EGEA nos lleva al Futuro con un Filósofo, un Urbanista y una Astrofísica

0
257

Lo escrito y publicado es pasado, sin embargo, contiene la riqueza del conocimiento que es la base del desarrollo intelectual y operativo. Por ello, inusual y estimulante ha sido la celebración de los 30 años de la Casa Editorial EGEA, con una invitación al Teatro, para hablar del “Futuro”.

La visión de un filósofo, de un urbanista y de una astrofísica nos llevó a vislumbrar el futuro desde nuestra existencia situándonos como planeta en la galaxia universal; en nuestro globo terráqueo dentro del desarrollo de las ciudades; dentro de nosotros mismos y nuestra existencia, con la inteligencia virtual.

www.emred.com

Precisamente, la inteligencia virtual, IV, aquella que ha salido del ser humano para hacer parte de la materia inorgánica, hemos transferido nuestra inteligencia a las máquinas. Todos los dispositivos que van desde la medicina a la robótica conectados a las “nubes” se han convertido en nuestros competidores, contienen algoritmos, que son comandos destinados a cumplir objetivos. Son dos los algoritmos: los deductivos que parten de un planteamiento lógico, como un teorema matemático que llegan a su consecuencia, y, los inductivos, que parte del “big data”, aprenden de la experiencia, como los autos sin piloto, también los misiles, los drones killer, nuestro pensamiento ha realizado nuestra voluntad que no comprende la intervención humana. La IV es la nueva riqueza y el nuevo poder. 

China, el imperio, quiere ser el líder mundial de la IV, está preparando una clase dirigente e invirtiendo $127 millares de dólares hasta el 2030, la Unión europea, sólo un millar.

Habiendo pasado de las máquinas auxiliares a las máquinas sustitutivas, nos asegura el profesor Remo Bodei, “no podemos competir con las máquinas, debemos buscar nuevas formas de creatividad, trabajos alternativos respecto al pasado”. Aseverando “se pierde trabajo cuando hay desnivel cognitivo”, esta transformación se hace patente cada día, influirá en el 47% de los trabajos actuales, los cuales serán cancelados, las 820 profesiones, que se desenvuelven con acciones repetitivas, no existirán más.

Paolo Verri, experto en desarrollo urbano, apoyándose en el apenas publicado Euromonitor International nos señala que al 2030 las ciudades vivirán grandes transformaciones. Si hoy Tokio es la ciudad más poblada al mundo con 27 millones de habitantes, en el 2030 tendrá 2 millones menos de población, en cambio, la ciudad más poblada será Jakarta, Indonesia con 33 millones de habitantes.

www.euromonitor.com

Si serán 33 las ciudades más importantes en el mundo, sólo dos será europeas: Londres y París que se sumarán a Moscú y a Estambul.

El eje del desarrollo se desplazará al Pacífico dejando atrás el Atlántico.

El Eje del Pacífico, actualmente concentra el 53% de las transacciones económicas mundiales entre las ciudades, en el 2030 las 33 ciudades más importante en el mundo representarán el 9% de la población mundial y el 14% del PIB mundial, serán superpotencias. Jakarta ocupará el puesto 23 de las ciudades más productivas en el mundo. La acompañarán ciudades situadas en los países en vías de desarrollo, como El Cairo con 30 millones de habitantes y una ciudad joven será Laos la cual, junto a África, tendrán la población más joven y la ciudad con más ancianos será Osaka, 34% de su población tendrá más de 65 años.

Escuchar a Simonetta De Pippo, astrofísica, con la naturalidad que acompaña a las mujeres cuando explican conceptos abstractos,  nos explica los miles de millones de años que hay tras de nosotros, desde el Big Ben o nacimiento del Universo, así como que nuestro sistema solar tiene un poco más de 4 mil millones de años, así como que todos guardamos relación con el Big Ben, pues, estamos conectados con el Universo.

Toca un tema que quita territorialidad al discurso para entrar en lógicas diferentes, de futuro, incluso de sobre-vivencia de la especie humana, de investigación conjunta y solidaria entre todos los países.

www.nasa.gov

Hace 60 años se lanzó el primer satélite al espacio, el año que viene se cumplirán 50 años del “Hombre en la Luna”. Somos un punto en el Universo, sin embargo, nuestra vida depende del espacio: la navegación satelital, las telecomunicaciones, sobre todo nos impulsa a buscar respuestas a: ¿de dónde venimos? ¿hacia donde vamos?. Investigar los planetas como Saturno, nos ayuda a entender la formación del sistema solar nos hace conocer la evolución del planeta tierra. Nuestro origen.

La Agenda 2030 y sus 17 Objetivos, nos aterriza a nuestras deficiencias, requieren para su realización de la tecnologia espacial en 40%. No poco.

La Estación Satelital, habitada permanente desde 1988, gira a 400 km. alrededor de la Tierra, ha sido construida por rusos, japoneses, europeos, norteamericanos, canadienses, en una lógica de “diplomacia espacial” alejada de los conflictos terrenos nos permite visualizar una futura “economía espacial” además de una “sobre-vivencia espacial” si tomamos en cuenta los datos de Simonetta De Pippo “el sistema solar tiene 4,7 millares de años, sabemos que el sol tiene una vida máxima de 9 millares de años, estamos a más de la mitad de la vida del planeta Tierra y de las especies que la pueblan”.

No es lejano el día del turismo espacial, ya se constituyó la primera empresa Space AXE; en consecuencia se reducirá notablemente el tiempo en los viajes intercontinentales.

La Misión Parker acaba de encontrar agua en Marte, planeta más adecuado para el futuro de la humanidad, esto ha sido posible gracias a la Agencia Espacial Italiana y el radar desarrollado en la Universidad La Sapienza Roma que ha permitido penetrar los primeros estratos de Marte.

Definitivamente, se prospecta un futuro desconocido para todos nosotros, los seres humanos, en todos los aspectos de nuestra vida. Sin embargo, me viene un duda, y ¿si el futuro está en el interior de la tierra y no en el espacio?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here