El sentir del Presidente Tusk sobre Estonia

0
1361
Estonian flags floating

En la ceremonia de inicio del próximo semestre de presidencia de la Unión europea, la cual será llevada  por Estonia, el Presidente Tusk, polaco de origen manifestó lo siguiente:  “Era el otoño de 1980. La revolución de Solidaridad acababa de comenzar en Polonia. Recuerdo como si fuera hoy, cuando en uno de los muchos rallyes, alguien leyó la electrizante noticia: en Tallin el pueblo ha salido a la calle. “Este es el comienzo del fin del imperio soviético”, afirmó alguien demasiado optimista. Ese fue mi primer encuentro con Estonia. Ni siquiera pueden imaginar lo que significó para nosotros, los polacos, el hecho de que no estábamos solos.

Pero fue ocho años más tarde cuando realmente me enamoré de Estonia, en el momento de la Revolución Cantada. Nunca antes -y nunca después- había visto algo tan emocionante en la vida pública. Tan poderoso y pacífico al mismo tiempo. La fuerza de la solidaridad, de la unidad y de la libertad se reveló en las imágenes, que hasta el día de hoy me llevan a las lágrimas. He sabido desde entonces que la gente que se toma de las manos puede ser más fuerte que la gente que sostiene armas. En mi vida he visto muchas revoluciones y rebeliones masivas, en algunas he participado, pero tengo que admitir que fue tu revolución la que conectó perfectamente las tres dimensiones: ética, estética y pragmática. Hiciste lo que necesitabas hacer de manera justa, linda y eficaz.

You didn’t cease to amaze me also later. For my political environment, which initiated the reforms in Poland at the beginning of the 1990s, you became an example of unprecedented courage in transforming the economic and financial reality. You were ambitious and extremely hard-working.

No dejaron de sorprenderme también más tarde. Para mi entorno político, que inició las reformas en Polonia a principios de los años noventa, se convirtió en un ejemplo de valor sin precedentes para transformar la realidad económica y financiera. Eras ambicioso y extremadamente trabajador.

Y es por eso que hasta hoy sigue siendo un símbolo de éxito en el difícil proceso de abandonar el comunismo. Su política fiscal visionaria, su disciplina presupuestaria, el manejo de la crisis en 2010 y la adopción de la moneda común, han hecho de Estonia un modelo a seguir para la región y más allá.

Lo que ha hecho una impresión igualmente fuerte en el resto de Europa más recientemente, es su determinación y creatividad en la realización del vasto proyecto de digitalización. Estonia se ha convertido en un ejemplo a seguir para todos los europeos con aspiraciones. Y hoy podemos fácilmente llamar a su país el líder de la revolución de TI a escala global. Estarías tentado a preguntar: ¿cómo es posible que tan pocas personas hayan logrado tanto?

La Unión Europea no se ocupa de procedimientos ni de burocracia. Es el proyecto político más ambicioso de la historia de Europa. Y la Presidencia que acaba de asumir no es sólo una tarea de organización para los funcionarios. La Presidencia es su liderazgo colectivo en estos tiempos difíciles, pero también esperanzadores. A lo largo de años de arduo trabajo y sacrificio, ustedes han establecido autoridad y una reputación para ustedes mismos, que proporcionan un buen mandato para tal liderazgo.

Cuando pienso en Estonia, pienso en Paul Keres y Arvo Pärt, Carmen Kass y Kelly Sildaru, símbolos de talento, sabiduría, belleza y energía. Y no tengo ninguna duda de que esto es exactamente lo que reflejará su Presidencia. Y entiendo cada vez más por qué canta su himno nacional con tanto orgullo:

Mu isamaa, mu õnn ja rõõm,
Kui kaunis oled sa!

My native land, my joy and delight,
How fair thou art and bright!