Perú refuerza CONCYTEC

0
121

 La pandemia que ahora azota a la humanidad  ha provocado un escenario sin precedentes que  genera desafíos en todas las esferas de la sociedad. “Cómo sanar un mundo herido: “El poder del arte como motor de transformación social en la era pospandémica”. Es el título que sintetiza la iniciativa de la banca de desarrollo de  los Estados de América, que se realizará entre abril y mayo del 2021, en español e inglés.

La “Encuesta sobre el impacto del COVID-19 en los museos  iberoamericanos”—a  la  que  respondieron  434  instituciones de 18 países— muestra que el 50% de las industrias creativas y culturales  tuvo  que  ajustar  sus  actividades  en  respuesta  a  las  medidas restrictivas, y el 60% de ellas se vio obligado a despedir a una parte importante  de  su  personal. 

El manifiesto de una Cumbre extraordinaria” reunirá a líderes culturales, artistas y expertos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el apoyo de una red de instituciones de América Latina y el Caribe.  El encuentro busca resaltar el rol del arte y la cultura como parte de la solución a estos desafíos.

Durante el 2020, la Red Latinoamericana de Agencias de Innovación (RELAI)  que aglutina  13 agencias de innovación de 13 países de  LAC y la Red Europea de Agencias de Innovación (TAFTIE), integrada por 32 organizaciones de 28 países de Europa, realizaron dos encuestas. Se pudo observar cómo las agencias de innovación han comenzado a centrar su atención en las medidas de recuperación económica a más largo plazo. La situación que se vive  ha requerido que muchas agencias que apoyan la innovación empresarial adapten su forma de trabajar para ser más ágiles en su gestión. Tanto en América Latina como en Europa, la pandemia ha acelerado la digitalización del funcionamiento de muchas agencias de innovación.

A nivel intergubernamental, se están desarrollando nuevos datos y mecanismos de evaluación para comprender rápidamente el impacto de las nuevas medidas que se han implementado para apoyar el crecimiento empresarial y la innovación durante la pandemia.

Especialistas del BID y autores invitados hablan de la “i”, de innovación, de ideas, de inspiración, de inversión y de su implicancia en las políticas públicas. Porque innovar mediante la ciencia, la tecnología, la creatividad y el emprendimiento transformará la productividad y la calidad de vida de América Latina y el Caribe en la era digital.

En el Perú, su  Comisión Multisectorial de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), creada en este año tiene la finalidad de realizar el seguimiento y fiscalización del cumplimiento  de los objetivos de la Política Nacional  y de emitir orientaciones de alto nivel para la actualización de esta política, a fin de alcanzar la visión estratégica en CTI del país que incluye a doce ministerios.

En el Perú existe un enorme déficit. Durante los 25 años finales del siglo pasado se invirtió prácticamente nada de ciencia y tecnología y la recuperación de este sector se inició a mediados del segundo decenio de este siglo. Este país de 34 millones de habitantes el continúa en la zaga en cuanto a la inversión en CTI, con aproximadamente el 0.12% de su PBI, frente al promedio de América Latina, que es cinco veces superior.  El Perú debería tener alrededor de 23,000 doctores de alto nivel científico y que solo cuenta con 5000. Sus agencias PROCIENCIA y PROINNOVATE, recientemente creadas brindarán una estructura capaz de movilizar y apoyar el desarrollo científico y tecnológico, así como mejorar el uso de recursos de inversión y de capacidades humanas.