Carta abierta a Panorámica Latinoamericana – UE

0
213

A LA SEÑORA DIRECTORA DE REVISTA PANORAMICA

Estimada Doctora Recavarren,

Cada cierto tiempo a algún político de izquierda se le ocurre proponer subir los impuestos personales, invocando la falsa premisa que dice “el que gana más, paga más…”. Esta premisa no solo es falsa, sino que contribuye a empobrecer a los pobres. La verdadera premisa es otra, esto es, “que el que TIENE más, que pague más”

Muchos años atrás, durante el Gobierno Cívico Militar en Chile, en un viaje en avión de Caracas a Rio de Janeiro, tuve como vecino de asiento al entonces poderoso Ministro de Economía Pablo Baraona. Hombre inteligente, destacado, grato y simpático,  comenzamos a conversar, y aproveché de esa estupenda oportunidad, para expresar al ministro mi profunda inquietud por la política de schok que se estaba aplicando en Chile. Como respuesta el ministro me pasó el artículo de una revista que él se encontraba leyendo en ese momento, diciéndome algo así, “lee este artículo de Milton Friedman, para que conozcas lo que vamos a hacer en Chile”.

En el referido artículo, sin embargo, no se hablaba de política económica global, sino que Friedman criticaba el impuesto a las personas y el denominado principio de la progresividad tributaria, alegando que era una falacia esto de que “el que gane más, que pague más”; porque según él, tal principio lo único que hacía era que el más pobre jamás pudiera capitalizar, perpetuándose así la desigualdad de las clases sociales.

Recuerdo que en el artículo Friedman ponía el siguiente ejemplo: Imagine Usted que después de un esfuerzo financiero titánico, el hijo de un obrero llega a estudiar a una Escuela de Derecho. Cuando se recibe de abogado, no tiene oficina, no tiene télex, ni secretaria, ni lo más importante, carece de clientela; en cambio el hijo de un abogado de prestigio tiene ab initio un estupendo bufete de abogados, una clientela numerosa y pudiente, y puede ejercer la profesión tranquilamente. El joven abogado hijo de obrero, tendrá pues un comienzo mucho más difícil, pues no tendrá capital y, lo que es peor, no podrá capitalizar, pues el impuesto a las personas le impedirá hacerlo, ya que “mientras más gane, pagará más impuesto a la renta …” Según Friedman, desde esta perspectiva, los impuestos personales (progresivos o Global Complementario), lejos de “emparejar la cancha”, aumentan la desigualdad.

Friedman termina su artículo diciendo que el único impuesto verdaderamente redistribuidor es el impuesto a la riqueza, al capital, al patrimonio (NDA a las contribuciones de bienes raíces, entre otros). De esta manera el abogado hijo de obrero, con sus rentas exentas de impuestos, podrá capitalizar y adquirir una casa y una oficina, que tampoco pagará contribuciones, hasta tanto no alcance ciertos montos de riqueza; y entonces y solo entonces, comenzará a pagar el impuesto al capital. Solo entonces será justo decir, “el que más tiene (posee) más paga”, en vez del “que el que gana más paga más”.

Después de leer el artículo, y encantado de saber que se eliminarían los impuestos personales, le dije al ministro “pero Ustedes no han hablado ni aplicado esto”; a lo que Baraona me respondió, “no podemos hacer todo al mismo tiempo, pues quebraría el país”

Compartir
Artículo anterior🇮🇹 Un dibattito per generare una maggioranza
Artículo siguiente🇧🇷 🇮🇹 La República de Brasil se presenta al mundo en Davos
Fernando Morales
Representante del CEFIAL en el Cono Sur, chileno, abogado, diplomático, profesor universitario, Licenciado en Derecho Europeo (Lovaina), Diploma del Instituto de Altos Estudios Internacionales (Ginebra) y del Svenska Institutet, Comendador de la Orden del Rey Leopoldo II de Bélgica, Caballero de la Orden Isabel La Católica de España, Caballero de la Orden de San Fortunato de Bélgica, Miembro Honorario de la Koninklijke en Soevereine Hoofdgilde van Sint Joris de Gantes, ex Presidente del Salón Arturo Prat del Club de la Unión de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here