El Prof. Franco Locatelli nos aclara la “Segunda Ola” y las terapias contra la enfermedad

0

Hoy día deseo hablarles sobre algunas novedades referidas al COVID-19 que llegan desde Italia.

Hemos encontrado al prof. Franco Locatelli, es Médico y Académico italiano, desde el 22 febbraio 2019 es el presidente del Consejo Superior de la Sanidad. Es conocido por haber salvado la vida a muchos pacientes en particular al pequeño Alex, un paciente que llegó a Italia desde Londres, lo salvó gracias a un transplante de la medula utilizando las células estaminales.

Es el asesor principal del Gobierno italiano, las medidas de actuación han sido prudentes al decidir entre la tutela de la salud de las personas donde las medidas del encierro han logrado contener el contagio pero que sin embargo generan un impacto económico que no puede dejarse de considerarse.

Era necesario encontrar un equilibrio entre la tutela de la salud y la necesidad de retomar las actividades productivas, es lo que se ha tratado de hacer en Italia, gradualmente se han reactivado las varias actividades productivas siguiendo tres variables: la exposición, la proximidad y la agregación. La primera actividad productiva que se abrió fue la silvicultura en los bosques para evitar los contagios, la segunda actividad productiva fue la edilicia y la actividad manufacturera actividades que contienen un bajo riesgo de contagio.

Con la Prensa extranjera en Italia, encontramos al profesor Locatelli y ante tantas versiones que giran alrededor de este COVID 19, le pregunté: Es cierto que el virus se está debilitando? y si es así por qué se habla de una segunda ola de contagios?

Prof. Locatelli, respondió.

Muchas gracias, dos óptimas preguntas. A la primera respondo de una manera “tranchant”, no tenemos ninguna evidencia que el virus se haya debilitado las secuencias de genes de las diversas cepas virales que han sido aisladas en el transcurso del tiempo en diferentes países no documentan evidencia en favor de la reducción de la patogenicidad es decir de la virulencia de la SARS COVID2 esto debe ser absolutamente claro. Refiriéndome a la experiencia de Italia, debo decir que es verdad que tenemos enfermos mucho menos graves pero la explicación es bastante simple no tenemos la ola epidémica verdaderamente difícil de gestionar, de controlar, que teníamos a fines de Febrero o en los primeros veinte y cinco días de Marzo. Ahora, interceptamos antes a los enfermos, los dispositivos de protección individual, las medidas de distanciamiento físico contribuyen a reducir la carga viral que un sujeto adquiere de hecho cuando se infecta, sabemos que a carga viral más baja corresponden síntomas menos desafiantes. Además, hemos tenido, se debe decir en forma clara y honestamente, una forma de efecto de aprendizaje sobre cómo gestionar mejor a los enfermos que habían adquirido una infección viral desconocida hasta hace seis meses atrás. Hemos hablado del estudio del “dexamethasone” una información disponible de manera sólida y cierta, es una especie de aprendizaje, de experiencia en la gestión de los enfermos.

Sobre la segunda ola, en los últimos día he utilizado varias veces esta definición “decir que habrá o cuándo se tendrá” es más un ejercicio de adivino que una previsión medico – científica. Yo no creo que si aunque la tuviéramos, y es probable que la tengamos en los meses de otoño-invierno porque favorecen la infección de virus respiratorio como es el SARS COVID2, ciertamente no tendrá la ola de impacto que ha tenido por primera vez, además porque, existe mayor atención en la protección de las poblaciones más frágiles. Recordemos que se acaban de publicar los datos del Instituto Superior de Sanidad, sostiene que la población de más de 60 años, sobre todo si tienen patologías cardíacas, pulmonares, diabetes, o renales constituyen la población de sujetos frágiles donde se han concentrado el 95% de los eventos fatales.

Además el Prof. Locatelli nos explicó que aún no se sabe la duración de una memoria inmunológica contra el SARS. Por ello, las políticas de la vacuna deberán estar moduladas respecto a inducir una respuesta inmunitaria que persista en el tiempo. No se tiene certeza en este momento si para obtener la inmunización servirá una o dos dosis de vacuna o si será necesario repetir la inmunización después de cierto tiempo. luego de la primera suministración. Por ello, le pregunte:  si de las terapias aplicadas con éxito en los pacientes que se han curado se podría establecer una terapia, un medicamento de utilizar mientras se encuentra la vacunación adecuada?

El Prof. Franco Locatelli, respondió:

Una muy buena pregunta que no sé si podré responder en pocos minutos. Pondré algunos puntos firmes. Ya expliqué sobre el “Dexamethasone” es una información importante. La terapia con el plasma puede ser una opción, aunque sí, les recuerdo la importancia de tener evidencias irrefutables que derivan de los estudios clínicos controlados. Hemos citado el estudio desempeñado por los colegas chinos, la terapia con la “Eparina” apenas comentada, cito también un antiviral es el “Rendezivir” el cual en un estudio que se ha conducido ha demostrado una cierta eficacia en la reducción de la mortalidad y del número de días en los cuales un sujeto quedaba positivo, aunque si otro estudio manifestó que no era confirmada la eficacia de este fármaco. Seguramente, tenemos las ideas más claras en este momento hablando de terapia creo que sea justo recordar otra veta muy importante, según mi parecer, el desarrolló de la validación de los anticuerpos monoclonales neutralizantes, es decir, los anticuerpos que una vez infusionados bloquean el vínculo entre la proteina SPAIK del nuevo Corona Virus y el receptor llamado H2 presente en las células humanas. Estos anticuerpos monoclonales están en desarrollo, también aquí ha habido una información que se ha puesto a disposición de los medios de inmediato gracias a la importante actividad actuada por un grupo coordinado por Anthony Fauci en los Estados Unidos y otra perspectiva terapéutica relevante, en el caso, como personalmente lo espero,  los futuros estudios presentarán evidencias más sólidas, el uso de los anticuerpos monoclonales pueden ser un arma verdaderamente importante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here