Es la segunda vez que el gobierno de Evo Morales convoca a la población, compuesta por casi seis millones y medio de electores, a elegir por votación secreta a los Magistrados  del Tribunal de Justicia, del Tribunal Constitucional, del Tribunal Agroambiental y del Consejo de la Magistratura. Puntualmente, han sido elegidos cinco magistrados titulares y  cinco magistrados suplentes para el Tribunal Agroambiental; tres consejeros titulares y tres consejeros suplentes para el Consejo de la Magistratura; nueve magistrados titulares y nueve magistrados suplentes para el Tribunal Supremo de Justicia y nueve magistrados titulares y nueve magistrados suplentes para el Tribunal Constitucional Plurinacional.

En la primera oportunidad, que tuvo lugar en 2011, la mayoría de los votos fueron nulos o blancos debido a que este proceso electoral se consideró manipulado por el partido de gobierno, el MAS o Movimiento al Socialismo. La razón tenía su fundamente en que los candidatos eran Magistrados afines al Gobierno de Morales.

En esta oportunidad, la confianza creció, la presidenta del Tribunal Supremo, Kathia Uriona,  afirmó que el voto valido se colocó entre el 31% y 33%. La elección de los Magistrados, entonces, se realizó por simple mayoría.

Como señala el profesor Millán Terán de la Universidad Católica de Bolivia, el principal objetivo es “analizar cómo se proyecta la independencia de la jurisdicción constitucional como resultado del sistema electoral empleado para la elección de los magistrados que lo componen” así como, “analizar si el sistema desarrollado, sujetándose a los criterios democráticos establecidos en la normativa boliviana, permitiría proyectar una jurisdicción constitucional real y efectivamente independiente”. 

No obstante los buenos propósitos, esta elección se ha visto involucrada en otro hecho, en el desconocimiento por parte del Gobierno de Evo Morales de reconocer, en el tiempo, el resultado del referéndum por el cual la población no acepta su reelección a la presidencia, es decir un cuarto mandato presidencia, de ser elegido.

Recordamos que el presidente en funciones Evo Morales manifestó su deseo de quedarse en el cargo hasta el 2025 con tal objeto convocó un Referendum modificatorio de la Constitución a fin que él pudiese presentarse como candidato para el cuarto mandato. Como señala el Órgano Electoral Plurinacional “Se convocó mediante la Ley N. 757 de 5 de noviembre de 2015 a Referendo Constitucional Aprobatorio en circunscripción nacional para que el pueblo boliviano apruebe o no la reforma del Artículo N. 168 de laConstitución Política del Estado el 21 de febrero de 2016. Fue el primer referendo de su tipo desde la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado en 2009.

En el referendo convocado por ley de reforma constitucional emitida por la Asamblea Legislativa, y no por iniciativa popular, el NO resultó mayoritaro con 51,3% de los votos válidos, frente al 48,7% de votos votos del SI. La opción NO ganó en seis de los nueve departamentos (Chuquisaca, Potosí, Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando), y el SI venció en los departamentos de La Paz, Cochabamba y Oruro.” (www.oep.gob.bo)

Sin embargo, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de Bolivia emitió un controversial fallo a favor de las intenciones del mandatario.

Por un lado, con las elecciones judiciales se manifiesta un alto respeto al estado de derecho y  a la división de los poderes, y, por el otro, ante los resultados expresados en el referendo constitucional, una total ausencia de consideración al voto del pueblo soberano.

No obstante, para esta elección judicial, unica que se realiza ene l continente latinoamericano, la OEA envió, a solicitud del Gobierno boliviano una Misión de Expertos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) quien acaba de entregar en La Paz su informe preliminar sobre las elecciones judiciales realizadas este domingo 3 de diciembre, declarando que la ciudadanía del país “pudo expresar su voluntad de manera libre y pacífica” durante la jornada electoral.

La Misión estuvo encabezada por el ex Canciller del Ecuador Guillaume Long, conformada por 9 expertos en temas de organización y tecnología electoral, equidad de género, judicatura, y justicia electoral, pudo constatar la normalidad con que se llevaron a cabo las elecciones.

Respecto a las elecciones de 2011, la Misión anotó un avance en cuanto al diseño de las dos papeletas que se utilizaron durante la elección, lo que permitió facilitar el proceso de votación de la ciudadanía. En cuanto a la difusión de méritos de los candidatos, la Misión destacó que la reglamentación de 2017 es menos restrictiva, lo que permitió a los candidatos y candidatas una mejor difusión. De igual forma, la Misión observó que el día de la elección los bolivianos recibieron información de resultados de la elección de manera oportuna y según lo planeado por la autoridad electoral.

Compartir
Artículo anteriorCarta abierta a Christian Leffler por el “Caso Honduras”
Artículo siguiente¿Cómo es la vida en Brasil? Nos lo cuenta la OCDE
Isabel Recavarren
Peruana. Jurista. Periodista. Aboado egresada de la Universidad Mayor de San Marcos. Especializada en Organismos Regionales e Internacionales de Desarrollo, Universidad de Piura y en Derecho y Economía de la Unión Europea-Universidad Statale di Milano. Doctor de Investigación en Derecho Internacional de la Economía-Universidad Luigi Bocconi. Fundadora del CEFIAL-UE y de Panorámica Latinoamericana. Fundadora y Coordinadora del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer. Miembro de la Consulta Femenina Permante del Consejo Pontificio de la Cultura del Vaticano. Lema: El conocimiento en las personas genera desarrollo, éstas constituyen el mejor recurso de una Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here