020 o Galileo;

– fomenta la cooperación internacional en materia de control de las inversiones, incluido el intercambio de experiencias, buenas prácticas e información sobre cuestiones de interés común;

– establece determinados requisitos para los Estados miembros que deseen mantener o adoptar un mecanismo de control a nivel nacional; además, los Estados miembros siguen teniendo la última palabra para decidir si una determinada operación de inversión debe autorizarse o no en su territorio;

– tiene en cuenta la necesidad de operar con plazos cortos que respondan a las necesidades de las empresas y respetando unas estrictas condiciones de confidencialidad.

El Reglamento entrará en vigor una vez que el Consejo también lo apruebe. A continuación, los Estados miembros y la Comisión dispondrán de dieciocho meses para establecer las disposiciones necesarias para el funcionamiento del nuevo mecanismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here