Las articulaciones internacionales en favor de Venezuela

0
207

Los Ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Lima, conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, se reunieron el 6 de junio de los corrientes en la ciudad de Guatemala.

En su declaración condenaron enérgicamente los sistemáticos ataques del régimen ilegítimo y dictatorial de Nicolás Maduro contra la Asamblea Nacional de Venezuela, rechazaron el anuncio de convocar a elecciones legislativas anticipadas y reiteran su más firme apoyo al cese de la usurpación, respaldan el establecimiento de un gobierno de transición y la celebración de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes.

Afirmaron  la importancia de profundizar gestiones con aquellos países que aún apoyan al régimen ilegitimo de Nicolás Maduro, en particular con Rusia, China, Cuba y Turquía, urgiéndoles a ser parte de la solución de una crisis que tiene un impacto creciente en la región.

Reiteraron la denuncia a Nicolás Maduro y su régimen ilegítimo, responsabilizándolo como únicos responsables de la situación humanitaria cada vez más grave del pueblo venezolano, alertando, además,  sobre la intensificación del éxodo masivo de venezolanos ocasionado por su régimen ilegítimo.

Pidieron a la comunidad internacional tomar acciones ante el creciente involucramiento del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en distintas formas de corrupción, narcotráfico y delincuencia organizada transnacional que implica a sus familiares y testaferros, así como el amparo que otorga a la presencia de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales en territorio venezolano y el impacto en la región de sus actividades. 

Foto: Grupo de Lima reunido en Guatemala el 6 de Junio 2019.

Con relación a la reunión del Grupo del Grupo Internacional de Contacto, celebrada el 3 de junio de 2019, manifestaron su disposición a continuar con las coordinaciones.

Por su parte, los miembros del Grupo de contacto internacional (ICG) aceptaron la solicitud de la República de Panamá para unirse al ICG. Consideran que la decisión de Panamá de unirse al Grupo de contacto es una prueba más de un creciente consenso internacional en torno a la necesidad de una solución pacífica, incluida la organización de elecciones presidenciales libres y transparentes, como la única forma de salir del empeoramiento de la crisis política, económica y humanitaria que ha estado afectando a Venezuela y cuyos efectos están afectando a muchos países de la región.

El Grupo de Contacto Internacional ahora reúne a Bolivia, Costa Rica, Ecuador, la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia, el Reino Unido y Uruguay en un esfuerzo común para fomentar el apoyo a un Salir pacíficamente y democráticamente de la crisis en Venezuela y facilitar el acceso y aumento de la ayuda humanitaria a ese país.

Ante la reunión odierna del Grupo de Lima en Buenos Aires, Argentina.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, sostuvo que el Grupo de Lima al igual que la oposición venezolana son unos expertos en fracasos, haciendo referencia que a pesar de sus reuniones nunca han llegado a nada.

Agregó “que los países que conforman este grupo en su mayoría tienen muchos más problemas que Venezuela e hizo un llamado al análisis, preguntando a la colectividad cuáles han sido los éxitos del Grupo de Lima”.

Por otro lado, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergey Ryabkov aseguró que el Kremlin está preparado para enviar más tropas a Venezuela para apoyar al presidente Nicolas Maduro en su enfrentamiento con la oposición apoyada por Estados Unidos que intenta destituirlo.

Juan Guaidó, sobre la eventual aplicación del  Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) como recurso frente a la crisis venezolana, aseguró que el mecanismo “no tiene que ver con el uso de la fuerza”.

“El TIAR es un tratado interamericano, en sus grandes líneas, de asistencia humanitaria. Dicen que tiene que ver con el tema del uso de fuerza. No es así. Principalmente afecta a cuestiones de asistencia humanitaria”, agregó que el TIAR tiene “un proceso propio… no es un tema automático, hay unos pasos que cumplir”.

Reconoció los esfuerzos de la comunidad internacional para contribuir a una solución, pero considera que no debe considerarse la mediación como un fin en sí mismo.  “La mediación del reino de Noruega, la facilitación del Grupo Internacional de Contacto en el cual participa la UE en pleno, el Grupo de Lima, la OEA, los Estados Unidos son parte del esfuerzo por la presión. Sería un error ver un mecanismo [de mediación] como un objetivo, un fin o una solución en sí misma. Si la puerta de salida que deciden utilizar es Oslo, bueno, bienvenido, pero tenemos que responsablemente evaluar todas las opciones”.