Prof. Francesco Vaia, “No maten la esperanza”. “No volvamos atrás”. 

1

Esta es la segunda parte de la entrevista con el profesor. Vaia, Director del Instituto Spallanzani de Roma. Nos explica cómo el virus se propagó en Roma, cómo buscaron la infección. Los exámenes se realizaron en miles de personas. Explica la efectividad de los hisopos y las pruebas serológicas. El profesor Vaia es el coordinador de una campaña regional de prevalencia del suero que incluye a 300 mil personas que están bajo control. Está convencido de que la sociedad debe abrirse teniendo en cuenta el hecho de que no debemos bajar la guardia, porque todo depende de nosotros y, sobre todo, “no matemos la esperanza”. ¡Vamos a escucharle! 

Prof. Francesco Vaia

¿Cómo se difundía este virus? Se difundía en el corazón de la capital Roma de una manera poco capilar, se difundía más alrededor de la cintura del area metropolitana.

Mi amigo y maestro me decía las infecciones no las encontrarás sino van a buscarlas. Es necesario  ir a buscarlas. Por lo tanto, como hay nichos, recordarán el caso muy famoso de Merola donde hemos aplicado por primera vez esta profundización, diagnóstico y epidemiológico. Se deben poner juntos los dos test, porque un test sin el otro, según mi opinión, no tiene el porcentaje total de garantía de absoluta certidumbre de mi infección o inmunidad. Pusimos bajo observación más de mil personas. Hemos hecho mil tampones, 200 hemos hecho el test sierológico y luego el tampón, porque a una posibilidad del IGG hemos hecho inmediatamente el tampón, eso nos podía decir todo.

¿Qué nos dice el tampón? El tampón es la fotografía del momento, el tampón me dice si yo, en este momento,  tengo el coronavirus. No me lo dice de ayer y no nos lo dirá de mañana.

¿Qué nos dice el test sierológico? Que se hace de dos manera o prelievo venoso o hincando la punta del dedo, nos dice si nosotros hemos encontrado el virus y si después de algunos días hemos desarrollado anti-cuerpos en prevalencia el GM en fase aguda pero sobre todo lo que nos interesa para nuestra acción epidemiológica y de contraste al virus y si tenemos el IGG. Si estos anticuerpos IGG son altos debemos hacernos de inmediato el tampón. Y si resultamos negativos al tampón quiere decir que hemos encontrado el virus y nos hemos sanado. Si en cambio, tengo la IGG baja, negativa, no debo hacer nada. Pero, si tengo la IGG alta y soy positivo, evidentemente se pone en marcha todo el procedimiento de aislamiento, cuarentena, etc.

De inmediato decidimos enfrentar con la campaña el ataque al virus, fuimos a ver donde se había enquistado: en las comunidades religiosas, en las casas para ancianos, esta enorme cantidad de personas. Hemos actuado una campaña regional del cual soy el Coordinador de siero prevalencia, es una profundización diagnóstica y epidemiológica, esto quiere decir ir a encontrar la población bersaglio, los operadores sanitarios,  las fuerzas de orden, los que trabajan en las casas de ancianos, este gran número de personas son 300 mil personas, nos dirá cómo se difundió el virus, si se difundió y en que porcentaje se encuentra. Estamos recibiendo los primeros datos porcentuales muy bajos, lo cual significa que confirma que hemos hecho un buen trabajo.

Estoy convencido de lo siguiente, abramos la sociedad, abrámosla, pero gradualmente con la consideración, con la convicción que no hay que bajar la guardia, esto ha sido posible, y será posible si los tres sujetos más importantes que han trabajo en este periodo los cuales son a) los mandiles blancos, los operadores sanitarios; b) los ciudadanos que siempre, aunque hay algunas excepciones que hablaremos luego y me siento muy preocupado por algunos ciudadanos, con serenidad y con severidad han aplicado las reglas: lavarse las manos, estornudar en los codos, la distancia, las mascarillas, la areación de los ambientes, las cosas que siempre hemos dicho pero también con serenidad,  es decir, mirando con optimismo el futuro, entendiendo, intuyendo, verificando, poco a poco que de los resultados entusiasmante que nos están llegando sobre todo desde nuestra postación, Spallanzani, Roma y Lacio, que se podía salir, que se puede salir de este túnel aunque si nosotros tenemos una cita, una cita al final de esta aventura, la cita es sólo con la vacuna. 

Tercer sujeto, imprescindibles, y esta noche tengo la certeza, los Media, nunca como en este momento han narrado correctamente, contando las cosas como eran, narrando las crónica desnuda y cruda. Pero, sobre todo lanzando el mensaje correcto a los ciudadanos. 

El mensaje correcto era “No tengan miedo”, esta es una enfermedad seria que se puede vencer y que venceremos. El segundo, no bajen la guardia. Todavía tengan cuidado porque todo está en nuestra manos, si nos comportamos bien, si seremos capaces de respetar las reglas saldremos verdaderamente y ribadisco saldremos adelante con la vacuna. Pero, si no nos comportamos bien, regresaremos, todo está en nuestras manos. Aprovecho de este momento para decir a los ciudadanos: Cuidado, no maten la esperanza. La esperanza de salir del túnel está en nuestras manos. No la maten, con actitudes desconsideradas, que son no respetar las reglas, cómo hemos visto en tantos lugares en Italia,  que yo deseo no volver a ver nunca más. “No maten la esperanza”. “No volvamos atrás”. 

 

1 Comentario

  1. Muy interesante el mensaje del medico infectologo italiano ,una recomendacion para cumplirla para matar la esperanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here