La Alianza para el Comercio Libre de Tortura es una iniciativa de Argentina, la Unión Europea y Mongolia, que reúne a países de todo el mundo. Su objetivo es poner fin al comercio de mercancías utilizadas para la pena de muerte y la tortura.

En los últimos decenios, cada vez más países se han comprometido a erradicar la pena de muerte, la tortura y los tratos inhumanos y degradantes mediante la elaboración de convenios y protocolos de las Naciones Unidas. Sin embargo, a pesar de estas mejoras, muchos países continúan realizando sistemáticamente la tortura y la pena de muerte, utilizando productos que se comercializan y envían a nivel internacional. Las prohibiciones internas de exportación de equipos de tortura y ejecución en muchos países han dificultado este comercio en los últimos años, y la Argentina, la Unión Europea y Mongolia ahora reconocen la necesidad de tomar nuevas medidas para ponerle fin.

La Alianza para el Comercio sin Tortura constituye un esfuerzo conjunto realizado por países de todo el mundo para detener el comercio de productos utilizados para infligir torturas y aplicar la pena de muerte. El Derecho internacional prohíbe la tortura en cualquier circunstancia. A pesar de ello, todavía se comercializan en todo el mundo instrumentos destinados a matar y causar dolor, «Estos productos no tienen otra finalidad que la de infligir un dolor terrible a las personas y matarlas. Jamás deberíamos permitir que se comercie con ellos como con cualquier otro producto. Ha llegado el momento de tomar medidas concretas para detener este vil comercio», ha manifestado la comisaria Malmström.

«La legislación de la UE en este ámbito ha tenido resultados positivos, pero los productores de estas mercancías intentan sortearla. Cuantos más países se adhieran, más efectiva resultará la cooperación. Durante mi mandato como comisaria y miembro del Parlamento Europeo, pude conocer en varias ocasiones a víctimas que habían padecido torturas: refugiados, presos de conciencia, reclusos del corredor de la muerte. Estoy convencida de que la política comercial puede ser una manera de fortalecer los derechos humanos y el desarrollo sostenible en todo el mundo».

 

El lanzamiento, el 18 de septiembre en la sede de las Naciones Unidas, es el resultado de un esfuerzo conjunto de la UE, Argentina y Mongolia, y, durante este acto, los países firmarán una declaración política conjunta, el sitio web de la Alianza, www.torturefreetrade.org, ya está disponible en línea. Se espera que alrededor de cincuenta países miembros de las Naciones Unidas de todos el mundo -África, las Américas, Asia y Europa- se adhieran a la Alianza el día de su lanzamiento. La Alianza podría servir de base a una mayor cooperación de las Naciones Unidas en este ámbito.

Mediante la adhesión a la Alianza, los países convendrán con sus cuatro líneas de actuación:

  • Tomar medidas para controlar y restringir las exportaciones de estos productos.
  • Dotar a las autoridades aduaneras de los instrumentos adecuados: la Alianza creará una plataforma para supervisar los flujos comerciales, intercambiar información y detectar nuevos productos.
  • Proporcionar asistencia técnica para ayudar a los países a establecer y poner en marcha leyes que prohíban dicho comercio.
  • Intercambiar prácticas para conseguir sistemas de control y cumplimiento eficientes.

La UE está comprometida con la protección de los derechos humanos, así como con la lucha contra la tortura y con la abolición de la pena de muerte. La estricta legislación de la UE relativa al comercio de productos utilizados para infligir torturas o aplicar la pena de muerte ya ha cosechado resultados. Como consecuencia, en parte, del endurecimiento de las normas de la UE, las drogas para las inyecciones letales se han hecho más difíciles de obtener y más caras.

Sin embargo, la legislación de la UE solo se aplica en Europa. Los productores y comerciantes de estos productos tratan de eludir la legislación de la Unión, de manera que, cuantos más países se comprometan a prohibir la exportación de este tipo de productos, más efectivos serán los esfuerzos para poner fin a su comercio. La Alianza es una manera de tomar medidas concretas y específicas para detener el comercio de estos productos a nivel mundial, haciendo mucho más difícil su obtención.

Cecilia Malmstrom

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here