El informe preliminar de la Misión de Observación Electoral en Honduras, así como el informe relativo al cumplimiento de las etapas recomendadas para el proceso de verificación, no dan certeza respecto al resultado de las elecciones celebradas el 26 de noviembre. Es la opinión de la Secretaría General de la OEA.

Como ya fue informado por la MOE, el proceso electoral estuvo caracterizado por irregularidades y deficiencias cuya entidad permite calificarlo como de muy baja calidad técnica y carente de integridad.

Intrusiones humanas deliberadas en el sistema informático, eliminación intencional de rastros digitales, imposibilidad de conocer el número de oportunidades en que el sistema fue vulnerado, valijas de votos abiertas o sin actas, improbabilidad estadística extrema respecto a los niveles de participación dentro del mismo departamento, papeletas de voto en estado de reciente impresión e irregularidades adicionales, sumadas a la estrecha diferencia de votos entre los dos candidatos más votados, hacen imposible determinar con la necesaria certeza al ganador.

Así, concluye, “el pueblo hondureño merece un ejercicio electoral que le brinde calidad democrática y garantías. El ciclo electoral que el TSE dio por cerrado hoy, claramente no lo ha sido.”

Por todo lo explicado, “y ante la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales, dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos.”

La paz y la concordia de los hondureños es el valor principal. Y respetar los valores democráticos y ciudadanos es el camino necesario para preservar a la sociedad de la muerte y la violencia, por ello, la Secretaria General de la OEA hace un llamado explícito e inequívoco a todas las partes a evitar la violencia.

La Secretaría General de la OEA tiene la intención de acompañar a Honduras en este camino. Es por ello que he decidido designar como Representantes Especiales para llevar a cabo los trabajos necesarios para un nuevo proceso electoral y reconciliación democrática nacional en Honduras a los ex Presidentes Jorge Quiroga y Alvaro Colom.

Como hemos señalado, “en todos los países del continente la democracia es perfectible, y en tal sentido la cooperación entre los países miembros y entre la Secretaría General es la herramienta principal que los instrumentos jurídicos del Sistema Interamericano proponen para el fortalecimiento de su ejercicio efectivo en el continente”.

No se debe mentir respecto a los esfuerzos que ha realizado la OEA en este proceso y que no son ni declarar ganador a Juan Orlando Hernandez (como se ha dicho) ni declarar ganador a Salvador Nasralla como se ha señalado hoy, sino respetar el derecho al sufragio y el derecho a elegir del pueblo hondureño que es el único perdedor en una jornada como la de hoy.

El pueblo hondureño no merece actitudes ni pronunciamientos irresponsables, merece las máximas garantías.

Fuente: OEA

Compartir
Artículo anteriorUna Agenda Digital para Europa
Artículo siguientePPK comienza el camino a la destitución
Redazione
Panorámica Latinoamericana es una plataforma informativa, de investigación y análisis, especializada en las relaciones birregionales Unión europea-América Latina y Caribe o CELAC-UE. Nuestro objetivo es lograr mayor acercamiento, entre estas regiones, basado en el conocimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here