Donald Tusk, un buen conductor de la transición europea

0
1332
Donald Tusk, President of European Council during the signature of the Rome Declaration in occasion of Celebrations of the 60th anniversary of the Treaties of Rome, in the Palazzo dei Conservatori, Sala degli Orazi e dei Curiazi, Rome 25 march 2017.

Ha durado tres días el Congreso del PPE, Partido Popular Europeo, el partido más amplio y sólido que se mantiene por años unido en el quehacer europeo.  Desde 1999 es el partido más grande de la UE, a la fecha tiene 14 Jefes de gobierno, 3 presidentes de la UE y otros 5 han surgido de su base. El último exitoso nombramiento ha sido el del italiano Antonio Tajani, desde hace dos meses es presidente del Parlamento Europeo.

Donal Tusk, estuvo presente en Malta donde se celebró el Congreso, Tusk se prefila cada vez más como un hombre de recomposición de la Unión europea, su aparente fragilidad característica que comparte con el anterior Presidente del Consejo Van Rumpuy, se contradice su sólido carácter manifestado en esos últimos tiempos. De origen polaco, político por vocación, profesor universitario, de tendencia liberal está encauzando la Unión europea en un momento bastante delicado. La salida de Reino Unido con las dificultades de tratar los compromisos financieros que este país no quiere asumir, así como, en estos momentos de unidad, constatar las alianza del Grupo Visegrád o V4, del cual hacen parte Checoslovaquia. Hungria, Eslovaquia y Polonia, este Grupo tiene su origen en 1,335. Precisamente, Polonia,  país de origen de Tusk,  fue el único miembro de la Unión europea que no lo ratificó en su segundo mandato a la cabeza del Consejo.

En Roma, con motivo del 60º Aniversario de la firma de los Tratados, manifestó “Europa como entidad política se unirá o no lo será. Sólo una Europa unida puede ser una Europa soberana en relación con el resto del mundo. Y sólo una Europa soberana garantiza la independencia de sus naciones, garantiza la libertad de sus ciudadanos, la unidad de Europa no es un modelo burocrático, sino un conjunto de valores comunes y de normas democráticas. Es mucho más importante que todos respetemos nuestras normas comunes, como los derechos humanos y las libertades civiles, la libertad de expresión y la libertad de reunión, los controles y equilibrios y el Estado de derecho. Nuestra unidad “.

“There is no reason to pretend this is a happy day, neither in Brussels, nor in London. After all, most Europeans, including almost half the British voters wish that we stay together, not drift appart. As for me I will not pretend that i am happy today.” says European Council President Donald Tusk. .

Esta semana se confirmó la BREXIT, inevitable fue la llegada a Bruselas de la carta entregada a mano al Presidente Donald Tusk donde la Primer Ministro Theresa May, invoca el artículo 50. Ante inútiles festejos ingleses en la puerta de la sede de la Comisión europea, fue un día triste, después de todo el inglés es una de las lenguas oficiales de la Unión europea gracias a los ingleses y su influencia en las políticas comunitarias ha sido notable. Habrá que desmantelar esa estructura inglesa y dar paso a un reforzamiento de la comunidad de 27, que Tusk considera una comunidad “más decidida y unida que antes”, en realidad más parece una exhortación, pero él, que pertenece a dos mundos, puede constituir la unión ante la falta de países líderes, estamos ante elecciones precisamente en los países fundadores, todo se está moviendo.

En Malta, Tusk declaró que la clave de nuestro futuro está en la unidad y la soberanía de Europa, un concepto dificil de aceptar para algunos, hace unos años atrás se concebia la Unión europea como un acuerdo supraestatal y no precisamente contemplaba alguna cesión de soberanía. Es esa transformacón que se está dando en estos tiempos, ante una crisis económica que da señales de estar terminando, ante aún una persistente escasez de trabajo, las continuas migraciones, las solicitudes de refugiados y los actos terroristas que a diario se detienen po el trabajo policial, es una puesta a prueba de la solidez y creatividad de quienes llevan adelante el proceso comunitario, no es tema de un sólo país, todo está entretejido, deben actuar juntos.

Donald Tusk, President of European Council during the signature of the Rome Declaration in occasion of Celebrations of the 60th anniversary of the Treaties of Rome, in the Palazzo dei Conservatori, Sala degli Orazi e dei Curiazi, Rome 25 march 2017.

Por ello Tusk, exhorta y declara que una Unión europea fuerte, capaz de ser soberana en relación con el mundo exterior, capaz de proteger sus valores y cultura, capaz de proteger su frontera exterior, es la mejor y quizá la única garantía de la soberanía nacional y estatal.” …… Para los patriotas racionales y responsables que quieren mantener la soberanía y la independencia de sus naciones y estados, no hay alternativa a una Europa unida y soberana.”

Habla de un patriorismo moderno que está lejos del populismo, de los nacionalismos y de los patriorismos que sólo debilitan la UE. Por lo que “palabras como seguridad, soberanía, dignidad y orgullo deben volver a nuestro diccionario político.” 

Puntualiza que en primer lugar, no hay contradicción entre la democracia liberal y la necesidad de orden y seguridad. Sólo las sociedades libres y respetuosas de la ley pueden ser verdaderamente seguras.

En segundo lugar, no hay contradicción entre una Europa integrada y soberana en relación con el mundo exterior y la independencia de nuestras naciones y países. Todo lo contrario: cuanto más Europa está unida, más soberana es, y por lo tanto capaz de proteger naciones soberanas.

En tercer lugar, la moderación, el sentido común y el racionalismo político no están en contradicción con la fuerza, el coraje y la determinación. La gente quiere autoridad lo cual es sabio, moral y fuerte al mismo tiempo. Y este es el papel correcto, que Tusk asigna para el PPE.