El Parlamento europeo analiza la Globalización

0
229
Jyrki Katainen

La globalización ofrece un gran potencial para crear riqueza y empleos, pero también tiene la capacidad de generar retos. La UE siempre ha tratado de sacar el máximo provecho de ello, mitigando sus efectos negativos mediante el establecimiento de normas y el trabajo conjunto con otros países.

El Parlamento europeo ha debatido sobre el efecto de la globalizacion en los ciudadanos en pos de encontrar medidas  sobre cómo debería lidiar la UE con la globalización en el futuro.

Varios eurodiputados pidieron un plan de acción comunitario para evitar la competencia a la baja en estándares sociales. Otros advirtieron de que la liberalización comercial ha socavado los cimientos de la democracia, los derechos sociales y el medio ambiente. No se puede seguir como hasta ahora, dijeron. También hubo apelaciones de un sistema fiscal más justo que garantice que las grandes compañías pagan lo que les corresponde.

Jyrki Katainen

El comisario Katainen destacó que el comercio global espolea el crecimiento, pero admitió que los beneficios no son automáticos ni se distribuyen de manera equitativa. Dijo que la UE debe trabajar en pos de nuevas reglas que garanticen condiciones de competencia justas y afronten el problema de la evasión fiscal, los subsidios y el dumping social, también los mecanismos de defensa comercial efectivos y un tribunal multilateral de inversiones pueden ser también útiles. 

Dentro de la UE, Katainen se mostró partidario de establecer políticas sociales sólidas, combinadas con educación y formación, para proteger a los ciudadanos y facilitar su participación en el proceso globalizador.

La UE es el mayor actor en el comercio mundial y utiliza su influencia económica para imponer altos estándares en los productos importados, así como para promover sus valores en el extranjero. Los eurodiputados están siempre dispuestos a hacer uso de esto insistiendo en la adición de enmiendas a los acuerdos de la UE. En las recientes negociaciones de CETA la presión del Parlamento llevó a que el polémico acuerdo de inversionista-estado-disputa fuera reemplazado por el sistema de tribunales de inversión para aumentar la transparencia y asegurar el control gubernamental sobre la elección de los árbitros.

Los eurodiputados están a favor de medidas para luchar contra la competencia desleal de fuera de la UE, para proteger los empleos europeos, el Parlamento pide un rápido acuerdo sobre la modernización de los instrumentos de defensa comercial de la UE. Como siempre, se trata de lograr el equilibrio adecuado, como en el caso de China.

En el caso de productos, también ha intervenido el Parlamento europeo proponiendo que la UE debe implantar un sistema común de certificación para las importaciones de aceite de palma e ir reduciendo, hasta eliminarlo en 2020, el uso de aceites vegetales que conducen a la desforestación. El objetivo es contrarrestar las consecuencias negativas de la producción no sostenible de aceite de palma, como la deforestación o la degradación del hábitat, sobre todo en el Sudeste Asiático.

Los trabajadores no disfrutan del mismo nivel de protección social dentro de la UE. En un entorno económico competitivo, algunas empresas intentan ahorrar costes laborales a base de empeorar las condiciones de sus trabajadores, el denominado “dumping social”. El Parlamento ha pedido que se ponga fin a esta manera de competencia injusta y abordó medidas para reconciliar trabajo y vida personal y asegurar un salario mínimo.

Lograr una verdadera igualdad de oportunidades, acceso al mercado laboral, condiciones de trabajo justas y una protección social adecuada y sostenible es el objetivo que persigue el denominado “Pilar Europeo de los Derechos Sociales”.

La Comisión publica hasta finales de junio cinco documentos de reflexión como punto de partida para un debate sobre el futuro de la integración europea. Cada artículo se dedica a un tema específico: la dimensión social de Europa, la globalización, la unión económica y monetaria, la defensa y las finanzas. Los documentos contienen ideas y escenarios para lo que podría ser Europa en 2025, pero no hay propuestas específicas. La iniciativa finaliza a mediados de septiembre, cuando el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, entrega su discurso anual sobre el estado del sindicato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here