Bolivia: la pandemia como estrategia para mantenerse en el poder

0

Las ultraderechas latinoamericanas han sido capaces de darse cuenta del dinamismo de los escenarios golpistas en América Latina: ya no sirven las dictaduras de profetas armados, (lo eran Pinochet y Videla…), como tampoco los golpes jurídicos mediáticos, (como el que se dio contra Dilma Rousseff, en Brasil, y contra Fernando Lugo, en Paraguay), ahora aparece como un gran aliado el Covid-19, utilizado para suspender elecciones presidenciales y parlamentarias, con el objetivo de perpetuarse en el poder.

Nicolás Maquiavelo fue contemporáneo Giacomo Savonarola, y a pesar del apoyo de sus bambinos, que golpeaban y asesinaban a prostitutas y pecadores, y a los anuncios del fin del mundo que se concretaron en la invasión del rey de Francia a Florencia y Nápoles, Savonarola fue quemado en la Plaza de la Señoría, de Florencia, a quien Maquiavelo llamó “el profeta desarmado”, (según este pensador, los profetas desarmados nunca podrán triunfar).

Más actual, los gobiernos de Estados Unidos y Colombia saben bien que “profetas”, así no merecieran el nombre de tales, (Guaidó, en Venezuela, Yanine Añes, en Bolivia…), necesitan del apoyo de las Fuerzas Armadas para hacerse del poder y mantenerse en él. En el caso de Venezuela el camino que se proponían consistía en dividir a las Fuerzas Armadas, (incluso, tratando de comprar al general Padrino López), luego, sacar del poder a Nicolás Maduro, (“el usurpador” según la derecha), y convocar a elecciones libres. Pero este plan le resultó a Juan Guaidó un verdadero desastre, pues fue descubierto en compañía de paramilitares, (las fotos lo prueban), en actos de corrupción. Guaidó, despojado de popularidad, sólo ostenta ahora el cargo de presidente de la Asamblea Nacional.

Por otra parte, Donald Trump, con “singular” olfato, captó que Guaidó era un político de segunda categoría, incapaz de unir a la oposición, por consiguiente, ha decidido abandonar, (al menos por ahora), el plan de invadir Venezuela, estrategia que coincidió con la salida del Consejero de Seguridad Nacional, John Bolton.

En Bolivia, la estrategia de Estados Unidos en Venezuela de sacar a Maduro, ha dado mejores resultados que su ensayo en Venezuela, pues las Fuerzas Armadas y la Policía se unieron para pedir a Morales que hiciera el favor de dejar el poder, petición a la cual se vio forzado a acceder, y Morales no tenía en su mente convertirse en un Salvador Allende al inmolarse frente al fascismo. (Antes, Fidel Castro le había indicado a Hugo Chávez que se abstuviera de imitar a Salvador Allende cuando estuvo derrocado, durante unos pocos días, por los militares).

Yanine Áñez asumió el poder en forma provisoria, jurando ante la biblia y, a su vez, humillando la bandera de los pueblos indígenas.

Nuevamente el pueblo, actuando como “profeta desarmado”, no ha logrado expulsar a la usurpadora Presidenta de facto, así la espontaneidad luxemburguista sea necesaria para usar una estrategia popular de ocupación de calles y carreteras, con el fin de paralizar el país, sin embargo, es preciso quebrar el monopolio de las armas que caracteriza al Estado, a fin de derrocar al gobierno de facto.

La Presidenta Áñez, si bien aprobó el primer paso, (derrocamiento de Evo Morales), le falta el segundo en que las elecciones, sobre la base de la astucia, pueda instalar en el poder a un candidato ultraderechista. Este paso, a todas luces, parece imposible, pues la derecha está dividida Camaño, Mesa, Añes, Quirooga, Mejia, Chi Yung Chung y, por lógica, el candidato del MAS, Luis Arce, (Partido de Morales), tendría todas las de ganar.

El Consejo Nacional Electoral, pretextando los estragos que está dejando la pandemia, ya ha postergado cuatro veces la fecha de las elecciones de Presidente, Vicepresidente, Cámara y Senado. (Las dos últimas tentativas, la del 7 de septiembre ha sido postergada para el 8 de octubre).

Según Maquiavelo, el zorro debe tener la habilidad para desarmar las trampas puestas por el destino y por el enemigo. El dúo Áñez – Murillo, (este último Ministro de la Gobernación), ha demostrado carecer de las cualidades – astucia e inteligencia – atribuidas a los zorros, y sólo le restan las del león, en manos de las Fuerzas Armadas y Policía que, para defender el territorio tienen garras y dientes muy afilados, pero sólo pueden recurrir a las masacres en contra de los ciudadanos, es decir, a la muerte que es el centro de toda coerción estatal.

Hasta ahora, está claro que el gobierno de Áñez no está dispuesto a entregar el poder, en consecuencia, actúa como si aún le restaran varios años para llegar “al fin del mandato”. Actualmente está solicitando un crédito al Fondo Monetario Internacional saltándose la Constitución, que exige que el endeudamiento deberá ser aprobado por ambas Cámaras legislativas. A su vez, el Ministro Murillo amenaza a quienes han copado las carreteras, y que según la estrategia de Tupac Kakatari, se propone encerrar la ciudad de La Paz y, de esta manera, vencer a los sitiados. 

Bolivia, que en los sucesivos gobiernos de Evo Morales tenía un crecimiento del PIB del 5%, hoy está devastada por la hambruna, hacinamiento y muertos en las calles, especialmente a causa de la pandemia y escasez de hospitales e infraestructura.

Es tan grave la situación de este país que un ciudadano particular ofrece hornos crematorios, previo pago de una suma importante de dinero.                           

La estrategia de Trump de expulsar al usurpador, llamar a elecciones, controladas supuestamente libres e instalar un gobierno de ultraderecha está dando exiguos resultados en América Latina: Jair Bolsonaro, por ejemplo, a la larga terminará expulsado del poder, y lo mismo puede ocurrir con la derecha boliviana. A su vez, Sebastián Piñera, Iván Duque …, (amigos y aliados de Donald Trump) se hallan en la cuerda floja; Piñera, por el despertar del letargo ciudadano a partir del 18-0, y Duque por la prisión de su mentor, Álvaro Uribe Vélez.

Por mucho que se ame o se odie a Maquiavelo, la historia ha probado que tiene la razón en el sentido de que todos los “profetas desarmados” están condenados, más temprano que tarde, a la derrota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here