Beatriz Rojkés de Alperovich Senadora Nacional ( MC)
En 2002 comenzó a gestarse un espacio de mujeres cuyo objetivo principal estaba orientado a promover nuestros derechos de  mujeres, así como el de grupos y colectivos vulnerabilizados.
Era mi enfoque, junto al de muchas otras compañeras que se  fueron sumando, que frente a una Argentina saqueada por la implementación de políticas de exclusión, era necesario trabajar en redes haciendo relevante el concepto de solidaridad.
Había una necesidad urgente de construir puentes entre nosotras que permitieran reconstituir el tejido social, en el marco de un concepto refundacional que posibilitaría, al mismo tiempo, el avance de nuestro empoderamiento, la conquista de nuevos derechos y la restitución de aquellos que se hubieran perdido.
Las mujeres somos fuerza vital del desarrollo, en tanto constituimos, por un lado, la mayoría de la población y por el otro, somos generadoras de propuestas de acciones inmediatas y estratégicas en favor de fortalecer la equidad, sea en los ámbitos inmediatos en los que actuamos, como también en los espacios a nivel nacional y regional.
Fue así y por estas razones, entre muchas otras, que la Red de Mujeres Solidarias se constituyó en Tucumán como un espacio de promoción de derechos. Estos van desde aquellas actividades que permiten que muchas mujeres se formaran en un oficio, la apertura del primer espacio educativo para la comunidad de personas trans, la promoción de toda una camada de lideresas que, al transformarse en referentes, con el correr del tiempo, llegaron a ocupar cargos electivos y de gestión.
Entre las innumerables tareas y eventos desarrollados por la Red de Mujeres Solidarias a lo largo de su existencia, me gustaría destacar el Primer Encuentro Birregional de Mujeres, realizado en la ciudad de Tucumán, en junio de 2013 en el marco del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer, que junto  compañeras como Isabel Recavarren de Perú y del Foro Euro-Latino de la Mujer, Mirella Ferlazzo de Italia, Marcela Aguinaga, Vicepresidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Edite Estrela Parlamentaria del Parlamento Europeo por Portugal, Rosario Salas Beall, de México entre muchas otras dirigentes, parlamentarias, emprendedoras, empresarias y funcionarias europeas y latinoamericanas, fue capaz de reunir a 1500 mujeres de diferentes lugares de los dos continentes para discutir distintos aspectos que hacen a la multiplicidad de temas que involucran el proceso de empoderamiento de las mujeres en cada lado del globo.
En aquel evento tuvimos la oportunidad de discutir lo que identificamos como los problemas de inequidad de género en el marco de la cultura política, en ambas partes del planeta.
También pudimos abordar la perspectiva de género dentro de las políticas de desarrollo productivo en cada región.
Tuvo un lugar preponderante el tema de la violencia de género. Así como se trató el papel de la mujer en la economía social y frente a la crisis en Europa y América Latina. Se debatió sobre la falta de acceso de la mujer a la educación formal y no formal, así como también las trabas para acceder al mercado laboral. En materia de retos a futuro, se avanzó en el concepto de liderazgo femenino, ética, responsabilidad y estilo empresarial femenino.
También se pudo avanzar sobre propuestas para la integración e intercambio de empresas entre América Latina y  Europa.
Finalmente supimos afianzar en dicha reunión nuestro axioma militante: “De los conceptos a la Realidad y de allí a la Acción”. 
En otro plano, la experiencia territorial y de gestión de la Red de Mujeres Solidarias es un capítulo muy especial a ser destacado, que fue desarrollado bajo la idea de crear un espacio para trabajar la promoción de derechos desde una perspectiva de género.
El nombre que elegimos para este espacio fue Matria y lo pensamos como un instituto destinado a trabajar aquellas cuestiones de género. Ello en tanto Matria es nuestra propia tierra del nacimiento  y  del sentimiento.
“Matria, Instituto sobre Cuestiones de Género”, se propone como un articulador entre las mujeres en lo individual y sus expresiones organizadas. Tiene por objeto promover y acompañar sus diversas necesidades e intereses, sumando esfuerzos a las políticas locales, a través de  programas y procesos que vinculan la participación de las mujeres, de grupos vulnerabilizados y sus organizaciones, con las decisiones de los gobiernos locales.
Si bien en Latinoamérica el marco legal de protección a los derechos de las mujeres ha avanzado de manera importante, aún no es lo suficiente como para visibilizar logros en materia de conquistas sostenidas. Siendo las mujeres y grupos vulnerabilizados los más afectados en el nuevo rumbo que está tomando Latinoamérica con la restauración de un modelo conservador, sus necesidades prácticas como intereses estratégicos, deben ser visibilizados y formar parte de los planes, programas y políticas públicas.
Aunque debemos reconocer que, merced al avance actual de modelos conservadores en toda la región y en particular en nuestro país, esa batalla ha tenido significativos retrocesos en los últimos dos años, arrojando como resultado que la ciudadanía plena de las mujeres y grupos vulnerabilizados, entendida como el conjunto de los derechos políticos, económicos, sociales y culturales, es todavía una tarea en construcción.
La alianza de Matria con la Federación Argentina de Municipios (FAM) y con la Federación Latinoamericana y del Caribe de Municipios y Asociaciones (FLACMA) responde al plano más interesante del proceso de descentralización que impulsan los municipios y que nosotras evaluamos como una oportunidad para que las mujeres y grupos vulnerabilizados se transformen en protagonistas de los esfuerzos por construir un desarrollo local con equidad.
Entre los proyectos que estamos trabajando en Matria, me parece importante resaltar el sondeo que estamos llevando a cabo sobre aquellos espacios en las estructuras gubernamentales como son las áreas género o mujer, para  conocer cuáles son sus características, diseños, acciones y por sobre todo, si hubo en ellas un incremento sustancial o cuantitativo de las mismas.
Este sondeo va acompañado del aporte de la experiencia de la Red de Mujeres Solidarias en todo aquello que hace a los mecanismos que hemos ido desarrollando para la articulación de las mujeres en nuestra Red, así como su fortalecimiento y retroalimentación en tanto tal.
Otro proyecto en marcha es el denominado “Turquesa”, que consiste en que mujeres sean guías de otras mujeres para acompañarlas en el camino de completar sus estudios, a nivel de secundario, terciario y universitario. Este proyecto busca poner en valor la solidaridad entre mujeres, potenciando que personas profesionales, jubiladas, o con disponibilidad de conocimientos y tiempo, acompañen a las cursantes en aquellas inquietudes, dudas e imaginarios que se le presenten a lo largo de la cursada y aportándole su experiencia vivencial en su etapa como estudiante.
En 2018, Matria proyecta llevar adelante un proyecto de formación de lideresas denominado “Proyecto Juana Azurduy”. Éste busca que distintas mujeres referentes accedan a herramientas tales como oratoria, técnicas de gestión, estudios sobre género e historia de las mujeres, entre otras cuestiones, y de este modo abonar al criterio de tener representantes mujeres que promuevan una agenda respetuosa de las necesidades de sus colectivos o comunidades desde una perspectiva de género.
Un desafío actual y permanente de Matria es promover puentes de articulación que sumen a la confección de respuestas, frente a un escenario que resulta complejo, y novedoso al mismo tiempo.
Nuevamente la solidaridad y la acción de empoderamiento de las mujeres y colectivos vulnerabilizados, es nuestro camino a seguir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here