Parte 5a: La tension en el Mar de China del Sur. Por Christine Stevens

0
226

Los Desafíos de la Política Internacional en 2017

En el contexto de la serie de artículos sobre los desafíos de la Política Intenacional en 2017, hoy analizamos las tensiones en el Mar de China del Sur, entre los países ribereños, incluyendo China y los EEUU.

Los paises ribereños del Mar de China del Sur, es decir China, Filipinas, Vietnam, Malasia, Taiwan y Brunéi, reclaman para si varias partes del mar como zona soberana. Las reaciones siguen tensas especialmente teniendo en cuenta las declaraciones de los Estados Unidos desde hace meses sobre ese tema y particularmentte las del presidente Donald Trump sobre las relaciones con China.

Estas naciones en disputa sostienen que cada isla tiene la soberanía sobre los 370 kilómetros de las aguas que la rodean y sobre los recursos existentes en ellas y en el fondo.

 

unnamed-2-copia-12
Mapa del mar de China Meridional que muestra las zonas en disputa.

Basándose en mapas antiguos y otros textos, China reclama lo que considera le pertenece por derecho histórico, es decir, 80 por ciento de las agua de China del Sur, los islotes, arrecifes y rocas, lo que equivale a casi tres millones de kilómetros cuadrados, y reclama su derecho histórico a gobernar sobre los territorios  y aguas englobados en “la línea de los nueve puntos”. Frente a la historia, Filipinas y otras naciones usan como argumento la cercanía geográfica a su territorios como base de sus peticiones. Además, Vietnam arguye que sus pescadores han faenado en partes de esas aguas desde hace cientos de años, por lo que considera que tienen derechos sobre ese territorio. El resto de las naciones en disputa no quieren ceder un espacio que también consideran suyo.

copia-di-pastedimage
Imágenes satelitales muestran la instalación de sistemas de armamento en las polémicas islas artificiales

Recientemente, China ha hecho obras de infraestructura en muchas islas. Por su parte, los EE.UU. singuen patrullando el Océano Pacífico alegando la protección del tránsito marítimo.

“La soberanía de China sobre las islas del mar de China del Sur y sus aguas adyacentes es indiscutible”, declaró la vocera del ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying. “Estados Unidos no es una parte involucrada en el tema del Mar del Sur de China”, agregó.

China está lista para la negociación y asegura estar dispuesta a reunirse con cada uno de los países por separado.  EE. UU., por su parte, busca que la negociación sea colectiva, diciendo que de esta manera los derechos de todos podrán ser respetadas.

pastedimage-copia-3La Casa Blanca advirte que Washington «protegería sus intereses» en la región e indica que “es una cuestión de si esas islas están de hecho en aguas internacionales y no forman parte de la propia China”. De ser así, los Estados Unidos se “asegurarán de defender los territorios internacionales de ser ocupados por un solo país”.

No obstante, en relación a esta disputa territorial por ese pedazo del Pacífico, la Corte Permanente de Arbitraje en La Haya falló que los derechos históricos que alega Pekín para reclamar el poder sobre el Mar de China del Sur “no tienen base legal”. Sin embargo, la Corte no concede la soberanía de los territorios a ningún país en concreto ni establece fronteras marítimas.

Este caso tiene implicaciones globales, económicas y comerciales, ya que la zona es vital para el comercio internacional. Por allí transitan al año mercancías por el valor de más de US$8.000 millones. El área es muy rica en recursos naturales y podría albergar importantes depósitos de gas y petróleo. Se puede contener hasta 1.500 millones de barriles en la zona sur de China y unos 490 millones en las aguas cercanas a Filipinas. En cuanto al gas natural, que ocupa entre un 60 y 70% de los recursos de hidrocarburos de la región, se prevé que haya miles de millones de metros cúbicos en la zona, según un informe del Servicio Geológico de EE.UU. Esta ruta marítima conecta a Europa, Africa, Medio Oriente, Asia e India con el Asia oriental: China, Corea del Sur y Japón. El caudal de buques y cuantía comercial de su tráfico interoceánico y regional convierten esta ruta oceánica una con el mas transito del mundo.

Cuando se le preguntó en el Congreso si apoyaba una postura más agresiva hacia China, el secretario de Estado,  Rex Tillerson, respondió: “Vamos a tener que enviar a China una señal clara de que, en primer lugar, la construcción de islas se detiene y, en segundo lugar, el acceso a esas islas no va a ser permitido”.

La relación entre el nuevo gobierno estadounidense y Beijing será conflictiva. Además de sus ataques verbales contra China en quanto a la relación comercial, el Presidente Trump ha mostrado sus críticas en el campo político, atacando la pasividad de China con Corea del Norte, no dudando en conversar por telefono con la presidenta taiwanesa, Tsai Ting-wen; o amenazando de usar esa isla como arma de negociación comercial. lo cual sería una ruptura con una política de larga data (N.B. : los EEUU tienen vínculos diplomáticos con Chine y no con Taiwán). Para Mike Rosenberg, profesor de Gestión Estratégica de la escuela de negocios IESE de la Universidade Navarra, en España, en las últimas décadas ha quedado claro que China y Estados Unidos son rivales, pero no enemigos como quiere lo hacer creer Trump. “Desde el punto de vista geopolítico, en los últimos 50 o 60 años, Estados Unidos se ha involucrado muy activamente en las economía de Japón, Filipinas y de otros países del sudeste asiático, lo cual desde la óptica china es su región de influencia”.

pastedimage

Por lo que se refiere a los comentarios hechos por Trump sobre la política de una “China unificada”, Pekín no tendría otra opción que hablar sin pelo en la lengua a menos de que el presidente cambie su postura.

Pekín recuerda que la política de la “China unificada” consiste en la re-intégración de la provincia rebelde, Taiwán.

Aquí una u otra citación del Presidente Trump sobre China lo que arroja una luz inquietante sobre el futuro de las relaciones entre EEUU y China :

“The Concept of global warming was created by and for the Chinese in order to make America products uncompetitive.”
“Our enemy China is illegally buying oil form our enemy Iran”.
« China le ha quitado puestos de trabajo a los estadounidenses ».
« China ha estado “violando” a EE.UU. con sus exportaciones baratas ».
“China es un manipulador de divisas, el más grande en el mundo”.

 

Fuentes : Le Monde, BBC, AFP, EFE, Granados Quiroz, Ulises (2016), ‘Las islas Spratly: Internacionalización de un conflicto regional’, México y la Cuenca del Pacífico ; Instituto de Tecnología de Massachusetts  “The China Shock: Learning from Labor Market Adjustment to Large Changes in Trade”

 

 

Compartir
Artículo anteriorLA TORRE DE BABEL Y EL INGLÉS, ESPAÑOL Y CHINO. Por Jorge Zavaleta Alegre
Artículo siguienteBOZAR: FAMILY DAY (3+) PICASSO. SCULPTURES 12.02.2017
Christine Stevens
Diplomática de carrera del Reino de Bélgica. Historiadora de arte de formación universitaria. Ha sido Embajadora de su país en Venezuela, Surinam, Guyana, Bolivia, Uzbekistán, Armenia y Georgia, Cónsul General en Barcelona, para Cataluña, las Islas Baleares y Andorra, Enviada Especial de la Conferencia XXXVI en la Antártida. Consejero de Embajada en Ámsterdam, La Haya, Brasilia, Helsinki, Copenhague. Delegada Belga ante la CSCE (Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación) en Madrid. Ha realizado Misiones de corta duración para la Cooperación Internacional en varios países. Es Senior Associate Fellow en el Egmont Institute. Casada y madre de tres hijos, ella escribe en Revistas Especializadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here