Propuesta del PE, sobre la estrategia de salud pública de la UE después de la COVID-19

0

Peter Liese

en nombre del Grupo PPE

El Parlamento Europeo,

– Visto el artículo 168 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

– Visto el artículo 114 del TFUE,

– Visto el artículo 35 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

– Vista su Resolución, de 17 de abril de 2020, sobre la acción coordinada de la Unión para luchar contra la pandemia de COVID‑19 y sus consecuencias[1],

– Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que la crisis de la COVID‑19 ha demostrado que las amenazas para la salud no respetan las fronteras y que se necesita una respuesta europea más coordinada;

B. Considerando que el TFUE (artículo 168) y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (artículo 35) reconocen que «al definirse y ejecutarse todas las políticas y acciones de la Unión se garantizará un alto nivel de protección de la salud humana» y, para ello, «la Comisión, en sus propuestas previstas en el apartado 1 referentes a la aproximación de las legislaciones en materia de salud, seguridad, protección del medio ambiente y protección de los consumidores, se basará en un nivel de protección elevado, teniendo en cuenta especialmente cualquier novedad basada en hechos científicos», y que también se establece que, «en el marco de sus respectivas competencias, el Parlamento Europeo y el Consejo procurarán también alcanzar este objetivo» en relación con el establecimiento y el funcionamiento del mercado interior (artículo 114 del TFUE);

C. Considerando que el TFUE (artículo 168) reconoce explícitamente un papel significativo para la Unión, cuya acción «se encaminará a mejorar la salud pública, prevenir las enfermedades humanas y evitar las fuentes de peligro para la salud física y psíquica», y que «dicha acción abarcará la lucha contra las enfermedades más graves y ampliamente difundidas, apoyando la investigación de su etiología, de su transmisión y de su prevención, así como la información y la educación sanitarias, y la vigilancia de las amenazas transfronterizas graves para la salud, la alerta en caso de tales amenazas y la lucha contra ellas»;

D. Considerando que el artículo 168 del TFUE establece que «al definirse y ejecutarse todas las políticas y acciones de la Unión se garantizará un alto nivel de protección de la salud humana», y que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dictaminado en numerosas ocasiones que la Unión puede perseguir objetivos de salud pública mediante medidas relativas al mercado interior;

E. Considerando que, en el marco de esta competencia, la Unión ha trabajado en la mejora de la salud pública, la lucha contra las amenazas transfronterizas graves, la prevención y gestión de las enfermedades humanas y animales, la mitigación de los riesgos para la salud humana y la armonización de las estrategias sanitarias entre los Estados miembros;

F. Considerando que la creación de agencias especializadas, como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), muestra el compromiso cada vez mayor de la Unión con la política sanitaria;

G. Considerando que el programa EU4Health, para el que se propone un presupuesto de 9 400 millones EUR, es un claro indicador del papel cada vez más importante que desempeña la Unión en la política de salud pública;

H. Considerando que, pese a todo lo que ya se está haciendo a escala de la Unión, esta tiene aún un margen de maniobra considerable para aportar una contribución mucho mayor en materia de política sanitaria en el marco de los Tratados vigentes; que las disposiciones de los Tratados en materia de sanidad siguen estando en gran medida infrautilizadas por lo que respecta a los objetivos que se podrían lograr recurriendo a ellas[2];

I. Considerando que es un hecho ampliamente reconocido que el acceso a la asistencia sanitaria transfronteriza y una mejor coordinación y promoción de las mejores prácticas entre los Estados miembros pueden aportar beneficios considerables[3];

J. Considerando que nuestra Europa se fundamenta en la subsidiariedad y la solidaridad;

K. Considerando que las amenazas transfronterizas solo pueden abordarse conjuntamente;

L. Considerando que el Parlamento Europeo ha subrayado que la pandemia no reconoce fronteras ni ideologías y exige la cooperación y solidaridad de toda la comunidad internacional y un fortalecimiento del sistema de las Naciones Unidas, y de la OMS en particular;

1. Pide a las instituciones europeas y a los Estados miembros que extraigan las conclusiones pertinentes de la crisis de la COVID‑19 y refuercen considerablemente su cooperación en el ámbito de la salud, ya que las amenazas para la salud como la COVID‑19 no respetan las fronteras; solicita, por tanto, la realización inmediata de la Unión Europea de la Salud;

2. Hace hincapié en que el Tratado de la Unión Europea (TUE) permite una actuación europea muy superior a la emprendida en los últimos años, y pide a la Comisión que examine las posibilidades de actuación y a los Estados miembros que examinen las opciones con un espíritu más positivo que en el pasado;

3. Pide que en la futura política sanitaria europea se dé prioridad al bienestar físico, mental y social de los ciudadanos en cualquiera de sus acciones, de conformidad con el artículo 3 del TUE, que sitúa el bienestar de todos los europeos como núcleo de la política europea, de las decisiones basadas en la innovación y la ciencia y de la utilización de los avances médicos para mejorar la vida cotidiana de todos;

4. Respalda firmemente el enfoque de La Salud en Todas las Políticas, así como su plena aplicación en respuesta a la naturaleza intersectorial de la salud pública, y aspira a lograr la integración horizontal de los aspectos sanitarios en todas las políticas pertinentes, como la agricultura, el transporte, el comercio internacional, la investigación, el medio ambiente y el clima;

5. Señala que la crisis de la COVID‑19 aún no ha finalizado y que habrá nuevas infecciones y víctimas mortales si no adoptamos un enfoque prudente; apoya el Plan de acción de la Comisión sobre vacunación y pide a la Comisión y a los Estados miembros que lo apliquen rápidamente; hace especial hincapié en que todos los ciudadanos europeos y los pacientes del resto del mundo deben tener acceso a la vacuna o el tratamiento contra la COVID‑19; señala que la Unión Europea debe hacer un llamamiento al diálogo y la cooperación, pero también contar con un plan B en caso de que los terceros países no puedan compartir la vacuna o el tratamiento o sus conocimientos respectivos; pide a la Comisión y a los Estados miembros que examinen la posibilidad de recurrir a licencias obligatorias y medidas comerciales en tal caso;

6. Considera que, en el futuro, deben crearse modelos de asociaciones público-privadas como la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de los Estados Unidos con el fin de poder reaccionar más rápidamente ante una crisis similar;

7. Pide que se mejore la respuesta europea contra las pandemias, en particular mediante el refuerzo del ECDC y la EMA, e insta a la Comisión a que examine si en este contexto sería viable desde el punto de vista jurídico y útil un reglamento sobre amenazas sanitarias transfronterizas;

8. Solicita una mejor transposición de la Directiva sobre asistencia sanitaria transfronteriza, especialmente a la luz de la jurisprudencia del TJUE, y pide que se aclaren los conceptos principales de movilidad de los pacientes, procedimientos de reembolso y autorización previa;

9. Pide que en el marco financiero plurianual (MFP) y el Plan de Recuperación se dé mucha más importancia a la salud, y se compromete a alcanzar rápidamente un acuerdo sobre el programa EU4Health y los aspectos sanitarios del Plan de Recuperación; solicita la creación de un fondo específico de la Unión para ayudar a los Estados miembros a reforzar sus infraestructuras hospitalarias y sus servicios sanitarios;

10. Señala el papel fundamental que desempeña la investigación en el ámbito de la salud y pide más sinergias con la investigación llevada a cabo en los Estados miembros, así como la creación de una red universitaria de la salud a escala de la Unión en el marco de un plan sanitario mundial;

11. Solicita un marco reglamentario ambicioso y claro para las empresas europeas, así como recursos específicos para la investigación científica y médica, dado que es vital contar con un sector sanitario europeo floreciente y técnicamente avanzado y con una comunidad de investigación competitiva;

12. Acoge con gran satisfacción el compromiso de la Presidencia alemana del Consejo de hacer frente a la escasez de medicamentos y otros productos, como los equipos de protección individual, y pide al Consejo y a la Comisión que actúen inmediatamente, teniendo presente la posición del Parlamento sobre estas cuestiones; pide que a lo largo de este año se apliquen medidas a corto plazo y que, al menos, se llegue a un acuerdo sobre medidas a largo plazo;

13. Destaca el importante papel de la industria europea en el sector farmacéutico y otros sectores relacionados con la salud, y apoya la promoción de la dimensión europea de las empresas que incentivan la innovación y la producción en la Unión, así como la reducción de la dependencia de la Unión respecto de terceros países mediante la diversificación de las cadenas de suministro, las capacidades de fabricación para la producción de estos productos y la puesta en común y la coordinación de las capacidades de fabricación digital, como la impresión en 3D;

14. Anima a todos los países a que se adhieran al Acuerdo de Supresión de los Aranceles Aduaneros Aplicables a los Productos Farmacéuticos de la Organización Mundial del Comercio; pide que se amplíe su ámbito de aplicación a todos los productos farmacéuticos y medicamentos, y respalda el enfoque de la Unión de mantener un sistema europeo sólido de propiedad intelectual para promover la investigación y el desarrollo y la fabricación en Europa, así como para garantizar que Europa siga innovando y continúe siendo un líder mundial;

15. Apoya el plan de la Comisión de presentar una estrategia en materia de productos farmacéuticos a finales de este año e insta a la Comisión a que se atenga a este calendario;

16. Respalda el plan de la Comisión de presentar un plan de lucha contra el cáncer y se compromete a participar, en particular con su comisión no permanente, en la lucha contra el cáncer;

17. Insta encarecidamente al Consejo a que llegue cuanto antes a un acuerdo sobre la propuesta relativa a la evaluación de las tecnologías sanitarias e intente concluir con un resultado positivo las negociaciones tripartitas antes de que finalice el año;

18. Pide a la Comisión que, a más tardar el 1 de julio de 2021, presente las siguientes propuestas una vez realizados un minucioso análisis jurídico y una evaluación de impacto:

a)  un marco jurídico destinado a fomentar la innovación en la creación de nuevos antibióticos, ya que necesitamos desesperadamente nuevos productos;

b)  una propuesta sobre un plan director de sanidad electrónica que incluya propuestas concretas y, en su caso, legislativas en materia de sanidad electrónica, y en particular la cuestión de la compatibilidad entre los sistemas de los Estados miembros;

c)  medidas destinadas a mitigar el impacto de las importantes disparidades en la capacidad de los sistemas sanitarios en cuanto a disponibilidad de profesionales sanitarios;

d)  un plan de acción actualizado para las enfermedades raras y huérfanas;

e)  un plan de acción de la Unión para la salud mental;

f)  una estrategia europea para los cuidadores;

g)  un nuevo plan de acción para el personal sanitario de la UE, ya que el plan actual expira en 2020, que tenga en cuenta la experiencia de la pandemia para proporcionar a los profesionales sanitarios un nuevo marco estratégico y operativo adecuado;

h)  una propuesta legislativa destinada a reforzar la seguridad de los pacientes, en particular en lo que respecta a los productos farmacéuticos, proponiendo, en particular, un cuadro informativo sobre los medicamentos que incluya la información más importante para los pacientes;

i)  una propuesta sobre la manera de mejorar la financiación independiente de los grupos europeos de pacientes;

j)  una propuesta destinada a crear incentivos para la producción y el consumo de productos agrícolas europeos que contribuyan a un estilo de vida saludable, por ejemplo reduciendo el IVA sobre las frutas y hortalizas;

k)  un plan de acción destinado a mejorar la transparencia de la información sanitaria y luchar contra la desinformación;

19. Hace especial hincapié en la dimensión internacional de la asistencia sanitaria; reitera el importante papel que desempeña la OMS y lamenta el comportamiento del Gobierno estadounidense a este respecto, pero pide también a la OMS que muestre su disposición a mejorar, por ejemplo en lo que se refiere a la participación de Taiwán;

20. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

[1] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0054.

[2] Estudio titulado «Unlocking the potential of the EU treaties: An article-by-article analysis of the scope for action» (Liberar el potencial de los Tratados de la Unión: un análisis artículo por artículo de las posibilidades de acción), Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, publicado el 28 de mayo de 2020,
https://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2020/651934/EPRS_STU(2020)651934_EN.pdf.

[3] Estudio titulado «El dividendo de dos billones EUR de Europa: Estimación del coste de la no Europa 2019-24», Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, publicado el 18 de abril de 2019, https://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2019/631745/EPRS_STU(2019)631745(ANN02)_ES.pdf.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here